Investidura Andalucía

Vox se erige en el único defensor de los "indignados" andaluces

Francisco Serrano, portavoz de Vox, abrió la segunda jornada de investidura andaluza con una arremetida frontal a la ley de Violencia de Género y en defensa de los 'indignados' de Andalucía

Francisco Serrano, portavoz de Vox en el Parlamento andaluz, abrió la segunda jornada de la sesión de investidura entre una expectación máxima. Era el estreno de Vox en una sede parlamentaria. No defraudó, quizás porque Serrano siguió el hilo de lo que ha venido defendiendo hasta ahora. Sin estridencias, pero con su habitual tono correoso y áspero, abordó los asuntos que han llevado a que "doce diputados bisoños, sin experiencia", se hayan convertido en la clave del parlamento andaluz.

En su mensaje efectuó una reivindicación de la democracia, la alternancia, la democracia e, inmediatamente, se lanzó al asunto de la volencia de género, uno de los estandartes de su formación. Repitió lo que siempre ha dicho:  "Tenemos sexo y no género. Defendemos la igualdad y el respeto a la mujer. Vox está aquí para que no se engañe más a las mujeres". Recordó su actuación como juez en defensa de la mujer, lo que le valió un premio por parte de una asociación feminista. Perseguir la violencia en la familia, es lo que defiende Vox, a la mujer, a los hijos, a los abuelos, al marido.  Y atacó a las subvenciones sin fiscalización a asociaciones feministas.

"No vamos a renunciar a ninguno de nuestros objetivos, incluida la derogación de la ley de violencia de género", le advirtió a Juan Manuel Moreno, y aseguró que "estamos aquí para quedarnos, no tenemos miedo a ser perseguidos, ni calumniados, ni agredidos por esos fascistas disfrazados de demócratas". Tambuién el portavoz de Vox 

También le lanzó un golpe a la quijada del PP, al calificar su labor en la oposición de "derrotista, conformista y de resignación. Y sentenció que "somos doce diputados bisoños que acabamos de aterrizar en política y vamos a propiciar el cambio". Añadió que "venimos a dar respuesta a los españoles indignados que no se sienten representados por los grupos políticos actuales".

"Condene las agresiones"

Eso sí, le exigió a Moreno Bonilla que condene las agresiones de que están siendo objeto, y le advirtió de que "no le daremos un cheque en blanco", porque Vox representa a 400.000 andaluces. "Que entre aire limpio en la Junta, levante las alfombras, hay que hacer el cambio, no quisimos ser socios de gobierno para decirle lo que se hace bien y lo que se hace mal".

En la tribuna de invitados se encontraba Santiago Abascal para apoyar a su portavoz. De Vox depende que salgan a adelante las medidas políticas del nuevo Gobierno. Tiene la llave del bloqueo o de la luz verde, un papel fundamental en la nueva etapa andaluza. 

Moreno le respondió en el tono amable de la jornada inaugural. "Defenderé a todos los grupos que sean atacados", le respondió a Serrano. En el hilo de las discrepancias, comentó que "el PP nunca se ha resignado, porque el PP está personado en 200 causas por corruptelas, un partido que trabaja, la mitad de las iniciativas de la Cámara las ha hecho este partido". 

Moreno abordó la polémica sobre los acuerdos con Vox y Cs. "No conocemos lo que se ha pactado con independentistas y filoatarras. Frente a eso, aquí hay un acuerdo con luz y taquígrafos, que subraya que desde la Junta se va a defender la unidad de España, que todos los españoles son iguales. ¿A quién le puede preocupar esta pregunta?" Y le respondió a Serrano: "No tiene que renunciar a nada, nosotros defenderemos nuestros principios y otros tienen otros. Esa es la virtualidad de la democracia y merece el respeto de todos". 

“Un gobierno muy poco flamenco”

Teresa Rodríguez, de Adelante Andalucía, llevó la voz del populismo a la Cámara. Quiso arrebatarle a Susana Díaz el papel de líder de la oposición. En un tono, mitinero, agresivo, dejó claro desde el principio: “El señor Moreno representa al gobierno de los ricos, de las farmacéuticas, de los banqueros y los terratenientes. Corbatas muy grandes sobre corazones muy pequeños”. Fue muy insistente al llamar a Abascal  “el niño de la pistola de Esperanza Aguirre”, o “el pistolero de Bilbao”, una de sus muletillas recurrentes. No era un discurso parlamentario, sino de trinchera, muy desordenado con salpicaduras de frases estridentes.

Tachó al PP de estar entregado a la extrema derecha y al futuro Ejecutivo de “ser un gobierno franquicia, un tripartido tutelado desde Madrid. Usted no se presenta a presidente, se postula al puesto de gobernador civil”. También le reprochó no haber defendido a la autonomía andaluza. “Este gobierno va  a ser muy poco flamenco”. Y le acusó de que viene a desmantelar servicios públicos, a imponer copagos, recortes, pelotazos urbanísticos…” Dijo también que “son el gobierno de los hombres de negro y de los fondos buitres, serviles en Bruselas, porque ustedes son un patriotismo de hojalata, patriotismo mequetrefe”. Dedicó también una referencia a la defensa de la mujer, con fieros reproches al Gobierno que viene con ánimo de acabar con los ‘chiringuitos’ feministas. En la educación, dijo que “quien quiera enseñanza privada o religiosa, que se la pague, y no con los impuestos de los trabajadores”.

El "casoplón" de Pablo Iglesias

Le respondió Moreno con una argumento suave: "Aquí no vale la política de meter miedo, de trasladar un escenario apocalíptico, que no es real", y aventuró que en el Parlamento se van a vivir pulsos muy intensos entre PSOE y Adelante por ver quién se erige con el papel de líder de la posición. "Qué fácil es hablar de vivienda social, de personas vulnerables, de los vulnerables, cuando su líder vive en un casoplón de 600.000 euros". Implacable, sin dejar un resquicio sin tocar, como que Echenique no de de alta a un trabajador, "no es usted creíble".

Nadie puede decidir, salvo un padre, cuál y cómo ha de ser la educación de sus hijos, insistió Moreno, que le recordó a Rodriguez que el PP ha apoyado iniciativas de Podemos en el Parlamento. Y le animó a reflexionar por qué su partido, tanto en Andalucía como en España, está cada día más alejada de los españoles, como se advierte en todos los sondeos.

Ciudadanos respeta el acuerdo PP-Vox

Juan Marín, portavoz de Ciudadanos y futuro vicepresidente, reivindicó a su partido como "el origen del cambio", desde la moderación, sin radicalismos ni populismos. Se mostró orgulloso de la negociación con el PP, la vía hacia un Gobierno de progreso. También mostró respeto  los acuerdos a los que pueda llegar Moreno con Vox para lograr su investidura. Llegó el momento del cambio, se acabó la resignación. "Había otra Andaucía". 

Futuro miembro del Gobierno, el jefe de filas de Ciudadanos en el Parlamento, Marín avanzó un escenario de entendimiento, con el PP, con un acuerdo de 90 puntos "que habrá que respetar". Moreno en su respuesta reconoció que ese pacto no fue fácil, y que compromete a los dos partidos a una gran "altura de miras y resposabilidad" para sacarlo adelante. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba