Investidura Pedro Sánchez Sánchez tensa la cuerda con Iglesias para evitar un Gobierno de coalición

El PSOE insiste en que Podemos es su socio preferente, pero los dos partidos admiten que las posiciones están muy alejadas

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez en su última reunión en La Moncloa.
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez en su última reunión en La Moncloa.

"Creo que Pedro Sánchez no nos va a mentir y que más temprano que tarde tendremos un gobierno de coalición". Lo dijo Pablo Iglesias después de reunirse con el presidente del Gobierno ya revestido como candidato a la investidura por el Rey. Pero la negociación no avanza por esos derroteros una semana después.

La segunda reunión entre Sánchez e Iglesias se ha cerrado en falso. Los dos líderes evitaron esta vez las cámaras, pero no hubo avances. La filtración del encuentro ha molestado especialmente en Moncloa. Las posiciones están "muy alejadas", según fuentes socialistas. Y en Podemos cunde el desánimo. El presidente está tensando la cuerda y el Gobierno de cooperación no parece que vaya a traducirse en la coalición a la que aspira la formación morada.

Sánchez ha advertido a Podemos que está dispuesto a ir a la investidura sin los apoyos cerrados. Un mensaje para el PP y Ciudadanos, pero sobre todo para Iglesias. El PSOE hace equilibrios para no hablar ni de gobierno en solitario, ni de coalición. El PSOE ha bautizado al futuro Ejecutivo estos días como de "cooperación", pero también "autónomo".  

Iglesias: no habrá apoyo gratis

Iglesias se puede ver ante la tesitura de tumbar otra vez una investidura de Sánchez junto al PP y, en este caso, Ciudadanos. El escenario no es el deseado por el PSOE, según traslada en público. Una investidura fallida daría dos meses a los partidos para evitar una repeticiónelectoral. Y Sánchez podría aumentar la presión sobre el resto de grupos. Y reclamar, por ejemplo a Podemos, que renuncie a la coalición.

Desde Podemos aseguran que habrá más encuentros entre Sánchez e Iglesias: "Se reunirán y hablarán mucho en estas próximas semanas". Iglesias por su parte ha afirmado que "hay una amplia mayoría que está deseando vernos gobernando juntos, combinando la experiencia del PSOE con la frescura y la valentía de Unidas Podemos". "No podemos decepcionar a toda esa gente y creo que Pedro Sánchez no les va a decepcionar", ha añadido.

Para los morados entrar o no en el Ejecutivo tiene el sabor de una encrucijada. Iglesias sólo contempla esa vía para consolidar su liderazgo y relanzar su partido. Pero no está dispuesto a todo. Desde su círculo más próximo aseguran que sin ministros de Podemos no apoyarán a Sánchez. Aun así, muchos dirigentes morados creen que la negativa del líder del PSOE les puede llevar a un "callejón sin salida", pero advierten: "Apoyar a Sánchez a cambio de nada, como fue con la moción a Rajoy, sería ahora un suicidio político".

Las presiones a Ciudadanos

Por eso, Sánchez ha dado un giro a su estrategia. Podemos es, dice el PSOE, el "socio preferente", pero la puerta de la abstención de PP y Ciudadanos sigue muy abierta. Si hay alguien que conoce las presiones a las que ahora se enfrenta Rivera es el presidente del Gobierno. Él las sufrió en primera persona. Y terminaron con su caída como secretario general del PSOE y la abstención a Rajoy.

De todo ello habló Sánchez en una entrevista hoy casi olvidada en el programa Salvados de La Sexta en 2017. Sánchez denunció que los poderes económicos intentaron "condicionar" y "someter" al PSOE. Y acusó nominalmente a Telefónica y El País de maniobrar en contra de lo que Alfredo Pérez Rubalcaba llamó como el Gobierno Frankenstein

Si Rivera está hoy ante ese papel, como así parece, Sánchez puede poner a Ciudadanos entre la espada y la pared. El líder naranja mantiene de momento su no a la investidura. Y el PSOE no ha puesto oferta concreta encima de la mesa. El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha pedido de momento una abstención por responsabilidad y para que arranque la legislatura.  

Si el pacto PSOE-Podemos naufraga y fracasa la primera investidura, el escenario daría un giro de 180 grados. Y Sánchez se vería legitimado para buscar otro "socio preferente". Ciudadanos sería la opción. Un pacto que suma 180 diputados, la mayoría absoluta de la Cámara.  

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba