Política

Sánchez monopoliza la gestión de la crisis y congela la coalición con Podemos

El Gobierno maneja previsiones trágicas del impacto en la economía y prepara medidas que ni siquiera debatirá con Iglesias. Podemos queda relegado en posición subalterna

Pedro Sánchez en La Moncloa
Pedro Sánchez en La Moncloa Europa Press

La crisis del coronavirus ya no admite debate. Pedro Sánchez, que vive las horas más duras del contagio en España, se encuentra en dificultad. Y ha decidido tomar la iniciativa sin consultarlo con su socio de gobierno para “no perder el tiempo”. Así lo desvelan fuentes del Ejecutivo a Vozpópuli, que señalan que las discrepancias con Podemos se resolverán más adelante. Y sobre las medidas económicas que se adoptarán a partir de hoy, zanjan: “Podemos tiene una lectura dogmática, y ya no estamos dispuestos a debatir con ellos. Intentaremos convencerles, pero nada más”.

El choque del sábado en el Consejo de Ministros ha dejado una herida abierta. Aunque ningún ministro socialista amenazó durante la reunión con dimitir, ni Iglesias pidió la nacionalización de ningún sector estratégico, Carmen Calvo acabó a gritos con Pablo Iglesias y ministros como Alberto Garzón, empeñados en dar una lectura diferente sobre la crisis y la manera de atajarla.

Nadia Calviño y María Jesús Montero mantuvieron un debate técnico y también “filosófico” con ellos, pero la confrontación en un momento tan delicado irritó a la mayoría de ministros socialistas. La tesis fundamental de Calviño y Montero es que una expansión de gasto descontrolado lleva al país al colapso financiero. “El problema es cómo subvencionar una economía durante un periodo de un mes. El déficit se disparará y habrá recesión”, explican en el Ejecutivo. Las socialistas recalcaron, además, la importancia de tener el visto bueno de la UE. Realismo contra dogmatismo, fue el punto del encontronazo, insisten los socialistas. Ortodoxia contra sensibilidad social, responden en Podemos.

Sánchez temía ese desenlace. Por eso había encomendado a Calvo “controlar” a Iglesias durante el Consejo. El líder de Podemos se presentó en persona, saltándose la cuarentena por la enfermedad de su pareja Irene Montero, después de que el presidente del Gobierno le negara --por razones técnicas en teoría fácilmente eludibles-- hablar por videoconferencia. Calvo acabó perdiendo los nervios, pero el presidente del Gobierno fue inflexible. A pesar de las quejas de Iglesias, entregó las cuatro áreas de gestión de la crisis del coronavirus a ministros socialistas: Marlaska, Robles, Illa y Ábalos.

La economía en el centro

Todos los esfuerzos del Ejecutivo están centrado en la cuestión económica. Calviño quiere evitar el colapso del sistema productivo y laboral. Con Podemos existe una lejanía técnica e ideológica, que los ministros de Sánchez no quieren ni siquiera abordar. “No se puede debatir de filosofía política y de fundamentos económicos en un Consejo de Ministros”, revelan fuentes del Ejecutivo. “Tienen una obsesión por cómo se comunica una cosa y la otra, pero ahora se trata de gestionar y resolver una crisis de país. No podemos perder tiempo hablando de lo que pasó en 2008”, es el resumen de algunas áreas de gobierno.

La prioridad es garantizar liquidez a las pequeñas y medianas empresas para evitar una ola de despedidos. Otros países europeos, como Italia y Alemania, ya han activado fondos. España lo anunciará este martes. Sobre ese plan el equipo de Sánchez no quiere interlocutores morados. “Podemos ahora mismo no es un problema para nada; el problema es la economía”, aseguran.

"Intentaremos convencerles, pero nada más"

En el Consejo de Ministros, Calviño recordó que no puede tomar medidas sin tener el aval de la UE. "La preocupación es el déficit, que se prevé se disparará. Podemos tiene una lectura dogmática, y ya no estamos dispuestos a debatir con ellos. Intentaremos convencerles, pero nada más”, zanja una fuente gubernamental del PSOE. Antes de la firma del pacto de coalición, Calviño ya se lo había adelantado a Sánchez: "No quiero explicar a Iglesias cada dos por tres qué es el déficit".

El cuartel general de la lucha contra el coronavirus se encuentra en el ministerio de Economía. Los técnicos y expertos trabajan a contrarreloj para estudiar previsiones, riesgos y maneras de evitar un default por el crecimiento del déficit, que algunos ya creen que puede llegar a 70.000 u 80.000 millones de euros. Un escenario “dantesco”, reconocen en el PSOE.

“Se equivocaron porque no tuvieron en cuenta la peligrosidad de la crisis y no prepararon con antelación las medidas necesarias para abordarlas”, afirman fuentes socialistas. Estas mismas fuentes recuerdan la responsabilidad de Sánchez: “Decidieron que hasta el 8-M no se podía hablar de coronavirus. Y esto ha sido por el lobby feminista en el partido, que es muy poderoso. Ahora nos encontramos con que faltan mascarillas y gel en farmacias y en la administración pública. Se tenía que haber previsto antes”.

“Hay una bronca muy fuerte en el seno del Gobierno, pero ni Sánchez ni sus ministros pueden pensar en eso”, resuelven fuentes de Ferraz, sede del PSOE. La lectura que hacen en el partido socialista es que el asunto se resolverá más adelante, incluso rompiendo la coalición si hace falta. Algunos asumen que el coronavirus podrá llevarse por delante el Ejecutivo. ¿Cómo? Con elecciones adelantadas cuando acabe la crisis. Mientras tanto, el PSOE ha metido sus manos en el volante de la maquinaria del Estado y relegado a Podemos en los asientos de atrás.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba