Elecciones generales 2019 Casado y Rivera acorralan a Sánchez: "¿Concederá el indulto a los golpistas? ¿Sí o no?"

Áspero y bronco intercambio de acusaciones entre el presidente del Gobierno con Casado y Rivera en el último plenario de la Cámara antes de las elecciones. Cataluña centró los reproches de la oposición

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Doble vuelta de ataques y reproches, en claro tono electoral durante el último plenario del Congreso antes de la celebración de las elecciones generales. Pedro Sánchez arremetió muy duramente contra los líderes de la oposición, en especial contra Albert Rivera, en quien centró el alcance de sus ataques, Pablo Casado y el líder de Ciudadanos se centraron en críticas muy ásperas sobre estos siete meses dilapidados por la egolatría del presidente y el pago a los favores de los secesionistas. 

Había arrancado la jornada con la intervención de Pedro Sánchez, quien utilizó el debate sobre el brexit y sobre la crisis en Venezuela, previo a la sesión de control al Gobierno, para 'calentar' eltrámite desde la tribuna de oradores y reprochar a Pablo Casado y a Albert Rivera que han reducido el debate parlamentario "a la mentira y el insulto" para desgastarle a él y al PSOE.  

A Rivera, en concreto, le ha pedido "más ideas y menos testosterona", porque se ha mostrado con Ciudadanos como la peor derecha, las ideas más arcaicas, como la de los vientres de alquiler y otras. "Infórmese, estudie, sea humilde", le ha atacado el jefe del Ejecutivo por sus supuestos deslices en la oposición.

Según el presidente del Gobierno, el líder del PP tampoco habla en el Congreso de las cuestiones que interesan a la ciudadanía sino que viene a "soltar un mitin y a faltar al respeto a sus señorías". Por eso ha pedido a los ciudadanos que cuando voten el 28 de abril lo hagan para formar un Congreso más "real" que el actual:

"Insultan el prestigio de esta cámara", ha llegado a señalar el jefe del Ejecutivo en su turno de réplica a los dos líderes de la oposición. "Los maltratadores, señor Casado, no son personas que se portan mal con las mujeres", se ha dirigido al presidente del PP. "Usted hace una oposición hiperbólica, extravagante, exagerada".

Y junto a los de Rivera, los populares  "hacen ruido y utilizan medias verdades" para intentar soportar su estrategia de oposición a los socialistas.

"Ustedes en la oposición son los más desleales al Estado", ha dicho el presidente del Gobierno a sus adversarios electorales

"Ustedes van a repetir el mantra de que yo he claudicado, he vendido la soberanía de España. Ustedes en el Gobierno exigen lealtad al PSOE, pero en la oposición son los más desleales". "Si pido algo a los españoles es que den la espalda a la España de la mentira, la crispación y el insulto", recalcó.

Pactar con los independentistas

Antes de su intervención, el presidente del Gobierno había recibido duras críticas de Casado, que le acusa de haber pactado "con los que quieren romper España", en alusión a los independentistas, o de Rivera, que insiste en que el líder socialista -al que ha vetado para pactar después de las elecciones generales- está dispuesto a indultar a los procesados por el 1-O para seguir en La Moncloa.

"Conteste sí o no: ¿Va a pactar de nuevo con los independentistas?", le inquirió el líder del PP a modo de colofón en el turno de la sesión de control, una especie de segunda parte de la contienda que se interrumpió para agasajar al presidente del Perú, de visita en nuestro país. Casado le pidió a Sánchez que deje el 'juego de trileros', que despeje las dudas sobre si indultará a los presos golpistas, si permitirá un referéndum de autodeterminación, si volverá a entenderse con ellos tras los comicios. 

El dirigente popular, muy vibrante en su exposición, remitió el que parece que será su eslogan de campaña: "Ningún presidente ha hecho tanto daño a España en tan poco tiempo" y calificó a Sánchez de "caballo de Troya de los independentistas", porque gracias a ellos llegó al poder y estos meses les ha estado pagando generosamente su respaldo. "Le hemos pillado con el carrito del helado y por eso tuvo que convocar elecciones", insistió.

El intercambio dialéctico fue muy bronco, en especial por los ataques abruptos de la portavoz socialista, Adriana Lastra. "Nos llama señoritos, quizás se refería a su jefe, el del Falcon", le espetó Casado. Afortunadamente el día 28 "España despertará de su pesadilla", remató Casado, quien deseó que al fin "nos libremos de un Gobierno que aplicará la Constitución para liberar a Cataluña de la opresión de la ilegalidad".

Tanto Casado como Rivera creen que Sánchez peca de falta de compromiso con el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, y lo han achacado a que "sus socios comunistas no le dejan atacar a (Nicolás) Maduro", en palabras de Casado. "Los que le mantienen en el poder llevan una camiseta que pone Yo con Maduro, le ha espetado Rivera, en alusión a una prenda que llevó en la Cámara el diputado de Podemos Diego Cañamero.

Podemos también se ha distanciado del PSOE y del Gobierno por la "irresponsabilidad" de reconocer a un no electo como Juan Guaidó presidente de Venezuela

Albert Rivera también se desenvolvió con firmeza, haciendo especial hincapié en la cuestión catalana. El líder naranja, en este sentido, realizó una afirmación concreta: "Nadie puede gobernar un país con quienes quieren destrozar este país". Y mencionó que "no se puede ser presidente de España y aceptar un documento que dice que la Policía y la Guardia Civil son órganos represores y que España no es una democracia".

También dirigió algunos golpes a la quijada de Sánchez con críticas a la situación del PSOE. Señaló que "usted está purgando a los constitucionalistas de su partido, que manda a Borrel a Europa para no molestar a sus socios secesionistas, está convirtiendo al PSOE en una muleta del separatismo". Y más contundente se mostró en respuesta a la dura intervención de Lastra, quien había acusado a Rivera de acudir a Colón con banderas LGTBI a modo de atrezzo para esconder las banderas de España. "La involución del PSOE se resume en esta imagen: El número dos de los socialistas era Alfonso Guerra, un constitucionalista, y hoy es Lastra, que ataca a quienes llevan banderas de España".

Irrumpe el golpe de Venezuela

Sin embargo, cuando le ha llegado el turno a Podemos, su portavoz de Exteriores, Pablo Bustinduy, cabeza de lista a las elecciones europeas del 26 de mayo, también ha cargado duramente contra Sánchez, tachándole de "irresponsable" por reconocer "a un presidente no electo en un país al borde de la guerra civil y bajo amenaza militar explícita de Estados Unidos".Bustinduy, que ha preguntado a Ciudadanos y PP si apoyarían un golpe militar en Venezuela, ha avisado a Sánchez de que no se trata de decidir si Maduro es o no de izquierdas, sino de respetar el Derecho Internacional y no politizar la ayuda humanitaria. Sin un acuerdo entre ambas partes, ha dicho, no habrá elecciones democráticas.Sánchez solo ha encontrado cierta comprensión en los portavoces del PNV, Aitor Esteban, y el PDeCAT, Carles Campuzano. Esteban ha coincidido explícitamente con Sánchez en que "una invasión no es aceptable" pero tampoco lo es "el inmovilismo del presidente Maduro" ni que su Gobierno esté armando a grupos paramilitares. A su juicio, la oposición venezolana "no acertaría si va de la mano solo de Estados Unidos" y "la única solución es política".  

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba