Política

Sánchez entierra la vía Aquarius y recupera la línea del PP en materia migratoria

Los 87 inmigrantes del barco rescatado en el Mediterráneo por Open Arms no recibirán un "estatus especial" cuando desembarquen el jueves en Cádiz

El buque Aquarius llega al puerto de Valencia con 106 inmigrantes a bordo
El buque Aquarius llega al puerto de Valencia con 106 inmigrantes a bordo

El Gobierno ha enterrado la vía Aquarius ante la creciente presión migratoria que está soportando España este verano. Los 87 inmigrantes del barco rescatado por el Mediterráneo por la ONG Proactiva Open Arms no recibirán un estatus especial cuando desembarquen el jueves en un puerto de Cádiz. Fuentes de la subdelegación del Gobierno en la ciudad andaluza han dicho que serán tratados "como cualquier otro inmigrante que llega a nuestras costas". Es decir, ingresarán en un centro de internamiento para extranjeros (CIE).

Pedro Sánchez ha roto definitivamente con la vía especial que abrió con el rescate del Aquarius. Los 629 inmigrantes del barco que España se ofreció a recoger tras el rechazo de Italia recibieron un permiso de estancia especial de 45 días para resolver su situación legal. No volverá a ocurrir con el barco que llega a Cádiz. Ni probablemente con ninguna otra embarcación.

La inmigración crece un 173%

¿Hay un cambio de rumbo? Todo indica que el Gobierno de Sánchez ha recuperado la línea del PP en política migratoria. Las reuniones con los socios de la Unión Europea, episodios como el del asalto masivo a la valla fronteriza de Ceuta, la incesante llegada de pateras y las críticas tanto del PP como de Ciudadanos han llevado al Ejecutivo a recuperar la línea que mantenía Mariano Rajoy. La preocupación por la inmigración se ha triplicado en julio, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas.

España ha recibido 23.741 inmigrantes por vía marítima hasta el 5 de agosto. Es un 173,6% más que en el mismo período del año anterior, según datos de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) de Naciones Unidas. Hace una semana, la Comisión Europea desbloqueó una ayuda de 53 millones de euros a España para gestionar la crisis migratoria

La línea que marcó el PP es heredera de la política que inició Alfredo Pérez Rubalcaba como ministro del Interior. España defiende los acuerdos con los países de origen del África subsahariana para frenar la salida y una política común en Europa. La misma línea que defendía Borrell en su entrevista. Es un momento especialmente delicado en esta materia. Países como Italia han dado abiertamente la espalda a la migración. Sánchez habló de retirar las concertinas de las vallas de Ceuta y de Melilla. No se ha hecho. Las devoluciones en caliente siguen funcionando y la mayoría de inmigrantes que alcanzan nuestras costas ingresan en CIE, donde se tramita su expulsión.

En una entrevista en el diario alemánHandelsblatt, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, defendió que hay que dar "incentivos" a los países de origen de los inmigrantes para firmar acuerdos de readmisión y quienes no cumplan los requisitos para quedarse en Europa puedan ser devueltos "rápida y eficientemente".

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y el del PP, Pablo Casado, han sido particularmente críticos con la "política de ocurrencias" de Sánchez. Tanto Rivera como Casado visitaron Ceuta tras el asalto a la valla de finales de julio. La Guardia Civil denunció que fue un asalto coordinado e inusualmente violento.

"Hay un cambio de rumbo"

En un comunicado, la Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado ha expresado su preocupación "por el cambio de rumbo que ha manifestado el Gobierno y que parece plegarse a la voluntad del Ministerio del Interior, Fernando Grande-Marlaska".

Además, lamenta que al no haber designado como puerto seguro Barcelona, "donde la ciudad se ha ofrecido a apoyar y acoger a las personas que puedan desembarcar, no se podrá garantizar a los rescatados en el Mediterráneo ningún espacio de acogida suficiente", así como medios y efectivos que se desplegaron en la acogida del Aquarius.

"Este cambio de postura ha coincidido con las declaraciones y manifestaciones del comisario europeo Dimitris Avramopoulos, que, aunque formalmente alabó la actitud española, señaló que esto debía acabar", indica la Red de Inmigración, que critica que Interior se haya "plegado" a la postura de la UE



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba