Juicio del procés Rull admite que desobedecieron al Constitucional porque carecía de "legitimidad moral"

El exconseller de Territorialidad dice que convocaron el referéndum del 1-O después de priorizar "el mandato democrático de la ciudadanía" frente al "imperio de la ley"

El exconseller de Territorialidad de la Generalitat Josep Rull ha acusado al Tribunal Constitucional de carecer de "legitimidad moral" en su declaración de este miércoles como acusado en el juicio a los líderes del procés. Así ha justificado las decisiones que adoptó el Ejecutivo catalán que acabó convocando el referéndum del 1-O en 2017 a pesar de las advertencias de los tribunales que les avisaban de su ilegalidad.

Ante las preguntas de la fiscal Consuelo Madrigal, Rull ha apelado en varias ocasiones al "contexto" de aquellos días. Lo que se planteaban era si era más importante el imperio de la Ley o el mandato democrático y, en ese sentido, la conclusión a la que llegaron es que el Tribunal Constitucional era "sistemáticamente instrumentalizado por el Estado". "Esto también debe ser puesto en valor para actuar de determinada manera", se ha justificado el exconseller al ser preguntado por las seis veces en las que se le notificaron las advertencias de ilegalidad del proceso que estaban emprendiendo.

Pero el dirigente independentista ha insistido en que "hay una utilización sistemática por parte del Estado y del Tribunal Constitucional, que se ha dejado utilizar". Con estos argumentos ha defendido la convocatoria del referéndum, algo que, según ha dicho, le honra. "Se daba a la gente el instrumento de manifestar su voluntad. Era una ley perfectamente legal emanada de un Parlamento legítimo", ha reiterado.

De Canadá a España

En sus explicaciones, Rull ha dicho que en esa ponderación entre el imperio de la ley y el mandato democrático, tuvieron en cuenta la experiencia del Tribunal Supremo de Canadá en relación a los procesos soberanistas del Quebec. Este razonamiento provocó la reacción de la fiscal, quien le preguntó por qué tuvieron más en cuenta el ordenamiento jurídico canadiense que el español. 

El interrogatorio de Madrigal a Rull ha sido más incisivo que los precedentes -los cuatro fiscales del juicio se están turnando cada día- hasta el punto de que ha arrancado alguna risa nerviosas al acusado. Ha sido el caso cuando le preguntó por qué la ley de convocatoria del referéndum se firmó por la noche: “¿Por qué la celeridad?”. Rull ha replicado que era para poder hacerlo “en base a una ley vigente”. El exconseller ha admitido que era tarde y no de madrugada, pero Madrigal ha insistido: “¿La celeridad parlamentaria inusual era para aprobar la ley antes de la suspensión del Tribunal Constitucional?”

Otro momento de apuro para Rull ha sido cuando la fiscal le ha preguntado por los observadores internacionales traídos para supervisar el referéndum. El dirigente empezó diciendo que él “personalmente” no había visto ninguno para acto seguido reconocer que “había personas observando, por tanto observadores”.”Quedaron escandalizados”, ha terciado en relación a las cargas de la Policía Nacional y la Guardia Civil durante la jornada.

En el repaso a los acontecimientos clave de los meses de septiembre y octubre de 2017, Rull ha secundado los argumentos de sus compañeros y ha hecho un alegato en contra de la violencia. Ha descrito las movilizaciones del 20 de septiembre y el 1 de octubre como un ejemplo y ha cargado contra la violencia en la que, a su juicio, incurrieron las fuerzas de seguridad del Estado.

La fiscal le ha hecho varias preguntas en torno a la declaración unilateral de independencia que se aprobó el 27 de octubre en el Parlament y que alumbró la supuesta república catalana. Rull también ha reducido esa votación a una mera "declaración de voluntad política"

El catalán no es una amenaza

El dirigente independentista ha comenzado su intervención denunciando no haber podido declarar con traducción simultánea -denegada por el tribunal-. "Aún se ve la lengua catalana, la décima lengua más hablada de Europa, como un problema. Ojalá se viera como una riqueza para ser compartida", ha dicho al tribunal presidido por Manuel Marchena, quien le ha replicado que para él no supone ninguna amenaza.

Los jueces (de izda. a dcha.) Andrés Palomo, Luciano Varela, Andrés Martínez Arrieta, el presidente del tribunal Manuel Marchena, Juan Ramón Verdugo, Antonio del Moral y Ana Ferrer .
Los jueces (de izda. a dcha.) Andrés Palomo, Luciano Varela, Andrés Martínez Arrieta, el presidente del tribunal Manuel Marchena, Juan Ramón Verdugo, Antonio del Moral y Ana Ferrer . EFE

Como el resto de los acusados por parte del PDeCAT, también ha aceptado contestar a las preguntas de la Fiscalía y la Abogacía del Estado no así las de Vox, que ejerce la acusación popular. En su caso además lo ha argumentado y ha dicho que no les responde por respeto a todas las personas que en este país sufren la homofobia y la xenofobia".

Josep Rull fue consejero de Territorialidad y Sostenibilidad en el Gobierno de Carles Puigdemont. La Fiscalía pide para él 16 años por un delito de malversación, la Abogacía del Estado solicita 11 años por sedición y malversación mientras que la acusación popular de Vox interesa para él hasta 74 años por organización criminal, rebelión y malversación.

Malversación y urnas

"De mi Departamento no se gastó ni un euro para financiar el referéndum", ha dicho Rull. En el campo de la malversación, Rull ha insistido en la tesis que ya esbozó en la previa su compañero Jordi Turull, quien apeló a los numerosos controles del Estado y la "autoridad moral" de los funcionarios. "Yo no puedo firmar una autorización de gasto y, si lo hago, se encienden todas las luces de alarma", ha añadido.

Así son las urnas del referéndum del 1 de octubre
Así son las urnas del referéndum del 1 de octubre VP

Sobre la logística del referéndum, Rull ha dicho no saber de dónde salieron las papeletas para la votación. “Yo sólo sé que voté con una de ellas”, ha asegurado haciendo el gesto de introducir un voto en la urna. Tampoco ofreció datos sobre esos recipientes a pesar de que, como le recordó la fiscal, apenas unos días antes de la consulta dijo en una entrevista que había urnas. “La fuerza de la esperanza es increíble. Era una confianza, no sabía dónde se habían construido ni donde estaban. Era una confianza en mi país”, ha explicado así el dirigente.

En el escrito de acusación de la Fiscalía, se le responsabiliza a Rull de forma directa de haber impedido que atracase en el puerto de Palamós -competencia de la Generalitat- un buque para alojar a la Policía días antes del 1-O. El exconseller explicó que lo que les comunicaron de manera verbal es que querían atracar durante 20 días para arreglar camarotes. Se les denegó porque en ese puerto se da prioridad a cruceros turísticos, según lo describió, "la joya de la corona".

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba