Política

Rivera propone al PP una abstención conjunta a Sánchez para evitar nuevas elecciones

El líder de la formación 'naranja' pide a cambio que Sánchez acepte varios compromisos "de Estado": que rompa con los nacionalistas en Navarra, la preparación del artículo 155 si los independentistas no aceptan la sentencia del 'procés' y que no se suban los impuestos a familias ni la cuota a los autónomos

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera EFE

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se ha puesto en contacto este lunes por la mañana con el presidente del PP, Pablo Casado, para tratar entre los dos la posibilidad de ofrecer conjuntamente al presidente en funciones, Pedro Sánchez, una abstención en la investidura del líder socialista.

A cambio, Sánchez tendría que aceptar tres compromisos "de Estado": cambiar el Gobierno de Navarra, prepararse para aplicar el artículo 155 en Cataluña si los independentistas no aceptan la sentencia del procés y no aumentar los impuestos a las familias ni la cuota de los autónomos.

Rivera ha hecho este anuncio en una rueda de prensa en la sede de su partido tras reunirse esta mañana con la dirección de su fuerza política. Esta reunión coincide con los encuentros que el Rey mantiene este lunes y martes en el Palacio de la Zarzuela con los representantes de los grupos parlamentarios para ver si puede convocar una investidura al límite.

En esta comparecencia, el líder de Ciudadanos ha explicado que ha quedado con Casado en verse esta tarde en el Congreso para estudiar esta eventual abstención si Sánchez acepta los citados compromisos de Estado por el "bien de este país".

La primera de estas condiciones es que el PSOE rompa en Navarra su "su pacto con Otegi y con Bildu", en referencia a la abstención de estos partidos que llevó a la socialista María Chivite a la Presidencia de la comunidad foral y que pueda gobernar la coalición de Navarra Suma, que fue la vencedora de los comicios del 26-M en la Comunidad Foral.

La aplicación del artículo 155 en Cataluña

La segunda condición es "garantizar la Constitución y las leyes en Cataluña", lo que pasa por analizar la eventual aplicación del artículo 155 en Cataluña si los independentistas no aceptan la sentencia del procés.

La última condición sería tomar medidas para hacer que la economía española mantenga el rumbo y no se tomen medidas que la perjudiquen. Un "compromiso con la economía española", en palabras de Rivera, frente a la subida de 30.000 millones de euros que Sánchez planteó tras su victoria electoral de abril.

Rivera justificó esta solución de Estado ante lo "excepcional" de la situación, con Pedro Sánchez y Pablo Iglesias sin hablarse y ante la perspectiva de nuevos comicios, que costarán al erario público alrededor de 175 millones de euros por la "soberbia" del presidente del Gobierno en funciones, sin que salgan leyes del Parlamento, con el paro creciendo ante la incertidumbre de la economía y una inminente sentencia del procés que, a su juicio, desembocará en un nuevo "reto del señor Torra al orden constitucional".

Bloqueo político

"Esta es nuestra propuesta, el fracaso de Sánchez en ningún caso puede suponer el fracaso de España. Que fracase Sánchez, que dure más o menos su Gobierno, lo verán y lo decidirán los españoles y los diputados del Congreso. Pero lo que este país no se puede permitir es un bloqueo político que nos cueste casi 200 millones de euros, que no salgan leyes del Parlamento, que el paro siga creciendo y que los que quieren destruir España sigan conquistando territorios en este país e imponiendo sus imposiciones nacionalistas", aseveró.

El líder de Ciudadanos insistió en que es una solución "viable", que se puede solventar "en 30 segundos" si Sánchez dice "sí a un gobierno constitucionalista en Navarra, a ir juntos en Cataluña y no aplicar los indultos, y decir sí a las familias y los autónomos".

Rivera agradeció al PP su disponibilidad a hablar de su propuesta. "Hoy es el día para que la oposición sí esté a la altura", subrayó antes de lanzar un aviso al líder del PSOE. "Si el señor Sánchez, que nos estará escuchando o viendo desde algún lugar, es capaz de decir sí a estos tres compromisos, hoy le podemos decir a los españoles que no hay elecciones, que hay legislatura, que hay Gobierno y que España se pone en marcha".

El presidente de la formación naranja admitió que queda poco tiempo para explorar la propuesta de hoy y echó la culpa de ello a Sánchez. "Es el tiempo que nos han dejado Sánchez e Iglesias matándose literalmente por las sillas, pero son tres condiciones absolutamente asumibles para un constitucionalista", aseguró.

Asimismo, enfatizó en el hecho de que Cs se mueva en este momento, después de muchos meses con el 'no es no' a Sánchez como bandera. "Nosotros nos movemos, somos generosos, somos capaces de ponernos de acuerdo incluso con partidos distintos y ahora es Sánchez el que tiene que decirnos si la soberbia va a ser sustituida por la generosidad, y el ego por el sentido de Estado", concluyó.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba