Política

Rivera intensifica la búsqueda de 'fichajes' entre la vieja guardia del PSOE

Ciudadanos busca apoyos entre los dirigentes socialistas descontentos con Sánchez. El ex alcalde de La Coruña Paco Vázquez, último en sumarse a una lista que forman Celestino Corbacho y Joan Mesquida

Albert Rivera y Paco Vázquez, el pasado martes en La Coruña.
Albert Rivera y Paco Vázquez, el pasado martes en La Coruña. EFE

Albert Rivera ha intensificado la búsqueda fichajes entre la vieja guardia del PSOE crítica con el Gobierno de Pedro Sánchez y sus pactos con Podemos y el separatismo. Rivera quiere dirigentes a los que atraer a Ciudadanos, bien como candidatos independientes en las próximas elecciones, bien como referentes de la socialdemocracia capaces de movilizar voto

El ex alcalde de La Coruña Paco Vázquez ha sido el último en sumarse a la causa de Rivera. Los dos protagonizaron un diálogo sobre el futuro de España el pasado martes en Galicia. El líder naranja ha comentado en privado que es uno de los actos de los que más satisfecho ha quedado en los últimos meses.

Vázquez se une a una lista -todavía pequeña- que ya integran el ex ministro socialista Celestino Corbacho y Joan Mesquida, Director General de la Policía y la Guardia Civil y secretario de Estado de Turismo durante los mandatos de José Luis Rodríguez Zapatero.

¿Qué es la vieja guardia?

La vieja guardia del PSOE es un término genérico que engloba a dirigentes y antiguos cargos vinculados a Felipe González, pero también a Zapatero. La mayoría de ellos hipotecó su capital político en apoyar la candidatura de Susana Díaz a la secretaría general en las primarias del año pasado.

La victoria de Sánchez les dejó fuera de juego y a muchos kilómetros de la primera línea. Pero eso no quita para que sigan moviendo determinados resortes, se mantengan al día con los periodistas de la villa y dejen algún recado en público de vez en cuando.

Todos ellos, casi sin excepción, han expresado su preocupación en privado por la mayoría parlamentaria que sostiene a Sánchez en la Moncloa. Es lo que Alfredo Pérez Rubalcaba bautizó como el gobierno Frankenstein

La lectura que hace la dirección de Ciudadanos es que Díaz logró el respaldo del 40% de la militancia. La formación naranja ha detectado que existe un votante socialista molesto con la gestión que está haciendo Sánchez de sus acuerdos con Podemos y los independentistas. Y apela a estos dirigentes apartados por el paso del tiempo y la irrupción de Sánchez para movilizar votos a su favor.

Rivera ha introducido un matiz en su discurso para separar lo que llama sanchismo del PSOE tradicional. Es habitual, como hizo en su entrevista con Vozpópuli, que el presidente de Ciudadanos recuerde a figuras del pasado más lejano, como Alfonso Guerra, o casi del presente, como Eduardo Madina o Nicolás Redondo.

"Un socialdemócrata que defiende la Constitución es un compatriota con el que puedo llegar a acuerdos", dijo Rivera a este diario. "Voy a seguir intentado convencer a los socialistas para que cambien esa deriva que es mala para España, pero mientras no lo hagan también voy a intentar que mucha gente moderada se sume a Ciudadanos".

El papel de España Ciudadana

Ciudadanos nació en Cataluña casi como una escisión del PSC. El partido fue una respuesta de un sector de los intelectuales catalanes tradicionalmente vinculado a la izquierda que discrepaba de los tripartitos con ERC e Iniciativa per Catalunya. Muchos militantes del socialismo catalán se marcharon al partido naranja. Uno de ellos, por ejemplo, fue el actual secretario General de Ciudadanos, José Manuel Villegas.

Desde su salto a la política nacional, militantes y cargos del PSOE y del PP han recalado en Ciudadanos. Se trata de figuras quizá conocidas a nivel autonómico o local, pero no nacional. El vehículo que está utilizando Rivera para canalizar los apoyos de las figuras de renombre de la vieja guardia socialista es la plataforma España Ciudadana

Dirigentes como Corbacho, con una hoja de servicios al socialismo histórica, no quieren otro carné político. España Ciudadana no exige adscripción. Y en sus actos es donde Corbacho y Mesquida se han dejado ver. Vázquez es un caso aparte. El ex alcalde va por libre. Fuentes de Ciudadanos recuerdan que Vázquez ya apoyó Movimiento Ciudadano, la plataforma que Rivera puso en marcha para dar el salto de Cataluña al resto del país en 2013.

Rivera no ha descartado nuevas incorporaciones a Ciudadanos para el ciclo electoral que se avecina. Y se especula con que Corbacho o Mesquida ocupen algún puesto como independientes en las listas de la formación naranja. Nadie lo confirma. De momento.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba