Ciudadanos

La estiba portuaria que acabó por dinamitar la confianza entre Rivera y Rajoy

Tras comprometer su apoyo al decreto del Gobierno, Ciudadanos cambió en horas aquel 17 de marzo de 2017 su "sí" por la abstención al ver que podía dejar a Rajoy en minoría y evidenciar quien 'manda' 

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y el del Gobierno, Mariano Rajoy.
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y el del Gobierno, Mariano Rajoy. EFE

Mariano Rajoy y Albert Rivera nunca se han soportado, vaya por delante. El de Ciudadanos y Pablo Iglesias pertenecen a la misma generación, muy distanciada de la del presidente del Gobierno, pero como no hay peor cuña que la de la misma madera el inquilino de La Moncloa siempre ha visto en Rivera un competidor electoral. Cabe decir sin temor equivocación que Iglesias le es personalmente más afin, o más útil políticamente -quien sabe- que el líder naranja; se nota mucho en los duelos parlamentarios.

Si hay un momento que tiene grabado a fuego en su memoria, coinciden varias personas de su entorno, ese fue el rechazo del Congreso a la convalidación del polémico decreto-ley que liberalizaba el sector de la estiba portuaria con la transposición de la directiva de la UE en medio de una fuerte presión los estibadores portuarios incluso dentro del Hemiciclo aquel 16 de marzo de 2017.

El día anterior, "un partido que hace del liberalismo económico su Biblia", dicen con retranca en el PP, había comprometido su apoyo al decreto-ley junto al PNV, en el marco del pacto de investidura que acababa de arrancar junto con la legislatura recién iniciada tras un año de bloqueo. Algo pasó que a Rivera "le acabaron flojeando las piernas", reprochan los populares. Craso error en el imaginario pepero porque a partir de entonces pasó a ser un socio "poco fiable", pendiente "de la última reacción en Twitter para decidir" qué vota.

La clave del enfrentamiento ahora mismo es que el PP ya ve a Ciudadanos como enemigo a batir en las elecciones, más que a un PSOE con el que parece no tener ya electorado 'fronterizo'

La escalada meteórica de Ciudadanos en las encuestas durante el año transcurrido, particularmente en Cataluña donde, pese al 155 a las primeras de cambio Rivera ha ganado a Rajoy nada menos que por 36 (diputados) a 4, no ha hecho sino emponzoñar más la relación: en el PP ya ven a su socio como el enemigo a batir si no quieren desaparecer en toda España, y a Ciudadanos, al cual empiezan a acercarse peperos en activo y expeperos, ya no hay Presupuesto 2018 que le aguante en las costuras del pacto de investidura de diciembre de 2016.  

Es ver uno de los enfrentamientos parlamentarios entre el jefe del Ejecutivo y Albert Rivera, y preguntarse: ¿quien lidera la oposición, Ciudadanos o Podemos? ¿O el PSOE? Los de Ciudadanos no ahorran epítetos contra los populares y viceversa. Las últimas lindezas, esta misma semana en el Senado a cuenta de la supuesta corrupción naranja: "Al Capones" y "matones".

En los debates parlamentarios, Rivera parece mismamente tan líder de la oposición como Pedro Sánchez o, incluso, Pablo Iglesias

Recientemente, a Mariano Rajoy y los suyos se les ha ocurrido otorgar a Pedro Sánchez papel efectivo de líder de la oposición para desactivar a Rivera. La Moncloa tomó la decisión de recurrir ante el Tribunal Constitucional la investidura telemática de Puigdemont -en contra de la opinión del Consejo de Estado- solo hablando Rajoy con el líder socialista y no con la de su otro aliado del artículo 155. Esa es la gota que colmó el vaso, según se apunta desde el lado de Ciudadanos.

La estrategia jurídica ante el intento de investir al expresidente no fue consensuada con Cs porque el Gobierno, según la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría "solo habló con quien se ha dirigido a nosotros". Y los populares responden que  todas las diferencias con el PP que argumentan los naranja son "una exageración", para tapar la mala gestión que han hecho de su victoria en Cataluña, y que les puede más el electoralismo, que el interés general.

El PP va a intentar fijar en el electorado la idea de que cuando han podido hacer algo además de "declaraciones", se están achantando ante los independentistas. Y Ciudadanos replica que "eso no se lo creen ni ellos porque toda España sabe que Inés Arrimadas no puede ser investida presidenta de la Generalitat. No hay mayoría que no pase por pactar con Podem". 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba