El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido este miércoles que el Congreso de los Diputados ya negó cualquier responsabilidad suya en la trama Gürtel a tenor del resultado de la fallida moción de censura presentada el pasado junio por Podemos (el PSOE se abstuvo). 

En su intervención en un Pleno extraordinario solicitado por estos dos partidos para esclarecer su papel en la presunta financiación ilegal del PP, Rajoy ha señalado que "esta Cámara no me ha obligado a asumir responsabilidad política porque la moción de censura no salió adelante. No voy a abdicar de mi obligación de gobernar. Tenemos que seguir perseverando en la recuperación económica y la lucha contra el terrorismo, estas son las prioridades", ha remarcado.

En ese sentido, el jefe del Ejecutivo ha remarcado que el instrumento que la Constitución incluye para exigir la responsabilidad política es la moción de censura. "Esta responsabilidad política no tiene nada que ver con circunstancias administrativas, civiles y penales que se sustancian en otras instancias", ha subrayado el presidente del PP. "Su concepto de responsabilidad política nada tiene que ver el texto constitucional. Y sí mucho con sus urgencias políticas", ha añadido.

Rajoy ha recalcado que las prioridades son ahora afianzar la recuperación económica, la lucha contra el terrorismo yihadista y el desafío catalán, situando por detrás la lucha contra la corrupción, en la que, no obstante, se ha comprometido a seguir reforzando las medidas de control. Además, ha recordado que en Parlamento ya ha intervenido y dado explicaciones sobre la corrupción hasta en 52 ocasiones. 

Por ello, el líder del PP ha acusado a PSOE y Podemos de actuar con un "celo inquisitorial" y de seguir "por un camino que por tan trillado amenaza a llevarlos a ningún lado". "Su suma de minorías no sirve para enmendarle la plana a los españoles que fueron convocadas a las urnas las tres últimas veces", ha subrayado.

En relación al proceso separatista lanzado por la Generalitat, Rajoy se ha referido al Gobierno de Carles Puigdemont y sus socios como "radicales" por querer imponer un "proyecto autocrático" en Cataluña. El jefe del Gobierno ha garantizado que "actuará con firmeza ante la magnitud que requiere la provocación".