“En mi opinión, no hay alternativa” a la intervención de la Generalitat vía artículo 155 de la Constitución, ha dicho esta mañana durante su primera intervención en el Senado Mariano Rajoy, “cargado de razones” tras lo vivido ayer.

El presidente del Gobierno, que ha afeado a Carles Puigdemont que no haya venido a la sesión -“yo hubiera venido a defender mi posición aunque estuviera en inmensa minoría”, dijo muy aplaudido- , ha cargado durante contra las mentiras que se han contado a los ciudadanos de Cataluña.

Porque, “esto, a pesar de lo que les contaron, no tiene ni tendrá el apoyo nunca de la UE”, y se está destrozando la economía catalana. El 155 “no va contra Cataluña sino para impedir que se abuse de Cataluña, no para suspender su autonomía sino para restaurarla”, ha recalcado.

Salvar Cataluña

Y es que un político, en opinión del jefe del Ejecutivo, “no debe embarcar nunca a sus ciudadanos en viajes imposibles a Ítacas que no existen”. De lo que hay que salvar a Cataluña no es de un articulo  de la Carta Magna sino “de lo estragos que están produciendo los comportamientos anticonstitucionales”. Para Rajoy, el episodio vodevilesco producido ayer por Puigdemont solo podría ser descrito con “impiedad”.

Rajoy ha hecho un relato de los hechos y ha revelado que si no ha aplicado antes el 155, a partir de lo sucedido en el Parlament de Cataluña los días 6 y 7 de septiembre, fue porque le pareció “que aún estábamos a tiempo” de no llegar a esta situación.

“La gota que colmó el vaso” fue la segunda carta que le remitió Carles Puigdemont “dando validez” a los resultados del referéndum ilegal del uno de octubre.