Ministerio del Interior

La pugna entre Policía y Guardia Civil originó el cese del jefe de la UCO

Manuel Sánchez Corbí, destituido este jueves por el ministro Fernando Grande-Marlaska, con el que mantiene una muy buena relación, puso en evidencia la actuación del policía que sustituyó en un puesto clave de Interior al coronel Juan Hernández Mosquera

El coronel de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, Manuel Sánchez Corbí
El coronel de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, Manuel Sánchez Corbí Efe

La pugna entre la Policía y la Guardia Civil en el seno del Ministerio del Interior está en el origen de la destitución fulminante de este jueves del coronel jefe de la Unidad Central Operativa (UCO), Manuel Sánchez Corbí, según explican fuentes del Gobierno socialista a Vozpópuli.

Las citadas fuentes consideran que la decisión de Sánchez Corbí de suspender las investigaciones de los agentes de la UCO, la unidad de élite de la Guardia Civil para la lucha contra la corrupción, ante la supuesta falta de fondos, se produjo a raíz del relevo al frente del Gabinete de Coordinación y Estudios dependiente de la Secretaría de Estado, hasta ese momento dirigido por el coronel Juan Hernández Mosquera, amigo del propio Sánchez Corbí.

En concreto, la disputa se remonta a la destitución decidida por el ministro Fernando Grande-Marlaska, que también mantiene una muy buena relación con Sánchez Corbí, del coronel Juan Hernández Mosquera como director del Gabinete de Coordinación y Estudios, que fue sustituido por el comisario de Policía José Antonio Rodríguez González. Este puesto, clave en el ministerio del Interior, hasta el momento siempre había sido cubierto por un agente de la Guardia Civil.

Fuentes del Ministerio apuntan a que Sánchez Corbí podría haber puesto en evidencia la inactividad del nuevo equipo de Interior ante la seguridad de que difícilmente Grande-Marlaska le destituiría, algo que sí ha ocurrido, y de forma fulminante, la mañana de este jueves. Apenas media hora después de comunicar al propio Sánchez Corbí personalmente, el Ministerio hizo público el relevo por pérdida de confianza, una decisión de carácter operativo y no político. 

En el mismo sentido Mosquera, que es coronel de Información de la Guardia Civil, coincidió en esta unidad con Sánchez Corbí. Y por eso su relación es muy estrecha, incluso de amistad, según apuntas fuentes del Ministerio del Interior a este periódico.

Intercambio de críticas

Este cambio, que rompe con una tradición en Interior, ya que hasta el momento sólo lo habían desempeñado guardias civiles, provocó un intercambio de críticas entre sectores del Instituto armado y de la Policía Nacional.

El propio coronel Mosquera rechazó la propuesta oficial de Interior de dirigir el CITCO, el organismo que se encarga de coordinar las investigaciones de los diferentes Cuerpos de Seguridad del Estado, y que Grande-Marlaska tiene intención de potenciar tras la destitución del comisarioJosé Luis Olivera, considerado una persona cercana al polémico excomisario José Manuel Villarejo.

El destituido Mosquera es una persona muy cercana a Sánchez Corbí, que como jefe de la UCO envió un escrito a los agentes de sus unidades en la que les ordenaba suspender de forma abrupta sus pesquisas al no disponer de fondos reservados para afrontar los gastos derivados de sus actividades.

Y según la comunicación de Corbí, adelantada por Vozpópuli, el parón venía obligado por la decisión de los nuevos responsables del Ministerio del Interior, concretamente de la Secretaría de Estado de Ana María Botella, de no firmar algunos de los gastos presentados.

José Antonio Rodríguez

Los fondos para la investigación de la UCO y otras unidades policiales se aprueban mensualmente y para su gasto es necesaria la autorización de la 'número dos' de Interior y del responsable del Gabinete de Coordinación y Estudios, cargo que desde hace semanas ocupa el comisario de Policía Nacional José Antonio Rodríguez, considerado muy cercano a los socialistas, y que tiene como apodo 'Lenin'.

José Antonio Rodríguez sustituyó a Mosquera. Los anteriores responsables del Ministerio dejaron listo el trámite para aprobar los fondos de junio tras la victoria socialista en la moción de censura.

Sólo restaban las firmas de los dirigentes actuales que, según indican estas fuentes, no se produjeron ni en junio ni tampoco en julio, por lo que las fuerzas de seguridad no tenían, según la versión de Sánchez Corbí, la autorización para asistir al Banco de España a recabar los fondos necesarios para su actividad.

Tras conocer la orden de Sánchez Corbí de suspender las actividades de los agentes, Vozpópuli preguntó al Ministerio del Interior sobre la orden. Sin embargo, el departamento de Grande-Marlaska no tenía conocimiento de la decisión adoptada por el coronel de la UCO. Tras confirmarse la información adelantada por este diario, el ministro ha decidido destituir, de forma fulminante, al director de la Unidad Central Operativa.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba