Política

Podemos: la batalla entre 'familias' rebrota a pesar del pacto de unidad en Madrid

Pablo Iglesias logró taponar la hemorragia con el acuerdo entre Espinar y Errejón para las primarias de Madrid, pero la herida de la desconfianza entre las corrientes de Podemos sigue sangrando

Pablo Iglesias junto al diputado Íñigo Errejón (i) y el secretario general de Podemos en Madrid, Ramón Espinar (c).
Pablo Iglesias junto al diputado Íñigo Errejón (i) y el secretario general de Podemos en Madrid, Ramón Espinar (c). EFE/Nicolás Rodríguez

El mandato de las bases de Podemos tras la Asamblea de Vistalegre II fue el de la unidad. Allí, el proyecto del secretario general Pablo Iglesias se logró imponer al propuesto por su ex número dos, Íñigo Errejón. Un año después de aquel encuentro que supuso una guerra entre corrientes, la crisis volvió ha vuelto a estallar en el seno de la formación morada a raíz del adelanto de las primarias en Madrid.  

Aunque el partido gozaba de viento de cola para escapar de su hundimiento en los sondeos tras la crisis independentista catalana, todo se ha torcido en las últimas dos semanas. Las manifestaciones de los pensionistas, la histórica movilización feminista del 8-M y la presentación de una batería de medidas sociales en el Congreso desde enero habían consiguiendo volver a insuflar oxígeno al partido. 

Errejón llevaba un año preparando su retiro a la política madrileña sin romper el silencio tras el pacto tácito con Iglesias. Pero el líder de Podemos optó por forzar los tiempos. Al calor del escándalo del máster de Cristina Cifuentes, quiso que su ex número dos empezase a batirse el cobre en público contra el PP, al mismo nivel que los posibles futuros candidatos de PSOE y Ciudadanos, Ángel Gabilondo e Ignacio Aguado, respectivamente. Nada de seguir cocinando "a fuego lento". 

El secretario general de Podemos en Madrid, Ramón Espinar -afín a Iglesias- intentó hacer valer su poder orgánico frente al afán de independencia del ex número dos del partido. Tras recibir el encargo de la dirección estatal para acelerar el proceso de primarias, Espinar propuso un sistema en dos tiempos que reveló al sector 'errejonista'. El diputado llegó a dejar en el aire su candidatura si no se le garantizaba la suficiente autonomía para diseñar la campaña y controlar la lista. 

Una vez solventados esos escollos -a juicio del sector 'oficialista'- la negociación continuó con Errejón tensando la cuerda a pocos días para terminar el plazo de presentación de candidaturas. Y en esas llegó la filtración accidental de un documento de Carolina Bescansa, que desató de forma definitiva la desconfianza interna entre las familias de Podemos. Errejón le había propuesto ocupar el número dos de su lista en Madrid apenas dos días antes. Los planes para derrocar a Iglesias que contenía el borrador causaron un profundo terremoto en el partido. Las explicaciones de Bescansa no convencieron. La reunión con Errejón horas antes de la filtración desataron todos los rumores.

Errejón tendrá autonomía y sus afines ocuparán 14 puestos, mientras que los de Espinar tendrán 11

Iglesias decidió tomar el mando y no tardó ni veinticuatro horas en forzar un pacto 'in extremis' entre ambos sectores para taponar la herida reabierta por la cofundadora del partido. Errejón tendrá finalmente autonomía para su proyecto. Sus afines ocuparán 14 puestos, mientras que los de Espinar tendrán 11. ¿Un cóctel explosivo? "Sí Madrid 2019, sí equipo Errejón", es el lema elegido para la candidatura, cuyo logotipo guarda un cierto parecido con el de Ahora Madrid, la plataforma que llevó al palacio de Cibeles a Manuela Carmena.

Sobre el futuro de Bescansa, la dirección estatal espera que sea ella misma quien dé un paso a un lado. No puede abandonar ya ningún cargo orgánico, pues los perdió en Vistalegre. Pero sí renunciar al acta a de diputada. La otra posibilidad es que decida pasar al Grupo Mixto en el Congreso. La cúpula trata de evitar una nueva 'purga' y su consecuente repercusión mediática. Suficiente revuelo se causó ya cuando fue apartada en octubre de la Comisión Constitucional tras sus críticas públicas a la estrategia de Podemos en Cataluña.

Anticapitalistas, al margen 

Aunque el pacto alcanzado entre 'pablistas' y 'errejonistas' ha puesto freno a lo que amenazaba con ser un cisma irreconciliable, la tercera familia del partido, los Anticapitalistas, decidieron quedarse fuera de la foto de la unidad.En ellos se referencia la portavoz en la Asamblea, Lorena Ruiz-Huerta, que estaba llamada a ser la rival de Errejón en el proceso interno. Los Anticapitalistas -cuyos principales exponentes son el eurodiputado Miguel Urbán y la secretaria general de Andalucía, Teresa Rodríguez- no presentaron lista alternativa y lanzaron sus críticas contra las formas y el fondo del adelanto de las primarias en pleno escándalo del máster de Cifuentes. 

Precisamente, será Ruiz-Huerta quien lleve la voz cantante en la moción de censura contra la presidenta madrileña cuya fecha aún está por fijar. De momento, las primarias se celebraran este mes de mayo y habrá que esperar para ver el alcance real que tiene la autonomía del diputado para implementar su proyecto. No en vano, deberá encajar la alianza con Izquierda Unida en la confluencia con su pretendida "competición virtuosa" con los socialistas.  



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba