Podemos

Podemos: del discurso de la 'casta' al chalet de 600.000 euros de Iglesias y Montero

La compra de una casa en la sierra madrileña por parte de Pablo Iglesias e Irene Montero ha puesto encima de la mesa el debate sobre la coherencia del discurso de Podemos y la actuación de sus líderes

Pablo Iglesias y la portavoz de la formación morada, Irene Montero, conversan en su escaño.
Pablo Iglesias y la portavoz de la formación morada, Irene Montero, conversan en su escaño. EFE/Ballesteros

El chalet de más de 600.000 euros que han adquirido en la sierra madrileña Pablo Iglesias e Irene Montero no ha dejado indiferente a nadie; ni dentro ni fuera de Podemos. El discurso del partido morado se construyó al calor de las reivindicaciones del 15-M, apuntando directamente contra lo que sus dirigentes definieron como 'la casta'.

Aquellos marcos mentales con los que jugaron, se han vuelto ahora en contra de los líderes del partido. Detalles cargados de simbología como los que rodean a la compra de la vivienda tensan el mensaje que usó el Podemos para crecer electoralmente entre las clases populares y construir su proyecto político en los momentos más duros de la crisis económica. 

Podemos se atrevió a definir qué era ser rico (ganar más de 100.000 euros) y optó por limitar el sueldo de sus cargos públicos a tres salarios mínimos. Pusieron la ejemplaridad como bandera. Antes de las primeras elecciones generales a las que concurrieron, Iglesias llegó a sostener que era "peligroso el rollo de aislar a alguien, porque entonces no sabe lo que pasa fuera". "Este rollo de los políticos que viven en Somosaguas, que viven en chalets, que no saben lo que es coger el transporte público...", lamentaba. 

En un comunicado conjunto emitido este jueves tras el revuelo generado en las redes sociales y los medios de comunicación, ambos reconocieron que en Galapagar buscan "intimidad" y un lugar apartado para que los dos hijos que esperan puedan criarse sin la presión mediática a la que se ven sometidos en su día a día.

Ambos lanzaron críticas contra el trabajo de los profesionales que les siguen allá donde van, por el interés público que despiertan. Sin embargo, "tenemos la sensación de que con nosotros se hacen cosas que no se hacen con otros representantes públicos", lamentan ambos. "Pero asumimos que con nosotros funcionan reglas diferentes que con los demás. (...) Sabemos que nos criticarán hagamos lo que hagamos", manifestaron.

La hemeroteca

El secretario general de Podemos se ha visto ahora atrapado por la hemeroteca. Iglesias ha visto cómo las afirmaciones que hizo en su día contra ministros como Luis De Guindos o los reportajes que dejó grabar en su piso de Vallecas se le han vuelto en contra. Un piso en el que dijo que no le importaría seguir viviendo "aunque fuera presidente de Gobierno" (si los servicios de seguridad lo permitían). La cercanía con la calle y la apariencia de un estatus similar al de su electorado fueron piezas clave para el triunfo del relato renovador de Podemos. 

"¿Entregarías la política económica del país a quien se gasta 600.000 en un ático de lujo?", se preguntaba Iglesias en 2012. "Que la política económica la dirija un millonario es como entregar a un pirómano el Ministerio de medio ambiente", bromeaba. Desde las filas populares, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, reprochó estas palabras y las tachó de "hipocresía" de la izquierda. 

Según explicaron ambos dirigentes, compartirán una hipoteca a 30 años de 540.000 euros, que pagarán en mensualidades de 800 euros cada uno (1.600 euros cada mes). Entre los miembros del partido, las posiciones son encontradas. El argumentario marca que "los políticos deben ser juzgados por su gestión del dinero de todos y no por lo que hacen con el propio de forma honrada". De puertas para dentro, la sensación fue de cierta incredulidad al conocer la noticia, incluso de decepción, según varias fuentes consultadas.  



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba