Política

Podemos prepara la absorción de IU para crear un “nuevo espacio del cambio”

El partido morado busca atraer a IU Andalucía y cerrar el capítulo de la fusión en el próximo congreso de Vistalegre III. IU no perdería su sigla y el control lo tendría Enrique Santiago

Podemos prepara la absorción de IU para crear un “nuevo espacio del cambio”
Podemos prepara la absorción de IU para crear un “nuevo espacio del cambio”

Podemos está preparando el terreno para la definitiva absorción de Izquierda Unida. El último nombramiento, el de Amanda Meyer como directora de gabinete en el ministerio de Igualdad, liderado por Irene Montero, sonó a pistoletazo de salida. La hija del excandidato de IU en las elecciones europeas de 2014 (las mismas en las que se estrenó Podemos), Willy Meyer, es considerada del sector proclive a la fusión con Podemos, y alejada de Alberto Garzón. Esta operación debería concluir en el próximo Vistalegre III y tiene en Enrique Santiago, jefe del PCE, su principal fontanero.

En el partido morado muchas miradas están puestas en los movimientos internos. Después de asegurarse cinco sillones en el Consejo de Ministros (con una vicepresidencia), Pablo Iglesias quiere resolver los asuntos pendientes en el partido: se trata de la confirmación de su liderazgo y la inclusión de facto de IU entre sus filas.

“El nombramiento de Amanda Meyer es más que un nombramiento, ella es la jefa en Andalucía”, reconocen entre las filas moradas. La operación fusión, tal y como se podría bautizar, consiste en una serie de movimientos enlazados a la formación del nuevo Gobierno, y que se resumen en el sustancial alejamiento de Garzón de la primera línea (se prevé que Santiago le sustituya en la portavocía de IU en el Congreso), lograr el apoyo de los gallegos gracias a la nueva ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y cooptar a IU Andalucía, el “corazón de IU”, dicen en Podemos.

Plan que viene de lejos

Iglesias y los suyos estudian la absorción de IU desde hace meses. Su intención es engrosar las filas de los inscritos de Podemos, garantizándose un ejército de militantes a su favor. Además de aprovecharse de la mejor implantación territorial de IU. El secretario general de Podemos ha logrado que el papel de Santiago se fortaleciera en los últimos meses: “Enrique responde solo a Pablo”, aseguran en Podemos, y en el pasado septiembre Iglesias exhibió su cercanía al PCE acudiendo a la fiesta del partido.

Pablo Iglesias en la fiesta del PCE en Rivas
Pablo Iglesias en la fiesta del PCE en Rivas Efe

Otra clave es la figura de Alberto Garzón. El actual coordinador federal de IU mantiene una relación agridulce con Iglesias. El sector pablista le agradeció que no apoyara a Íñigo Errejón en el año pasado, pero le reprochó una negociación subterránea con Sánchez en julio y que el nuevo ministro de Consumo apostara por dar el apoyo externo al PSOE, en lugar que luchar por la coalición. 

De tal manera que muchos creen que la figura de Garzón se desdibujará con la nueva tarea ministerial. Y que la concesión de Iglesias (el líder de Podemos no quería que Garzón tuviera un ministerio, y Santiago tampoco) responde a una maniobra para evitar problemas en el proceso de absorción de IU.  

Andalucía, la clave

En Izquierda Unida reconocen que el partido está cada vez más débil. Y que para todos los tipos de movimientos es esencial convencer a los andaluces. Meyer es una pieza importante. Miembros del partido de Garzón sostienen que las relaciones entre ella y el coordinador federal no son de las mejores.

"Fue Amanda quién eligió a Garzón en su primera lista electoral, pero ahora está alejada de él", explican fuentes de IU. En opinión de esas fuentes y también de otras sindicales, el actual coordinador de IU ha perdido poder, mientras que Santiago lo ha ganado. Según estas fuentes, Garzón llegó incluso a pedir el ministerio de Trabajo, pero tanto en Podemos, como a nivel sindical y el propio Santiago apostaron por Yolanda Díaz

En el nuevo encaje, Santiago se quedaría con la sigla del partido tras el alejamiento de Garzón. "La idea es dejar a Podemos la función hegemónica de producción cultural, pero mantener viva IU para evitar que alguien robe su sigla, y dar a Enrique Santiago todo el peso de la organización", revelan las fuentes consultadas. 

Vistalegre 3, más pronto que tarde

De encajar todo el puzzle, Podemos entraría en su segunda fase. “Será el nuevo espacio del cambio”, lo definen en el partido morado. Se trataría de una nueva etapa del Podemos de gobierno, después de un lustro de Podemos de la calle. Un desafío que Iglesias ha decidido emprender tras asumir su debilidad frente al PSOE, pero en un momento en el que se hace necesario estar en el Ejecutivo para alejarse de su año más difícil y abordar la reconstrucción del partido.

El nuevo congreso de Vistalegre 3 servirá para cerrar esa estrategia. En Podemos nadie descarta que el nuevo cónclave se pueda convocar en los próximos meses, como adelantó este diario. En él, Iglesias aprovechará su presencia en el Gobierno para revalidar su cúpula.

De ser así, Iglesias habrá zanjado una crisis que empezó con la salida de Íñigo Errejón y se intensificó con la crítica interna por los malos resultados electorales. Políticamente, la absorción de IU representará por otro lado una sustancial marcha atrás con respecto al proyecto de partido atrapalotodo que en su día fue Podemos. En definitiva, un nuevo Podemos que re refleja en una IU renovada, pero desde el Gobierno de la nación.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba