Política

Podemos abre un nuevo frente contra Celaá y aumenta la tensión en el Gobierno

La cercanía de las elecciones del 5-A intensifica las diferencias en el seno de la coalición y al enfrentamiento entre Pablo Iglesias y Juan Carlos Campo se suma ahora una nueva crisis por la reforma de la ley educativa

Celaá, tras el Consejo de Ministros del Gobierno.
Celaá, tras el Consejo de Ministros del Gobierno.

El Gobierno de coalición sigue exhibiendo en público sus diferencias. A la tensión entre el vicepresidente Pablo Iglesias y el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, se suma ahora un nuevo frente entre Unidas Podemos y el PSOE por la reforma de la ley educativa.

La tensión en el seno del Ejecutivo es evidente. Los problemas se han visto favorecidos por la cercanía de las elecciones autonómicas del 5 de abril en Galicia y el País Vasco. Socialistas y morados buscan un perfil propio para la cita con las urnas ante unas encuestas que favorecen al PSOE en ambas comunidades, según explican fuentes consultadas por Vozpópuli. Pero la cita con las urnas no es la única razón que explica la guerra de declaraciones y filtraciones de los últimos días. 

Podemos ha abierto un nuevo frente contra la ministra de Educación, Isabel Celaá. A la formación de Iglesias no le ha gustado el proyecto de derogación de la LOMCE que ha presentado el Gobierno. Y entiende que hay un incumplimiento del acuerdo de coalición al no incluirse la retirada de subvenciones a la escuela concertada, especialmente aquellos colegios que mantienen en su oferta aulas diferenciadas para niños y niñas.

Incumplimiento del pacto

El partido morado está dispuesto a presentar enmiendas al texto en el trámite parlamentario. Podemos está molesto con la actitud de Celaá durante la elaboración del texto. Considera que la ministra no ha atendido las reiteradas llamadas de sus ministros para incluir las restricciones a la concertada.

La vicepresidenta Carmen Calvo presionó a Celaá para llevar la reforma educativa al Consejo de Ministros del pasado martes. Se trata de una ley de calado, que no sólo no recoge una de las principales demandas de Podemos, sino que además se aprobó el mismo día que la ley del sí es sí, proyecto estrella de la ministra de Igualdad, Irene Montero.

La tormenta por la reforma del consentimiento sexual no amaina. Lo que empezó como un malestar apenas trasladado en conversaciones, se ha convertido en una batalla de acusaciones veladas de "machismo" al titular de Justicia. 

"Tiene que ver con un poso machista que todavía hay en nuestro país, que parece que cuando mujeres prestigiosas redactan una ley hace falta que venga un machote a decir: 'No te preocupes que yo te explico cómo se hacen las cosas", ha dicho Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos en el Congreso.

Asesoría de expertas

El partido morado cree que Campo está filtrando pegas ficticias a la ley. Se ha hablado de "chapuza". Y defienden que Montero ha contado con la asesoría de juristas y reconocidas expertas en Derecho en la elaboración de la norma.

El choque entre Iglesias, Montero y Campo es solo la punta del iceberg. El verdadero foco de conflicto, el pulso entre PSOE y Podemos por liderar la iniciativa parlamentaria del Ejecutivo es entre Iglesias y Calvo.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba