Política

El PSOE traza un 'plan b' para el cambio exprés de la Ley de Estabilidad

El Parlamento se parte en dos con el intento de PP y Ciudadanos de boicotear las cuentas de Sánchez y PSOE y Unidos Podemos acusan a Ana Pastor de actuar de forma partidista 

Adriana Lastra en el Congreso de los Diputados, en una imagen de archivo.
Adriana Lastra en el Congreso de los Diputados, en una imagen de archivo. EFE

El cambio de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria desató este martes una auténtica tormenta parlamentaria en el inicio del curso político tras el parón del verano. El bloque que forman PSOE y Unidos Podemos cargó contra la presidenta Ana Pastor por el criterio que usó para decidir que no procedía tramitar por el procedimiento urgente y de lectura única el cambio de la norma que otorgaa los populares la capacidad de vetar la senda de déficit en el Senado

Este martes, el Gobierno se dio de bruces no tanto con la dificultad de gobernar respaldado sólo por 84 diputados, sino con la particularidad de que quien preside el Parlamento no pertenece al mismo partido que quien ocupa el poder Ejecutivo. PP y Cs suman 5 de los 9 puestos de la Mesa -el órgano que ordena los trabajos de la Cámara-, por lo que ambas formaciones tienen en sus manos decidir si una proposición de Ley puede ser tramitada de forma exprés. 

Los firmantes de la proposición para reformar la Ley de Estabilidad (PSOE, Unidos Podemos, ERC y Compromís) así lo solicitaban con el fin de evitar, en la medida de lo posible, el boicot de los populares a lo que supone el trámite previo -pero no imprescindible- para presentar las cuentas públicas del próximo año.

Los socialistas ya han anunciado que presentarán el proyecto de Presupuestos en noviembre o diciembre aunque el cambio de la Ley no se haya consumado. Aunque su Grupo en el Congreso volverá a pedir en el primer Pleno en el que pueden hacerlo (el de la semana del 17 de septiembre) el trámite urgente y de lectura única para su reforma la Ley de Estabilidad.

Vía de urgencia

Según explicó su portavoz, Adriana Lastra, con la votación de esa toma en consideración intentarán que la Mesa se quede sin argumentos para no aceptar la vía exprés. La portavoz de Unidos Podemos, Ione Belarra, reclamó a los socialistas "explorar" también todas las vías posibles para que el Senado no tenga la última palabra sobre la senda de déficit que Sánchez logró pactar con Bruselas y que eleva en cinco décimas (6.000 millones) lo comprometido por Mariano Rajoy

El argumento que esgrimen los socialistas es que nunca antes había ocurrido una situación como la de este martes en los años que llevamos de democracia. Según trasladan fuentes parlamentarias del PSOE, lo "habitual es que la declaración de urgencia y de lectura única para una iniciativa se acuerde sin mayor problema cuando la Junta de Portavoces -el órgano político- lo pide. 

Se trata en definitiva de una batalla por la interpretación de dos artículos del Reglamento del Congreso: el 93 y el 150. El primero de ellos regula el procedimiento de urgencia y dice que es la Mesa (única y exclusivamente) a quien le corresponde decidir al respecto. Mientras que el segundo aborda el procedimiento de lectura única y atribuye al Pleno la última palabra, aunque a propuesta de la Mesa y oída la Junta de Portavoces. Es precisamente a esa capacidad de la Mesa a la que se acogen fuentes próximas a Pastor para justificar la decisión de la Presidenta.

Sin el procedimiento exprés, la modificación de la norma puede tardar entre cinco y seis meses en salir adelante

Sin el procedimiento exprés, la modificación de la norma puede tardar entre cinco y seis meses en salir adelante. En cambio, el trámite de urgencia rebaja los tiempos a la mitad y el de lectura única -que evita el paso por ponencia y comisión- acorta todavía más los plazos. Si se unen ambos, en apenas unas semanas podría estar resuelto el cambio de la norma.

Ciudadanos, por su parte, no es contrario a la reforma de la Ley que otorga a la Cámara Alta una capacidad excepcional para vetar una decisión del Congreso. La Cámara Baja tiene la última palabra en el resto de casos del sistema parlamentario español. Pero la Ley redactada por los populares en 2012 hace esta excepción. Lo que no quieren los de Albert Rivera es que Sánchez lleve a cabo la modificación pactada con Pablo Iglesias sin dar la oportunidad a los grupos parlamentarios de debatir la iniciativa y de incluir las enmiendas que consideren oportunas. Aunque el cambio que proponen los socialistas se ciña únicamente al artículo 15 de la Ley de Estabilidad. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba