PSOE

El PSOE se agarra al Senado como tabla de salvación para su reforma constitucional

Las primeras comparecencias en la comisión territorial impulsada por Sánchez se alejan de la reforma federal de los socialistas, que niegan que sea un jarro de agua fría para sus expectativas, aunque nadie las secunde hasta ahora

Miquel Roca, junto a los miembros de la mesa de la comisión territorial del Congreso
Miquel Roca, junto a los miembros de la mesa de la comisión territorial del Congreso Flickr PSOE

Empeñados en ver el lado positivo y la puerta abierta hacia la reforma de la Constitución, los socialistas insisten en que este objetivo se acabará abriendo paso porque, sostienen, es la única forma de resolver los problemas territoriales que tiene España. Y esto a pesar de que su tan ansiada comisión para la evaluación y modernización del Estado autonómico en el Congreso ha arrancado sin sumar ningún adepto y con tres intervenciones de mucho peso que se han desmarcado de las tesis socialistas: los tres 'padres' de la Constitución rechazan su reforma federal y defienden que se pueden hacer cambios sin tocar la ley de leyes. Sin embargo, el PSOE se agarra a que hay uno al que todos apuntan y que necesariamente necesita esa reforma: el Senado.

La Cámara Alta se convierte así en la tabla de salvación para que los socialistas sigan insistiendo en que esa reforma será necesaria si se quiere solucionar la crisis. No valdrá, apuntan desde el Grupo Socialista, con hacer algunos cambios en la organización territorial sin tocar la Carta Magna, como este miércoles apuntaron tanto el ponente de UCD Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, que habló de "mutaciones constitucionales", como el de los nacionalistas catalanes, Miquel Roca, que defendió que la Carta Magna da margen de maniobra.

A lo primero, los socialistas responden que tiene sus riesgos, porque por mucho que los legisladores trabajen desde el Congreso, la interpretación de la norma fundamental del Estado le corresponde al Tribunal Constitucional, y al segundo, que no todo se puede hacer desde dentro de la Constitución.

Y el ejemplo al que acuden es el Senado, cuyos fallos llegaron a la comisión territorial por boca de estos dos juristas. Eso sí, Herrero de Miñón se mostró favorable a hacer cambios en esa cámara, pero también subrayando sus dificultades. A su juicio, parte del problema es, entre otras cosas, la resistencia de los partidos políticos a reducir el número de senadores y renunciar a escaños y la manera en la que se decide que sean elegidos los senadores. Por eso, defendió que lo sería más útil reforzar sus funciones y comenzar por integrar en el Senado la Conferencia de Presidentes para que se reúna de forma periódica. 

El PSOE se agarra a la necesidad de mejorar el Senado que comparten Ciudadanos y PP

Mientras tanto, Roca ha situado directamente a la Cámara Alta como el punto en el que más se equivocaron los constituyentes. "No teníamos experiencia en el Senado y teníamos una cierta prisa por terminar, por razones externas, y no estuvimos muy brillantes", admitió el jurista catalán, que luego quiso matizar sus palabras, apuntando que "no acertaron". 

Sea cual sea el verbo utilizado, explicó que el Senado se ha convertido en una segunda cámara, de apelación o de corrección, que "no está realmente representando eficazmente" la necesidad de reflejar la estructura territorial de España. Y para mejorarlo ha apostado por una cámara en la que estén representados los gobiernos de las comunidades autónomas, en la que se discuta y se tomen decisiones. 

Ahí está el clavo ardiendo al que se agarra el PSOE, que recuerda que también el PP y Ciudadanos comparten la necesidad de hacer cambios en el Senado. Y que este miércoles se dedicó a celebrar el arranque del debate, en lugar de poner el foco en las dudas que han puesto encima de la mesa los primeros comparecientes.

Dicen que es normal que aquellos que redactaron la Constitución de 1978 "defiendan lo suyo" y se resistan ahora a cambiarla

Desde un primer momento, los socialistas trataron de no achicarse cuando la primera intervención fue un rechazo frontal a su vía federal y se opusieron a las razones de Herrero de Miñón, y a las prevenciones que después expuso José Pedro Pérez Llorca, defendiendo que no se trata de copiar ningún modelo, sino de buscar el propio español. Un diputado socialista apuntaba que cuando se levantó el Estado de las autonomías tampoco había otro igual.

Pese a que algunos socialistas no ocultan su pesar porque la primera jornada de la comisión no haya sido un espaldarazo a sus postulados, tratan de buscar razones a estas intervenciones. Para empezar, dicen que es normal que aquellos que redactaron la Constituciónde 1978 "defiendan lo suyo" y se resistan ahora a cambiarla.

Y, además, los tres 'padres' de la Constitución que han comparecido en el Congreso de los Diputados son conservadores. "No son precisamente hijos de Pablo Iglesias", apuntaba un socialista. Ninguno de los ponentes de izquierdas continúa vivo. Con todo, había quien reconocía que esperaba un discurso más proclive a los cambios por parte de Herrero de Miñón, al que siempre han visto "más moderno".

El PSOE también ha visto alguna luz en sus compañeros de Hemiciclo. Para empezar, porque el PDeCAT ha decidido acudir de "oyente", un gesto que creen que les da la razón en su convencimiento de que acabarán sumándose todos los grupos que ahora no están

A pesar de todo, los socialistas insisten en que estas comparecencias eran más que oportunas y necesarias y apuntan que los discursos serán muy diferentes cuando empiecen a desfilar catedráticos y expertos. Este miércoles nadie ha querido acordarse, eso sí, de las 'estrellas' mediáticas y del mundo de la cultura a las que han convidado. 

Al margen de los ponentes, el PSOE también ha visto alguna luz en sus compañeros de Hemiciclo. Para empezar, porque el PDeCAT ha decidido acudir de "oyente", un gesto que creen que les da la razón en su convencimiento de que acabarán sumándose todos los grupos que ahora no están: también ERC y el PNV y, por último, señalan, lo hará Podemos, que creen que se ha quedado fuera por un "ataque de cuernos". 

Y también porque perciben cierta apertura en el PP. En su primera intervención, su portavoz, José Antonio Bermúdez de Castro, volvió a defender que la comisión territorial no nace con el objetivo de reformar la Constitución y los 'populares' no asisten con esa intención, pero ha añadido que tampoco lo van a "descartar de antemano". Si como conclusión de sus trabajos hubiera un "gran consenso", ha dicho, que apuntara en ese sentido, se abriría paso, aunque nunca "como condición previa" para estos debates ni con una reforma "sin saber qué ni para qué".  

Suficiente para que el PSOE defienda que el PP terminará aviniéndose a una reforma constitucional que los socialistas llevan defendiendo desde 2013 y por la que seguirán apostando. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba