El 'caso Lezo' y el PP

El PP se aferra a las palabras de Rajoy para salir del shock: "Siempre que llueve, escampa"

El PP se debate entre el voluntarismo y el desánimo. El ejemplo de normalidad dictado por Rajoy empieza a hacer mella en su formación, que se aferra a una máxima que repite su líder en privado: "Siempre que llueve, escampa".

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy EFE

El Partido Popular intenta sobreponerse a su 'semana del shock'. En la dirección no hay unanimidad sobre cómo va a afectar en el futuro inmediato el terremoto de la 'Operación Lezo'. Los pesimistas consideran que se ha producido un enorme daño a la marca y que costará mucho tiempo superar. Los menos catastrofistas se aferran a la actitud de normalidad impuesta personalmente por Rajoy y recuerdan una de sus frases favoritas: "Siempre que llueve, escampa".

Nadie cree que el estallido del 'caso Lezo', y sus derivadas en la organización del partido en Madrid, vaya a tener abruptas consecuencias electorales, entre otras cosas, porque faltan aún dos años para la celebración de los próximos comicios. "Para entonces se habrá diluido ya el efecto pernicioso de este asunto", señalan. "Además, fue Cristina Cifuentes quien llevó el asunto ala Fiscalía, lo que evidencia nuestra voluntad de luchar contra todo tipo de comportamientos ilegales", apostillam. Otra cuestión es cómo influirá en la situación actual, en especial, en la negociación de los presupuestos, pendientes aún de dos hilos: el voto del PNV y de los diputados canarios.

"Salvo que emerjan nuevas revelaciones, que nunca se sabe y no hay que ponerse en lo peor, no cabe pensar que esta cuestión, que señala directamente a alguien como Ignacio González, que hace tiempo había abandonado la primera línea de la política, la negociación sobre los apoyos a las cuentas públicas no se va a ver perjudicada", subrayan los optimistas.  

La puerta a nuevas elecciones

Sin presupuestos se abriría, quizás , la puerta de nuevas elecciones, algo que ahora mismo no parece interesar a nadie, salvo quizás a Podemos, ya que el marasmo actual favorece su campaña de 'la trama'. No cabe pensar en las urnas, aclaran en fuentes de Moncloa, conde se confía en que los intereses de los nacionalistas vascos caminan por otros derroteros. "La negociación se hará más dura, pero poco más". De los socialistas no cabe esperar otra actitud que la que ha venido defendiendo en las últimas semanas. Nada de colaborar con el PP para sacar adelante las cuentas públicas y seguir adelante con sus intensas primarias para elegir al secretario general. 

Más grave es la imagen, tanto de España como de su Gobierno, en el exterior, que se había convertido en ejemplar y en referencia para las democracias de la UE. Rajoy es el asunto que peor lleva, que más le afecta. En los últimos meses, superada la sesiónd e investidura y ya de nuevo en la Moncloa, el jefe del Ejecutivo se paseaba por los cónclaves internacionales como un héroe, y era aplaudido y ensalzado por sus homólogos europeos. "Estos escándalos, sin duda, hacen mella en nuestra credibilidad", mencionan estas fuentes. 

El rosario de noticias negativas relacionadas con la corrupción ha sido demasiado intenso y ha ocurrido en un breve lapso de tiempo. La dimisión del presidente de Murcia, la citación de Rajoy para testificar en la 'Gürtel' y, finalmente, todo el entramado en torno a González, han producido enormes cráteres en la imagen de la formación. "Volvemos a la situación de hace cuatro años, cuando estalló el escándalo de Bárcenas, hemos tirado por la borda el esfuerzo conseguido en el terreno económico, una de nuestras banderas, porque la corrupción acaba con todo", reflexiona un alto cargo del partido. 

Desconcierto en las bases

La militancia está desconcertada y numerosos altos cargos de la formación, en especial fuera de Madrid, se manifiestan temerosos ante la posibilidad de que la escandalera no cese. "No sabemos si habrán más cosas, nadie nos ha explicado nada", decía un alto cargo del PP de Castilla y León. Consideran importante, en estos círculos 'populares', que sería positivo que Esperanza Aguirre, a quien muchos valoran, diera un paso al lado y abandonara su puesto en el Ayuntamiento de Madfrid. "Ya sabemos que ni está imputada ni menos aún, procesada, pero buena parte de lo que ahora salpica a nuestras siglas ha ocurrido bajo su mandato o lo han protagonizado sus colaboradores más próximos", apuntan.

En Génova cpiensan que la actual jefe de la bancada del PP en el Consistorio madrileño dejará su cargo más pronto que tarde, "aunque con ella nunca se sabe". Surge la teoría de que si Aguirre se va, sin haber sido señalada por los jueces, alguien podría pensar en que Rajoy debería hacer lo mismo. "La responsabilidad 'in vigilando' es casi idéntica", señalan en estas fuentes. Se la presiona, en efecto, pero por vías tangenciales, sin atosigarla frontalmente.

El presidente del Gobierno, de visita esta semana por tierras del Cono Sur iberoamericano, enormemente molesto con la actitud del tribunal que cambio de criterio py le citó a declarar, transmite a los suyos una sensación de tranquilidad pasmosa, sello de la casa. El viernes se le vio gastando bromas con los jóvenes del partido, a quienes les aconsejó que deberían portarse bien porque "la gente del PP nunca se ha portado mal". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba