Política

El PP busca un pacto con Ciudadanos para boicotear los Presupuestos de Sánchez

Los populares quieren sumar a los de Rivera para no tramitar con carácter urgente la iniciativa presentada en el Congreso por los socialistas y Podemos para anular el veto del PP en el Senado

Los portavoces del PP en el Senado y el Congreso, Ignacio Cosidó y Dolors Montserrat, respectivamente.
Los portavoces del PP en el Senado y el Congreso, Ignacio Cosidó y Dolors Montserrat, respectivamente. EFE/Mariscal

El Partido Popular está decidido a frenar la reforma de la Ley de Estabilidad pactada por el Gobierno con Unidos Podemos que busca desbloquear la aprobación de los Presupuestos Generales de 2019. Con el cambio de la norma, el Ejecutivo de Pedro Sánchez pretende eliminar la capacidad de veto de la que gozan actualmente los populares en el Senado a la hora de aprobar la senda de déficit y el techo de gasto. 

Fuentes populares aseguran haber iniciado ya conversaciones con Ciudadanos para solicitar un informe a los Letrados del Congreso que permita saber si la proposición de Ley presentada la semana pasada por los socialistas para reformar la Ley puede tramitarse -o no- por el procedimiento de urgencia y lectura única que piden los firmantes de la iniciativa (PSOE, Unidos Podemos, ERC y Compromís). 

Los de Pablo Casado suman junto a los de Albert Rivera mayoría en la Mesa del Congreso -el órgano de gobierno de la Cámara-. Por lo que la decisión de la tramitación urgente recae directamente en ellos. Desde la dirección de Ciudadanos, en cambio, niegan que haya habido contactos, informa Jorge Sáinz. El partido naranja tiene una posición complicada, pues no comparte que el Senado tenga la última palabra, pero se encuentra ante la tesitura de permitir una maniobra de Sánchez pactada con Pablo Iglesias y apoyada por los independentistas catalanes.

No es la primera vez que PP y Cs bloquean una iniciativa con su mayoría en la Mesa. Durante la etapa de Mariano Rajoy, hicieron encallar mediante la ampliación sistemática del período de enmiendas una proposición de ley de Unidos Podemos para reformar precisamente la misma la Ley de Estabilidad, con el objetivo de eliminar la regla de gasto de los ayuntamientos.

Un mes

El procedimiento de urgencia que piden los socialistas acorta los plazos a un mes y evita que la Proposición de Ley pase por Comisión y por el Senado. Si finalmente el PP consiguiera sumar a Cs y la Mesa optase por la tramitación ordinaria, la iniciativa podría quedar varada entre el Congreso y la Cámara Alta durante varios meses. Lo que, a su vez, provocaría que la tramitación de las cuentas públicas de 2019 se retrase hasta finales de año o incluso a principios del siguiente.

Un extremo con el que, por otra parte, ya cuentan en Moncloa. Fuentes del Ejecutivo avanzaron este martes que, a la espera de ver cómo se desarrolla el cambio de la Ley, barajan presentar el proyecto de Presupuestos en noviembre y tenerlo aprobado en febrero, a las puertas de la campaña electoral para las municipales y autonómicas de mayo. Incluso aunque la nueva senda de estabilidad no esté aprobada.

El Ejecutivo baraja presentar el proyecto de Presupuestos en noviembre y tenerlo aprobado en febrero

Si finalmente el cambio de la Ley de Estabilidad se alarga, al Ejecutivo socialista no le quedará otra que elaborar las nuevas cuentas públicas en base a los objetivos pactados por Rajoy con Bruselas. Aunque podría maniobrar para redefinir las prioridades y repartir los recursos de otra manera. El Gobierno de Sánchez consiguió arrancar a Bruselas tras llegar a La Moncloa un aumento de cinco décimas en el objetivo de déficit, pasando del 1,3% pactado por Rajoy hasta el 1,8%. Eso supone un balón de oxígeno de unos 6.000 millones a repartir entre la Administración General del Estado, la Seguridad Social y las Comunidades Autónomas.

La legitimidad del Senado

Y a esto último se agarran en el PP para defender que "el Senado tiene la misma legitimidad democrática que el Congreso" a la hora de decidir sobre la aprobación del techo de gasto y la senda de déficit. Los populares han decidido impulsar en el Senado una declaración institucional para el primer Pleno de septiembre en la que reivindicarán la legitimidad de la Cámara Alta. Una legitimidad que, en su opinión, ha sido puesta en cuestión con la propuesta para reformar la Ley de Estabilidad.

El portavoz del PP, Ignacio Cosidó, calificaba este martes el pacto de Sánchez e Iglesias como "un golpe a nuestra democracia representativa más propio de regímenes totalitarios". Para que dicha iniciativa llegue a leerse en el Pleno requiere de unanimidad por parte de los grupos parlamentarios. Pero si alguno decide no apoyarla, fuentes populares aseguran que la presentarán como moción para que sea debatida.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba