POLÍTICA

La oposición veta los movimientos del PP para promocionar a Fernández Díaz en el Congreso

La Comisión de Exteriores aplaza la elección de su presidente después de que toda la oposición mostrara su rechazo a la candidatura del exministro del Interior. Los populares han tratado de colocarlo en la Comisión para las relaciones con el Tribunal de Cuentas, maniobra que también ha fracasado.

El exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, tendrá muy difícil presidir una Comisión del Congreso. Por no decir imposible. El Grupo Popular ha decidido promover un aplazamiento de la votación sobre su nombramiento en la de Asuntos Exteriores -prevista para este martes- tras el aluvión de críticas desatada por la decisión de postularle. Toda la oposición lo rechazaba, aunque PSOE y Ciudadanos habían mantenido hasta el martes su voluntad de votar en blanco y no apoyar un candidato alternativo. Cosa que sí iban a hacer Unidos Podemos y los soberanistas. Para evitar una disputa, la imagen de soledad en la promoción de Fernández Díaz y el riesgo de perder la presidencia, los populares han optado por el aplazamiento. Todos los grupos lo han aceptado, aportando cada uno sus matices retóricos. La mesa y portavoces de la Comisión volverán a reunirse en unos días para fijar nueva sesión.

El PP ha asegurado que no retira la candidatura del exministro, sino que esperará a que se recupere el compromiso con el pacto institucional que se firmó al inicio de la legislatura. Dicho acuerdo estableció un reparto ponderado de las presidencias de comisión, en virtud del cual cada partido era libre de designar a quien quisiera para los órganos que le tocara dirigir. Los populares consideran que Fernández Díaz está plenamente capacitado y habilitado para estar al frente de la Comisión de Exteriores, mientras el resto de grupos opina lo contrario. El extitular de Interior fue reprobado por la Cámara baja hace un mes y tiene pendiente una comisión de investigación sobre su gestión.

Los populares creen que vetar a Fernández es sucumbir "a las presiones antipolíticas y populistas"

"Los pactos son para cumplirlos", ha defendido el portavoz del Grupo Popular en la Comisión, José Ramón García Hernández. En su opinión, lo que está en juego es "sucumbir a las presiones antipolíticas y populistas", algo que haría "un flaco favor" a la democracia. García Hernández ha criticado que los socialistas se hayan planteado respaldar a Podemos en su intento de vulnerarlo con una candidatura distinta. Descartar a Jorge Fernández de modo "arbitrario", ha concluido, "nos acerca a regímenes pseudodemocráticos".

"En ningún caso el Partido Socialista apoyará la candidatura del señor Fernandez Díaz", ha advertido Ignacio Sánchez Amor, portavoz del PSOE en el órgano. Su partido cree que "por una cuestión de idoneidad" no procede tal nombramiento. El exministro "tiene un contencioso con este Parlamento, puesto que va a ser investigado y ha sido reprobado" y no es el más indicado, en su opinión, para estar al frente de Exteriores.

Presión del PSOE

Fuentes del Grupo Socialista han indicado que la presión al PP para que retirara a Fernández se había "redoblado" entre ayer y hoy. Incluso estaban dispuestos a proponer otro candidato para la presidencia y dirigirla hasta que los populares plantearan un nombre distinto al del exministro. Sería esta última amenaza la que habría llevado a la formación de Mariano Rajoy a pedir el aplazamiento de una votación que ha provocado la reaparición de Pedro Sánchez. A través de un tuit, el exlíder del PSOE ha señalado que "al PP hay que exigirle la dimisión" del diputado por Barcelona.

Isabel Rodríguez, portavoz adjunta de los socialistas en el Congreso, ha confirmado poco después que su formación había advertido al PP de que lideraría una alternativa si continuaban apostando por Fernández. Preguntada por el bandazo -Antonio Hernando había garantizado la víspera que no harían tal cosa-, Rodríguez ha dicho que el PSOE no ha sucumbido a la presión de Podemos, sino que ha trabajado fuera del foco para forzar la retirada del exministro. "Algunos prefieren hacer estas cosas de manera pública", ha lamentado. 

Más duro ha sido el representante de Unidos Podemos, Pablo Bustinduy. Su formación llegará "hasta el final" para evitar el nombramiento de Fernández Díaz. Si el PP mantiene su candidatura, esperará al "informe de idoneidad" sobre la misma que ya ha solicitado a la comisión para la calidad democrática. Y si aun así no consigue apartarlo, propondrá un aspirante distinto: el propio Bustinduy.

La formación morada llegará "hasta el final" para cerrar el paso al exministro

De este modo, "todos tendrán que retratarse", ha manifestado el portavoz al término de la Comisión: "Estamos demostrando que hacer oposición funciona". El portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón, criticó el martes duramente al PSOE por negarse a participar de la operación para cortar el paso al exministro. El grupo morado ofreció su apoyo sin condiciones a un aspirante socialista, pero Antonio Hernando lo rechazó.

Igual de críticos con la promoción de Fernández son los portavoces del Grupo Mixto, Jordi Xuclà (PDECAT), y la de ERC, Ana Surra. Esta última ha tenido un choque dialéctico con el representante del PP, que ha tildado de "rufianismo" la actitud de la oposición, algo que para Surra es "terrorismo verbal". Eduardo Madina, que ha dirigido la sesión en su calidad de vicepresidente -el que hasta ahora era presidente, Jesús Posada, dejó el cargo para pasar a dirigir la Comisión Constitucional- ha pedido "mejores paralelismos metafóricos". Fernando Maura, representante de Ciudadanos, ha lamentado el cisma vivido en el órgano y ha reclamado que "se aclare cuanto antes esta circunstancia" para retomar "los ingentes trabajos" que acumula la Comisión de Exteriores y que están paralizados por el conflicto en torno a la candidatura de Fernández Díaz.

El protagonista de la polémica, que no ha acudido a la Comisión de Exteriores, ha asegurado que asumirá lo que decida el Grupo Popular. Fernández no pondrá "problemas" si su candidatura finalmente se retira porque no se trata de una cuestión "personal". Fuentes parlamentarias han informado de maniobras del PP para intentar colocar al exministro en otra comisión, la de las relaciones con el Tribunal de Cuentas, que ha aplazado su sesión constitutiva, también prevista para hoy.

La oposición mantiene el mismo veto porque cree que no se debe promocionar en ningún órgano a un exministro cuya gestión está en tela de juicio. Podemos ha criticado que el PP esté tratando de ubicar a Fernández Díaz a toda costa -como si fuera "un jarrón chino"-, el PSOE ha advertido que ese candidato no presidirá "ninguna" comisión y también Ciudadanos ha emplazado a los populares a "intentar presentar propuestas que solucionen el tema y que eviten que se rompa el consenso". Rafael Hernando, portavoz de los de Rajoy en el Congreso, ha anunciado que su grupo abrirá "un periodo de reflexión" para buscar una salida al conflicto.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba