Política

PP y Ciudadanos impedirán que la prisión permanente sea derogada esta legislatura

Harán uso de todos los mecanismos parlamentarios a su alcance para que el texto del PNV no acabe en el BOE. El PSOE aboga ahora por echar el freno en el Congreso y esperar a lo que dicte el TC

Rajoy saludando a Juan Carlos Quer, Juan José Cortés,  Blanca Estrella y María del Mar Bermúdez.
Rajoy saludando a Juan Carlos Quer, Juan José Cortés, Blanca Estrella y María del Mar Bermúdez. Fernando Calvo

La derogación de la prisión permanente revisable apoyada por PSOE, Podemos, PNV y los partidos independentistas se encontrarán con una férrea oposición de PP y Ciudadanos en el trámite parlamentario que acaba de comenzar. Según fuentes de ambas formaciones, populares y naranjas harán uso de todos los mecanismos a su alcance para que la proposición de ley del PNV, en la que plantea la supresión de la prisión permanente revisable con independencia de lo que falle el Tribunal Constitucional, no acabe en el BOE en la presente legislatura. El PSOE recurrió esta medida tras su entrada de vigor en 2015. No obstante, tras el desgaste sufrido este miércoles, los socialistas abogan ahora, según fuentes internas, por echar el freno en el ámbito legislativo y esperar a lo que dicte el TC.

Esta voluntad de PP y Cs fue trasladada a los familiares de las víctimas en su visita al Congreso en el día de ayer. El compromiso es firme. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se reunió con Juan José Cortés, Juan Carlos Quer, Antonio del Castillo, los padres de Sandra Palo (María del Mar Bermúdez y Francisco Palo), Jessica Sánchez, en representación de la familia de Yéremi Vargas, y la presidenta de la Asociación Clara Campoamor, Blanca Estrella. Según fuentes conocedoras del contenido del encuentro, el jefe del Ejecutivo les aseguró que el PP hará todo lo posible para que no haya derogación en este mandato y les insistió en que intentará convencer "con diálogo y argumentos" a los otros grupos de que la prisión permanente revisable es necesaria.

Al término de la votación, los familiares fueron saludados también por el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que tras la votación subió desde el escaño a la antesala de la tribuna para hablar con ellos y mostrarles su apoyo y el de su grupo parlamentario. El partido centrista, que llegó a suscribir con Pedro Sánchez la derogación de la prisión permanente revisable en el fallido pacto de investidura, no puso objeción ayer a mantener los ocho supuestos de la reforma del Código Penal que hizo el Gobierno de Rajoy.

En la actualidad, dicha pena máxima se contempla para los casos de asesinato de menor de 16 años o persona especialmente vulnerable; asesinato subsiguiente a un delito contra la libertad sexual; asesinato cometido por miembro de organización criminal; asesinato múltiple; asesinato terrorista; homicidio del jefe del Estado o heredero; homicidio de jefes de Estado extranjeros; y genocidio o crímenes de lesa humanidad.

El partido de Rivera propuso además dificultar el acceso al tercer grado penitenciario de los presos condenados con prisión permanente o por delitos de especial gravedad. De modo que no puedan beneficiarse de este régimen de semilibertad cuando cumplan 15 años en prisión.

"Campo de juego claro"

"Nos parece que en una materia tan sensible un pronunciamiento del Tribunal Constitucional facilitará las cosas, dibujará un campo de juego claro y unos límites indubitados dentro de los cuales nos podremos mover a la hora de legislar", señaló el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, durante el debate de este miércoles. 

PP y Ciudadanos defendieron ayer sendas enmiendas a la totalidad al texto del PNV, pero fueron rechazadas por el Pleno de la Cámara. Sus llamamientos a los diputados del PSOE para que se abstuvieran hasta conocer la sentencia del TC no prosperaron. La proposición pasó el primer filtro y fue elevada a la Comisión de Justicia, donde se abrirá ahora la fase de enmiendas parciales. 

De momento, antes de que los grupos empiecen a formular sus enmiendas, ha habido consenso entre PP, PSOE y Ciudadanos para que los trabajos en Comisión comiencen con la citación de diferentes juristas y expertos en la materia para que ofrezcan sus puntos de vista y recomendaciones. 

El PP utilizará su mayoría absoluta en el Senado para introducir cambios tanto en Comisión como en el Pleno

Con todo, el PNV, impulsor de la iniciativa, expresó sus dudas sobre los progresos que pueda haber en esta tramitación parlamentaria. El diputado peneuvista Mikel Legarda vaticinó que PP y Ciudadanos, con mayoría en la Mesa del Congreso, "volverán a bloquear su tramitación" para que el texto quede otra vez "embalsado" a través de "la prórroga ad eternum en los plazos de enmienda". El debate de este miércoles se produjo a raíz de que Ciudadanos dejara de pedir prórrogas sobre la formulación de enmiendas a la totalidad el pasado 27 de febrero. El partido naranja niega cualquier cálculo político, sobre todo porque la prisión permanente revisable está en vigor desde 2015, y atribuye tal descuelgue a que ya habían concluido todo su trabajo interno para la confección de su enmienda.

La Mesa del Congreso tiene potestad para prorrogar semanalmente el plazo de enmiendas si así lo solicitan dos grupos parlamentarios. Se da la circunstancia de que legalmente no hay ningún tope al respecto. En caso de superar esta fase, luego el texto iría al Senado, donde el PP utilizará su mayoría absoluta para introducir cambios allí tanto en Comisión como en el Pleno, volviendo luego la iniciativa otra vez al Congreso para su aprobación definitiva. En el seno de los populares hay la consigna de impedir ello a toda costa. La tramitación en la Cortes de una proposición de ley se prolonga seis meses como mínimo, pero en este caso el proceso se alargará por un tiempo imprevisible.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba