Política

El PP ya prepara el relevo de Cifuentes: encarga a Maíllo las negociaciones con Ciudadanos

El coordinador general, Maillo, y el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, asumen una negociación complicada 

Mariano Rajoy y Fernando Martínez Maíllo
Mariano Rajoy y Fernando Martínez Maíllo efe

El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo, ha asumido las negociaciones con Ciudadanos en la crisis madrileña para "reconducir la situación" y que los de Albert Rivera se avengan a retirar la petición de dimisión de Cristina Cifuentes por el asunto del máster supuestamente falsificado.

Esa es la versión oficial, pero lo cierto es que el movimiento ordenado por Mariano Rajoy esconde otro de mayor calado, según distintas fuentes del PP: el relevo de la presidenta madrileña ha comenzado "sin prisa pero sin pausa". Los populares no esperaban este lunes el órdago que les ha echado la formación naranja poniendo encima de la mesa la dimisión de la baronesa autonómica a quien, sin llegar a hacerlo entusiásticamente, sí que los cientos de asistentes y barones aplaudieron en distintas ocasiones el pasado fin de semana.

Todos salieron de la Convención Nacional este fin de semana en Sevilla convencidos de que Rivera aceptaría la táctica de ganar tiempo frente a la moción de censura de Ángel Gabilondo, porque creían que tampoco le conviene aparecer de la mano de PSOE y Podemos, pero se han encontrado con que les ha acelerado los tiempos. Como ocurrió con la dimisión del expresidente regional de Murcia Pedro Antonio Sánchez el año pasado, Rivera amaga con dejar tirada ya a Cifuentes... y aunque en la sede de Génova no se crean que vaya a echarse en brazos de Podemos, han preferido no jugar con fuego.

Saben que Ciudadanos huye como de la peste de verse en medio de una pinza el PP, por un lado, y socialistas y morados por otro, y ha pedido la dimisión de Cifuentes para emplazar oficiosamente a Mariano Rajoy a negociar ya la investidura de un candidato alternativo que, a esta hora, estaría entre el Consejero de Presidencia, Ángel Garrido, y el de Medio Ambiente, Pedro Rollán. Ambos son diputados, condición indispensable para presidir la comunidad.

El número tres del PP recordó que son "un partido de gobierno"; claro aviso a Cifuentes, según fuentes populares, de que Rajoy ha ordenado un acuerdo aunque suponga la renuncia de la presidenta madrileña

Y lo que no quiere el PP es perder Madrid a un año de las elecciones autonómicas y municipales, señalan todas las fuentes consultadas, y de ahí que a Maillo -quien ha recordado que el PP "es un partido de gobierno"- le haya encargado Rajoy buscar una salida al embrolló político de la Asamblea madrileña con el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas.

Después de cargar contra Rivera por la decisión intempestiva de exigir la dimisión de una presidenta madrileña en la que el PP dice todavía "confiar", el número tres de los populares bajó el diapasón con sus socios recordándoles que el PP ofrece "estabilidad frente al extremismo" de Podemos, que es quien llevaría la batuta en un gobierno presidido por Gabilondo; "con Iglesias no van a ninguna parte", remachó Maillo.

Otra de las razones para que desde la sede de Génova se haya encargado al coordinador general la negociación es que las relaciones entre PP y Ciudadanos de Madrid están "muy rotas", a raíz de lo ocurrido en las últimas dos semanas -Ignacio Aguado reprocha a la presidenta madrileña que no le haya llamado-, pero no solo. Aguado y Cifuentes no se soportan y eso está condicionando sobremanera la evolución de los acontecimientos.

La ridiculización de Rivera que hizo Rajoy este domingo en la clausura de la convención del PP en Sevilla tampoco "ha ayudado" a serenar los ánimos, reconocen fuentes de Ciudadanos

El problema para el PP es que para mantener el Gobierno de Madrid depende de su mayor adversario electoral que ya es Ciudadanos, no el PSOE. Y las palabras del presidente del Gobierno durante su discurso de clausura del cónclave de Sevilla, ridiculizando la falta de experiencia de gobierno de Rivera, "han podido influir en la decisión", insiste alguno de los consultados.

De ahí que en la Dirección nacional estén convencidos de que, ahora mismo, el problema no es solo que Ciudadanos se niegue a admitir las comparecencias que pide el PP en la comisión de investigación de profesores y periodistas implicados en las informaciones sobre el presunto master falso de Cristina Cifuentes para no alargar la agonía de la presidenta madrileña.

El problema para el PP es que Rivera se ha dado cuenta que una actitud poco contundente ante una irregularidad puede empezar a pasarle factura en las encuestas cuando Ciudadanos vive un momento demoscópico dulce que ya le sitúa primera fuerza, por encima del partido del Gobierno.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba