Presupuestos

La alarma del PNV por la marea pensionista convenció a Rajoy: "Hay que desactivarla"

El presidente ordenó a Hacienda hace diez días trabajar en la propuesta para el pacto presupuestario con Ortuzar que incluyera la revalorización de las jubilaciones con el IPC  

Andoni Ortúzar y el lehendakari, Íñigo Urkullu, en el 122 aniversario del PNV
Andoni Ortúzar y el lehendakari, Íñigo Urkullu, en el 122 aniversario del PNV Javier Zorrilla

La "preocupación" del PNV con la movilización de los pensionistas vascos -particularmente en Bilbao- durante los últimos meses es lo que ha dado el empujón final al acuerdo presupuestario alcanzado el martes por la noche en La Moncloa entre Mariano Rajoy y el presidente de ese partido, Andoni Ortuzar, según han revelado a Vozpópuli fuentes conocedoras de la negociación. Una cita en la que ambos quedaron en que "hay que desactivar" la protesta.

Aunque el PP es el objeto de la ira en tanto que Gobierno de la Nación, para el partido gobernante en el País Vasco tener en la calle a los jubilados -mucho votante suyo- también se estaba convirtiendo en un fuerte dolor de cabeza. Esa plaza del Ayuntamiento de Bilbao, a 500 metros de Sabin Etxea (sede del PNV), que semana tras semana -el lunes pasado otra vez- se llenaba con 3.000 pensionistas era demasiado para un partido y un lehendakari, Íñigo Urkullu, que hacen de la paz social santo y seña. 

Las fuentes informantes no saben fechar el momento en que Ortuzar o Urkullu, o los dos, transmitieron a Rajoy sus condiciones, pero sí que "hace unos diez días" La Moncloa ordenó discretamente al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, empezar a trabajar en una propuesta de subida "de todas las pensiones" sin discusión; era la condición previa que ponía el PNV para apoyar el Proyecto de Ley de Presupuestos generales del Estado 2018.

No se trataba de gestionar la Caja de la Seguridad Social sino de llenarla más, habida cuenta de queel sistema presenta en el País Vasco un déficit anual superior a los 3.000 millones debido al envejecimiento de una población que, además, por los sueldos y el nivel de vida de esa comunidad autónoma -el más alto junto con Navarra- cobra unas prestaciones muy superiores a las de otras zonas de España.

El PNV seguirá exigiendo la gestión de la Seguridad Social, como reivindicación eterna de un Estatuto de Autonomía de Guernica (1979) no desarrollado en su totalidad, pero dentro del paquete general de inversiones y otros aspectos en el trámite de enmiendas parciales a los presupuestos, no como condición sine qua non para empezar a negociar. 

El Gobierno cree que el acuerdo sobre las pensiones con el PNV "desactiva" a Ciudadanos y desarma el discurso de la oposición de PSOE, Podemos y la izquierda contra los presupuestos por "antisociales"

La resultante del acuerdo alcanzado el martes por Rajoy y Ortuzar: 1,6% de aumento este año e IPC en 2019, más el aplazamiento de la entrada en vigor del factor de sostenibilidad hasta 2023 favorece a ambos. Atrás quedaban afirmaciones del propio presidente y, por supuesto de su ministro favorito, de que elevar las jubilaciones por encima del 0,25% de ese factor de sostenibilidad era "inasumible" para las arcas del Estado porque suponía desembolsar 2.000 millones más al año. 

Ahora ya es asumible la principal reivindicación de los pensionistas, la revalorización anual en función del IPC; y aunque no se anule el factor de sostenibilidad -se difiere cinco años-, el acuerdo da oxígeno a PP y PNV, "desactiva" a Ciudadanos, que no se puede oponer, y desarma argumentalmente a los partidos que defienden enmiendas de totalidad a estos presupuestos por "antisociales".

Para el PNV se convirtió, siempre según estas fuentes, en "prioridad" ese tema previo de las pensiones, y por eso, como adelantó el jueves pasado este periódico, los otros aspectos del acuerdo económico no los va a negociar con Montoro hasta que las cuentas superen este jueves el debate de totalidad en el Congreso.

El PNV se reserva para incluir en el debate de enmiendas parciales sus reivindicaciones de inversión en el AVE, anulación del 'peaje' eléctrico de 100 millones más que pagan las empresas vascas, y otras medidas

A partir de la semana próxima el Gobierno Vasco, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, la Moncloa y Montoro empezarán a negociar inversiones en el AVE, la famosa "Y" vasca que va a enlazar las tres capitales entre sí y a estas con Madrid, o la eliminación del famoso peaje eléctrico de cien millones más que paga la industria vasca en el recibo de la luz. 

Hay un acuerdo del PP y el PNV para acabar con esa situación de agravio, pero también un expediente de la UE -a instancias del Sindic de Greuges (Defensor del Pueblo) catalán- para frenarlo porque unas 3.000 empresas vascas se verán perjudicadas en su competitividad.

Y es de prever que otro aspecto a negociar sea la liquidación de 200 millones de IVA de la empresa automovilista Mercedes por su actividad en la planta de Álava. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba