Desafío secesionista

PDeCat y ERC se alían contra Puigdemont: "No a una investidura in extremis"

Puigdemont no descarta volver a las urnas. La familia secesionista se agita. PDeCat y ERC se alían para impedirlo. Reclaman una solución rápida al bloqueo

Joan Tardà y Carles Campuzano
Joan Tardà y Carles Campuzano EFE

El bloque secesionista se agita ante la posibilidad de nuevas elecciones. Carles Puigdemont maneja esta posibilidad. PDeCat y ERC se han aliado para atajar esta opción. "No me lo quiero ni imaginar", ha dicho Marta Pascal, la coordinadora de los neoconvergentes. El tiempo avanza y el plazo se agota. El 22 de mayo es el límite para formar Govern. Desde ERC se le sugiere a Puigdemont que "no podemos arriesgarnos al último minuto, hay que formar Gobierno cuanto antes". 

Rechazan una sesión de investidura en el último minuto. Ya se vivió el precedente de Artur Mas, cuando la CUP forzó una votacón en domingo para designar a Carles Puigdemont. "Aquello fue un desastre, no volverá a ocurrir. La CUP ya no pinta nada", señalan en fuentes republicanas. Y añaden: "No nos podemos acostumbrar a que el candidato sea designado por un señor. Hay que hacer primarias, permitir que la gente vote, que las bases den su opinión", añade. 

El expresidente fugado, ahora en Berlín a la espera del dictamen de los tribunales sobre la euroorden, no desvela sus planes. No tiene prisa. "Nos hemos ganado el derecho a controlar los tiempos", dijo Eduard Pujol, su portavoz. De momento urge a sus fieles de JXCat a que agilicen la reforma de la ley de presidencia en el Parlament. El objetivo es intentar su propia investidura. Un paso que se verá frustrado por el TC y el Supremo, que ya advirtieron de la imposibilidad de una investidura telemática. 

"Que sea el presidente quien explique a quien quiere poner de candidato", señaló Marta Pascal, en un intento de disuadir a Puigdemont de que intente su designación. Nadie quiere perder tiempo, salvo el grupo del expresidente, que incluso ya elabora listas electorales. Elsa Artadi, de nuevo su mano derecha, ha señalado este miércoles que "no hay que descartar una nueva cita con las urnas". Los gritos de rechazo se escucharon en los cuarteles generales del PDeCat y de los republicanos. A ninguno de los dos les convienen elecciones. 

El Parlament se acelera

El calendario se perfila muy apretado. Roger Torrent intentará quizás que el pleno del Parlament apruebe la reforma de la ley de presidencia para abrir la puerta a la candidatura de Puigdemont. Una vez frustrado este empeño, se buscaría otro candidato. Es ahí donde los neoconvergentes le reclaman a Puigdemont que no juegue a las adivinanzas y que se ponga cuanto antes un nombre sobre la mesa. Sea el que sea. ERC va más lejos al recordar que el prófugo en Berlín ya se descartó el 1 de marzo. 

Moncloa intenta facilitar que la investidura se consume. Rajoy pretende sacudirse de encima el 155 cuanto antes. No ha recurrido ante el TC el voto delegado de Comin y Puigdemont. Los secesionistas ya tienen mayoría para sacar adelante una investidura sin traumas. Sólo falta que el líder máximo del procés comunique sus intenciones. "Quiere intentar la investidura para que los tribunales se lo impidan y alimentar más aún su imagen de víctima del Estado", comenta un dirigente secesionista. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba