Política

Ortega Smith, el 'brazo de hierro' de Abascal que quiso conquistar Gibraltar a nado

El 'número dos' de Vox se ha encargado de pilotar la negociación para la formación del gobierno en Andalucía y será el rostro político en el juicio del procés en el Supremo

El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, en un acto del partido en Soria.
El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, en un acto del partido en Soria. EFE/Wifredo Garcia

"Es un político de los que lo son las veinticuatro horas al día. Concibe el mundo de una forma y tiene que conseguir que sea así". Es como lo define alguien que conoce bien la faceta personal del número dos de Vox, Javier Ortega-Smith (Madrid, 1968). "Muy ordenado, metódico y, sobre todo, leal. Tiene una disciplina casi militar", apunta la mencionada fuente. Y esa lealtad la profesa, sobre todo, hacia el líder de su partido, Santiago Abascal. "Antes se cortará una mano que hablar mal de él o traicionarle". 

El 'número dos' de Vox fue candidato a la Alcaldía de Madrid en las elecciones de 2015. Afincado en el madrileño barrio de Chamberí, donde de su balcón cuelga una enseña nacional, se formó durante su juventud como voluntario en la Compañía de Operaciones Especiales del Ejército, antes conocida como los boinas verdes.

De madre argentina, ha capitaneado en las últimas semanas la negociación con el PP para la formación del gobierno en Andalucía. "Es muy fiel a sus amigos, pero lo primero para él es la vocación política y el servicio a España", destacan los que le conocen. Y "disfruta" haciendo con sus amigos el brindis de Diego Hernando de Acuña, capitán de los Tercios de Flandes, donde se habla de patriotismo y del castigo al 'traidor' de España. 

Las habilidades adquiridas durante su etapa en el Ejército le sirvieron para una de sus principales acciones de activismo político: el asalto a Gibraltar a nado para colocar una gran bandera de España encima del peñón. Y tuvo que hacerlo a nado porque ya había participado antes en otra 'operación' para retirar uno de los bloques de hormigón que las autoridades británicas arrojaron en 2013 al agua para que los pesqueros españoles no puedan faenar en la Bahía de Algeciras. Las autoridades lo ficharon, así que, a diferencia de sus compañeros, optó por el agua. 

Aficionado a la montaña, le gusta veranear en Galicia y tuvo que dejar el kárate por desgaste en sus rodillas. "Cuando no está en una rueda de prensa, está en la sede o en su casa estudiando cosas para el partido. En ese sentido, la entrega es total desde que en Vox no entraba ni un euro. Disfruta muchísimo las comparecencias y los mítines público; se los prepara a conciencia", remata la fuente citada al comienzo.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Javier Ortega Smith-Molina (@javierortegasmith) el 18 de Nov de 2018 a las 1:10 PST

En el juicio del procés

Al margen de su reciente papel en Andalucía, donde fuentes populares de la negociación le recuerdan como un duro interlocutor (mucho más que Abascal), el 'número dos' de Vox comenzó a ganar en proyección pública durante su participación en el juicio contra los dirigentes independentistas catalanes que se sigue en el Tribunal Supremo. 

Antes de eso no era muy prodigado en el 'mundillo' judicial, aunque es abogado desde hace veinte años. Sin embargo, no se había dedicado específicamente al ámbito penal. Fue responsable jurídico en la Fundación para la Defensa de la Nación Española, Denaes, pero "se ha hecho mayor a la sombra del juicio del proceso independentista", comentan fuentes cercanas al Tribunal. 

Se lograron ganar una credibilidad dentro de la comunidad periodística que cubría la instrucción en el Supremo"

"Los periodistas nos dimos cuenta de que las cosas que contaban a la salida eran verdad cuando teníamos acceso a los audios. Se lograron ganar una credibilidad dentro de la comunidad periodística que cubría la instrucción en el Supremo", apunta uno de los informadores que siguió a pie de calle la fase de instrucción del juicio del procés

Dentro del Supremo, los miembros de Vox eran "duros en los interrogatorios y bastante trabajadores, con un control minucioso de todas las personas investigadas", explican fuentes del tribunal. Aunque "la estrategia que han tenido a partir de la campaña andaluza no tiene nada que ver con la que tuvieron en la investigación en el Supremo. Atendían a todos los medios de comunicación por igual tras los interrogatorios", remata el periodista. La formación de Abascal, con Ortega-Smith a la cabeza, lograba marcar la agenda tras cada sesión. 

Además de su perfil militar, Ortega-Smith se ha volcado especialmente durante estos últimos meses en conseguir el favor de guardias civiles y policías nacionales, apoyando la equiparación salarial que reclama la asociación Jusapol. De hecho, realizó ante cientos de agentes uno de los discursos más encendidos de la manifestación de Barcelona el pasado 29 de septiembre.

A partir de ahora, su papel no se limitará a explicar a las puertas del Supremo qué ha ocurrido dentro. Como parte de la acusación popular, tendrán la oportunidad de participar en la vista oral televisada y habrá cara a cara con los separatistas investigados. "Creo que van a jugar el mismo perfil que hasta ahora. Duro y expeditivo, pero no 'friki'. Su sintonía con la Fiscalía ha sido siempre total", añaden. En este sentido, no se recuerdan ocasiones en las que el juez Pablo Llarena les haya tenido que abroncar por su forma de actuar. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba