Política

Abascal, cuestionado por cargar contra el "totalitarismo" de Sánchez y respaldar a Orban

El presidente de Vox defiende las medidas del primer ministro húngaro, que declaró el estado de emergencia el 11 de marzo con apenas 12 casos de Covid-19

Santiago Abascal y Viktor Orbán, en Roma, en una imagen de la cuenta de Twitter del líder de Vox.
Santiago Abascal y Viktor Orbán, en Roma, en una imagen de la cuenta de Twitter del líder de Vox. VP

Santiago Abascal ha pedido por activa y por pasiva la dimisión de Pedro Sánchez y de Pablo Iglesias. Considera que la gestión del Ejecutivo de la crisis provocada por el coronavirus es "nociva" para los españoles. Este sábado se negó a responder la llamada de teléfono del presidente del Gobierno. Remitió un escrito a Moncloa con 10 motivos para justificar la negativa.

Entre sus referentes políticos internacionales para frenar el avance del coronavirus Covid-19 en los países que gobiernan, el líder de Vox ha destacado al mandatario Viktor Orban.

Su posición sobre Hungría le ha llevado a ser cuestionado. Sobre todo porque Vox rechaza la deriva "totalitaria" del Ejecutivo en España y acusa a Sánchez de silenciar el Congreso para evitar el control de la oposición.

En el país magiar, el Parlamento ha aprobado una ley para prolongar el estado de alarma y gobernar por decreto de manera indefinida ha despertado las críticas de decenas de gobiernos europeos. Abascal rechaza esos ataques por parte de lo que él enmarca en la "progresía europea".

Los ataques de la "progresía europea"

Es precisamente la oposición húngara la que acusa a Orban aprovechar la pandemia para acaparar más poder y de intentar acabar con la libertad de prensa. El Gobierno húngaro lo niega. El de Sánchez también.

"Mi apoyo al Gobierno húngaro de Orban, al que ataca ahora toda la progresía europea. En esta crisis ha tomado medidas valientes protegiendo a su población. Otros, con la mitad de apoyo popular, han acumulado mucho más poder y nos han traído el caos sanitario, político y económico", lanzó Santiago Abascal desde su cuenta de Twitter.

Las medidas de Orban

Hungría apenas tenía registrados 12 casos de Covid-19 cuando el Gobierno de Orban declaró el estado de emergencia por la pandemia. Fue el pasado 11 de marzo. Ese día, España ya contaba con 2.100 casos positivos, el virus se había extendido por todas las comunidades autónomas y se habían registrado 52 muertes.

Pero no fue hasta el pasado 14 de marzo -con 5.753 contagiados y 136 fallecidos- cuando el Gobierno de Pedro Sánchez aprobó declarar el estado de alarma por un periodo de quince días tras un Consejo de Ministros de alto voltaje a cuenta de las tensiones entre las dos fuerzas que conforman la coalición.

Para ese entonces, los países de centroeuropa -incluido el gobernado por Orban- ya habían ido blindando sus territorios a la vista de lo que estaba sucediendo en Italia y del previsible estallido del brote en España, que no había suspendido el tráfico aéreo ni marítimo con los países donde había focos epidémicos y había permitido y alentado concentraciones masivas de personas los días previos.

La situación de su sistema sanitario es bien distinta a la española. Hay cerca de 730 casos positivos y cerca de 70 víctimas mortales

El Ejecutivo húngaro, al igual que otros, sí impuso controles fronterizos con sus vecinos Austria y Eslovenia, además de prohibir la entrada de viajeros procedentes de Italia, China, Irán y Corea del Sur.

Canceló los actos al aire libre con más de 500 personas y los acontecimientos bajo techo de más de 100. Como algunos de los casos positivos confirmados eran estudiantes universitarios, cerró las universidades. También bares, restaurantes y tiendas.

Al igual que los españoles, los húngaros permanecen confinados. Sin embargo, la situación que atraviesa su sistema sanitario es bien distinta en comparación con la española. Este domingo había 733 casos positivos y 66 víctimas mortales frente a los 130.759 contagios en España y 12.418 personas fallecidas.

Ahora, el Ejecutivo de Sánchez plantea a la Comisión Europea prohibir la entrada de inmigrantes africanos en territorio comunitario. Se trata de una propuesta en fase de análisis y responde, según ha adelantado Vozpópuli, al temor del Ejecutivo a una propagación descontrolada del coronavirus en el África subsahariana que traiga nuevas oleadas de la pandemia a las costas españolas.

La nueva postura del Gobierno español ha sido aplaudida por la derecha populista europea, representada por el primer ministro de Hungría, Viktor Orban.

Polémica en Hungría y la UE

A diferencia del resto de países europeos que sellaron territorios un poco antes una España ya sumida en la crisis, Hungría tiene su particular característica.

El Parlamento aprobó una ley este lunes para extender el estado de alarma de manera indefinida para luchar contra el coronavirus. Salió adelante con mayoría de dos tercios y permitirá al Ejecutivo utilizar poderes extraordinarios y gobernar por decreto sin establecer un límite temporal y sin control parlamentario.

Entre las medidas contempladas por Orban está la de castigar con hasta cinco años de cárcel a quienes publiquen informaciones falsas o distorsionadas que "obstruyan o eviten la protección eficaz de la población".

En España, la oposición ha estallado contra un Congreso de los Diputados paralizado y los medios de comunicación contra unas ruedas de prensa en las que las preguntas de los periodistas son enviadas previamente y seleccionadas por la Secretaría de Estado de Comunicación. Los miembros del Gobierno aprovechan cada intervención para alertar sobre "bulos y mentiras".

Control parlamentario

Vox fue el primer partido en denunciar al Gobierno por "silenciar" al resto de partidos. "El señor Sánchez y el señor Iglesias decían tenerlo todo controlado. El resultado son más de 11.000 muertos, más de 100.000 infectados y prácticamente un millón de nuevos parados en un mes. Eso sí, han tenido tiempo de cerrar el Parlamento y comprar las televisiones", denunció Abascal este viernes.

"Estas son las acciones y las consecuencias de un gobierno presidido por la negligencia criminal y por el totalitarismo. Y que trata de escapar del control parlamentario", ha asegurado a través de un vídeo en el que ha pedido la reapertura de la Cámara Baja.

"Me encuentro ahora mismo en un Congreso vacío, paralizado y silenciado. Mientras los estancos y las televisiones permanecen abiertos el Congreso sigue cerrado a cal y canto ante un Gobierno con poderes excepcionales y usados de forma excepcionalmente negligente", ha reprochado.

Abascal declina hablar con Sánchez

La tensión entre Vox y el Gobierno de Sánchez es tal que Abascal declinó hablar por teléfono con el presidente del Ejecutivo este sábado. En su defecto, ha remitido un texto a Moncloa para explicar la negativa.

Tras trasladar los "mejores deseos y pronta recuperación para los familiares, colaboradores y ministros del presidente Sánchez", Abascal ha reprochado a Sánchez que "ha cambiado unilateralmente las condiciones del estado de alarma -que recibió el apoyo de Vox- para hacerlo al gusto de lo que le pedían separatistas y extrema izquierda".

"En la anterior conversación el señor Sánchez le trasladó información errónea o directamente manipulada. Según Abascal, el Gobierno "sigue empeñado en amenazar la salud, la vida y el bienestar económico" de los españoles y lo hace "tratando de silenciar y demonizar a la oposición, amordazando al Congreso y comprando a los medios de comunicación".

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba