Política

Ministros socialistas piden frenar a Iglesias tras las últimas "filtraciones" de Podemos

En el PSOE quieren que Sánchez imponga su agenda para evitar que el dirigente morado se cuelgue la medalla de la renta mínima vital. Ministros socialistas denuncian “filtraciones interesadas” de la cúpula de Podemos

Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados
Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados EFE

La coalición PSOE-Podemos vive una situación de constante temblor sísmico. Son sacudidas de pequeña intensidad, vinculadas a la proyección mediática de los dos partidos, que Pedro Sánchez intenta resolver con la neutralidad de quien, al fin y al cabo, sabe que tiene más enemigos en su propio partido que en la fuerza aliada. El último episodio de ese conflicto ha sido el anuncio del ingreso mínimo vital: Pablo Iglesias lo lanzó dos veces y Sánchez tuvo que apaciguar las aguas. Los ministros socialistas le presionan para que las medidas estrella del Ejecutivo no se asocien a la labor de Podemos.

En el PSOE no están dispuestos a asumir todas las medidas más impopulares y dejar a los morados el premio de las más rentables. Fuentes socialistas afirman que “varios ministros” se han quejado a Sánchez. Esas fuentes gubernamentales apuntan al jefe de gabinete de Iglesias, Juanma del Olmo, como uno de los inspiradores de la táctica morada y el más activo en “filtrar” de manera "interesada" a la prensa enfoques que “son contrarios a la realidad”.

“Hay tensión y mucha crítica interna” reconocen desde las filas socialistas. “Cada vez que habla Pedro [Sánchez], filtran que los únicos que hacen algo son los de Podemos”, acusan desde las filas socialistas. En el partido morado algunos admiten: “El PSOE no es tonto, no quieren que Podemos se atribuya lo bueno y dejar las malas noticias para ellos”.

De momento nadie habla de dimisiones, al menos oficialmente, pero crea desconcierto la posición de Iván Redondo y la sensación de que Sánchez no siempre frena las maniobras de Podemos. Entre Redondo e Iglesias la relación es estrecha

Garzón y la renta mínima

El malestar en las filas socialistas creció tras las últimas declaraciones de Alberto Garzón. El ministro de Consumo dijo en una entrevista en RNE el pasado 7 de abril que el Ejecutivo debía admitir sus “errores” en la gestión del coronavirus. Esas palabras sentaron muy mal en el frente socialista, porque llegaron el día después de que Fernando Grande-Marlaska, ministro de Interior, había afirmado en El Correo que "este Gobierno no tiene ningún motivo para arrepentirse de nada".

El sector de los más incómodos se mueve alrededor de Carmen Calvo, considerada una de las más reticentes a dar visibilidad a Podemos y que está en segundo plano en estos días. Pero va más allá. Calvo maneja muchos hilos en el Ejecutivo y con ella otros ministros socialistas se van cansando de la actitud de los morados.

El último en incomodarse ha sido José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social. Si bien la versión oficial mantiene que entre él e Iglesias la relación es buena, es razonable concluir que los movimientos del líder de Podemos no hayan gustado a un técnico acostumbrado más a la gestión que a la propaganda.

Escrivá y sus técnicos están trabajando en la renta mínima universal de entre 400 y 500 euros, que quieren garantizar a las personas que sufren mayores índices de pobreza. Pero admiten que faltan flecos por cerrar: sobre todo el encaje autonómico de la medida.

La AIReF prevé una recaudación 3.500 millones inferior a la presupuestada
La AIReF prevé una recaudación 3.500 millones inferior a la presupuestada Emilio Naranjo

Capitalizar ayudas y subsidios

Cuando Iglesias lanzó su primer anuncio de una renta mínima temporal, Escrivá no sabía nada de ese planteamiento. Tuvo que frenarlo, advirtiendo de que no era viable en los tiempos esperados. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, afirmó que faltaban "meses" para aprobarlo. Seis días después Escrivá se vio de nuevo obligado a limitar las ambiciones de Iglesias, tras la filtración, que en el PSOE achacan a Podemos, de que el pasado jueves se habría anunciado la puesta en marcha de la renta mínima universal.

Finalmente el Ejecutivo envió un escueto mensaje en el que ratificó que no habrá una renta universal "puente", aunque recogió la promesa de mayo, tal y como había adelantado Iglesias. La portavoz del Ejecutivo, Montero, que forma parte del frente menos proclive a promover Podemos tuvo que dar marcha atrás.    

El comentario de Escrivá, de todas formas, sonó a portazo en plena regla. De hecho, la rueda de prensa esperada no se celebró y el Gobierno mantuvo en la tarde de ayer una reunión con los agentes sociales (patronales y sindicatos) a la que, como en la anterior, acudieron varios ministros y la vicepresidenta de Economía, pero no Iglesias.

Dejar al PSOE las medidas impopulares

El líder de Podemos sabe que Íñigo Errejón ha propuesto en el Congreso una renta mínima inmediata y quiere evitar su crítica por la izquierda. Anunció a su gabinete que había que empujar por tierra, mar y aire, aliñando su táctica con un discurso social muy concreto sobre las necesidades primarias de las personas. Comida y techo, los dos ejes con los que los dirigentes Podemos siempre han pensado seducir al electorado.

La estrategia de Iglesias es simple: dejar al PSOE la carga de las medidas más duras, para capitalizar las ayudas y otros subsidios. En las primeras semanas lo logró. La situación estaba “desbordada” y los socialistas preferían “no perder tiempo”. Pero ahora ha vuelto cierto orden y ya no están dispuestos a ceder.

De hecho, este jueves, tras recular sobre la renta mínima temporal, el vicepresidente ha buscado la pipa de la paz: “Esta no es una victoria del Gobierno de coalición, ni tampoco de Unidas Podemos; es una victoria de todos los colectivos que durante muchos años han trabajado contra viento y marea para poner sobre la mesa la necesidad de una renta mínima”.

Medir los pasos

Iglesias no puede tensar la cuerda. De Sánchez no se fía. “Es desleal, lo sabe todo el mundo”, repiten en sus mensajes los miembros del partido morado. Así que la prioridad de Podemos es arañar toda la visibilidad posible, pero sin irritar al Presidente. Otra cosa es la batalla a niveles intermedios: en ese campo los dirigentes de Podemos se mueven siguiendo el patrón aplicado en su propio partido desde hace años.

Después de algunas derrotas, como la de los alquileres y la prohibición al despido (en realidad un encarecimiento del mismo), en Podemos consideran que los próximos meses serán fundamentales. El tercer trimestre, sobre todo, con la evolución económica durante la temporada estival, como informó este diario

A Salvador Illa, ministro de Sanidad, se le achacarán los retrasos de la primera fase de lucha sanitaria, pero el Ejecutivo se jugará su futuro en lo económico. Los ministros vinculados a los EREs sufrirán (la de Trabajo puede salir salpicada), pero la renta universal vital será una medalla. Iglesias quiere estar en ese segundo tablero. Esa renta está en su diana de propaganda y no la dejará escapar.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba