Política

Martínez, de directivo de TV3 a 'bestia negra' de los Mossos

Andreu Martínez es el director de la policía catalana. El jefe político de los Mossos que, tras el aquelarre frente al Parlament, se ha convertido en su 'bestria negra'

Andreu Martínez, un directivo de TV3, nuevo director general de los Mossos
Andreu Martínez, un directivo de TV3, nuevo director general de los Mossos

Andreu Martínez, un separatista de oficina, responsable de un área técnica en TV3, se encontró inopinadamente al frente de la policía catalana el pasado mes de junio. Su jefe en la Corporación de Medios, Brauli Duart, había sido nombrado por el consejero Miquel Buch nuevo secretario general del departamento de Interior. Martínez dejó el sector audiovisual y se convirtió en el responsable político de los Mossos. Su relación con el sector se limitaba a una responsabilidad administrativa en el departamento en tiempos del consejero Felip Puig. 

Tras los violentos episodios del pasado lunes frente al Parlament, en el que decenas de individuos pretendieron tomar al asalto el Parlamento catalán, todas las miradas se han posado en Martínez. A él le tocó en suerte aparecer ante los medios en la mañana del martes para justificar lo injustificable, mientras Torra lanzaba su ultimátum a Sánchez. Martínez quitó gravedad a los hechos, echó un capote a los CDR, al asegurar que estos grupos de agitación habían desconvocado "a las 21,38", mucho antes de que arrancara la toma del palacio de la Ciudadadela y no mostró gesto alguno de solidaridad con su tropa.

A los pies de los caballos

Martínez se ganó la enemiga del Cuerpo que dirige al asegurar que 'todas las medidas que se tomaron fueron operativas, no políticas". Entre los policías, tales palabras se han recibido como un insulto y una afrenta. "Martínez es el mamporrero de Torra y nos ha arrojado a los leones", aseguran fuentes policiales.

Desde los sindicatos policiales se le responsabiliza de haberlos maniatado durante horas frente a las turbas violentas. No sólo en el Parlamento, sino también frente a la comisaría de la Vía Layetana, o en Gerona, donde la dotación policial tuvo que permanecer plantada y sin mover una ceja durante tres horas mientras los agitadores de las CDR y las CUP les arrojaban pinturas, huevos, tomates, tornillos, les escupían, insultaban. "No podíamos movernos, nuestros jefes operativos llamaban a central para cargar, para disolver, pero las órdenes eran de aguantar sin pestañear", ha contado un miembro del destacamento.

Martínez dirigió el operativo junto al consejero y el director general desde el Cecor (Centro de Coordinación). Desde allí se controló el insuficiente despliegue de medios, apenas medio centenar de policías para contener a cientos de manifestantes que avanzaban sobre la sede parlamentaria. Los jefes operativos reclamaban que se cerrara el parque de la Ciudadela  como se hizo en anteriores ocasiones, para impedir el acceso de los manifestantes. Se les negó. Plantearon luego montar las vallas protectoras a 200 metros del Palacio. Se les dijo que a diez, tal y como exigían los CDR a los que en la mañana el presidente Torra les había animado a ser "apretando".

"Torra y Buch van a lo suyo, hacen política, pero Martínez es el que da las órdenes directas a nuestros jefes"

No estaban equipados, "compartíamos un escudo para cada tres y un casco para dos", han denunciado. Inmovilizados para repeler la agresión, tuvieron que refugiarse dentro del edificio, para evitar un linchamiento, aseguran. "No querían imágenes de mossos golpeando a estos bárbaros", añaden.

Los Mossos cargan contra Martínez, al cabo, su jefe político. "Torra y Buch van a lo suyo, hacen política, pero Martínez es el que da las órdenes directas a nuestros jefes", subrayan ahora. En su rueda prensa, el director de los Mossos compareció en solitario, sin estar acompañado por alguno de los comisarios generales. La distancia entre los dirigentes políticos y los policías se hace cada vez mayor. Desde la salida de Trapero, procesado por la Audiencia Nacional, el cuerpo de policía catalana no ha vivido un momento de serenidad. Como la propia Cataluña, los Mossos están partido s en dos. La mitad de sus 17.000 activos son independentistas y la otra parte defienden la Constitución. "Quizás la actitud despreciativa de Martínez y la noche de los cuchillos largos en el Parlament les haya unido", dice un diputado constitucionalista. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba