Juicio del procés Junqueras: "Se me acusa por mis ideas y no por mis hechos, es un juicio político"

El exvicepresidente catalán se niega a contestar a la Fiscalía y la Abogacía del Estado, se define como "un preso político" y dice que su oferta de una solución negociada con el Gobierno sigue vigente

El vicepresidente del la Generalitat, Oriol Junqueras, ha comenzado su declaración como acusado en el juicio del procés afirmando que se encuentra en una situación de "indefensión" y ha denunciado que se le acusa por sus ideas y no por sus hechos. "Es un juicio político", ha sentenciado el líder de ERC, actualmente en prisión preventiva.

El líder independentista ha hecho este alegato para explicar que solo iba a contestar a las preguntas de su abogado, Andreu Van den Eynde, y no lo haría a las cuestiones de la Fiscalía o la Abogacía de Estado. Tampoco a la acusación popular que ejerce Vox. Junqueras ha declarado en español después de que el juez Manuel Marchenaprohibiese la traducción simultánea que habían solicitado los acusados.

Ha empezado relatando cuáles han sido sus cargos hasta que fue cesado por la aplicación del artículo 155 y desde entonces ha dicho que se siente "un preso político". A las preguntas de su abogado ha destacado que representa a un partido de casi 90 años de historia y ha hecho una reivindicación del derecho de autodeterminación comparándolo con otros procesos como el de Quebec en Canadá. 

"Siempre hemos rechazado la violencia"

"Si se nos ve, si se nos escucha nadie puede tener duda ninguna de que siempre hemos rechazado la violencia, lo hemos hecho siempre. Cualquier objetivo puede resultar inmoral si los medios son indecentes", ha  dicho al ser preguntado por la presunta violencia de la que le acusa la Fiscalía y por la que le pide 25 años de prisión por un delito de rebelión. "Si hubiese violencia, nos desmarcaríamos", ha insistido.

Ha alegado que las manifestaciones del independentismo siempre han sido pacíficas, convocadas con un "alto sentido de la responsabilidad" y evitando infiltrados para reventar las marchas con actos violentos ("acciones de falsa bandera"). También ha recurrido al resultado electoral de diciembre de 2017, por el que siguió gobernando el independentismo tras la aplicación del artículo 155 para advertir de que "esto no se resuelve poniendo a gente en la cárcel". Ha obviado que en aquellas elecciones el partido más votado fue Ciudadanos.

Junqueras, quien ha alegado su condición de padre e historiador, ha negado los cargos de los que se le acusa de forma contundente: "Nada de lo que hemos hecho es delito, votar no es delito, trabajar para la independencia de Cataluña no es delito". En varias ocasiones volvió sobre este argumento, recordó que fue el legislador el que lo sacó del Código Penal, incluso llegó a responder que "impedir por la fuerza que se vote sí es delito", en alusión a la actuación de las fuerzas de seguridad el 1-O. 

"La silla siempre está vacía"

El interrogatorio le ha servido para repasar los últimos años en Cataluña. Junqueras, ataviado con una corbata negra y sentado en una mesa frente al tribunal, ha aprovechado para hablar del Estatut y que el Partido Popular lanzó una campaña en contra. También criticó que lo que rechazó el Tribunal Constitucional sobre el estatuto catalán, sí está vigente en cambio en otros estatutos. Ha llegado a decir que la sentencia que limitó el Estatut "marcó un punto de inflexión" tras provocar "una situación de orfandad" que generó un aumento de independentistas.  

En un momento determinado, y haciendo alusión al interés mediático del juicio, insistió en que la propuesta para negociar sigue vigente: "Nuestra propuesta de encontrar una solución política sigue absolutamente vigente". En ese sentido lamentó que la silla de enfrente "siempre está vacía". Ha puesto como ejemplos negociaciones en otras latitudes como en Noruega, Suecia, Irlanda, Escocia... negociaciones en la que, ha apuntado, "la silla nunca estuvo vacía". 

Tras varios minutos de explicaciones sobre cómo se llegó a los años bajo investigación, el líder independentista ha admitido que se empezaron a crear una serie de estructuras como el Pacto por el Referéndum para encontrar un marco de convivencia mejor. "Yo amo a España, lo he dicho muchas veces porque es verdad. ¿Cómo es compatible? porque estoy convencido de que la mejor forma de convivencia es un reconocimiento mutuo entre iguales", ha declarado. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba