Desafío secesionista en Cataluña

El independentismo pacta investir a Jordi Sánchez en plena tormenta por el Mobile

Las dos fuerzas separatistas catalanas pisan el acelerador para la investidura de Jordi Sánchez en plena resaca por la revuelta del Mobile World Congress

Jordi Sànchez y Jordi Cuixart
Jordi Sànchez y Jordi Cuixart europa press

Las dos fuerzas secesionistas han alcanzado un preacuerdo para desatascar la formación del Ejecutivo, paso previo a la posible investidura de Jordi Sánchez como nuevo presidente de la Generalitat. En plena resaca por la tormenta del Mobile World Congress por el boicot a la presencia del Rey, JxCat y ERC han superado gran parte de sus diferencias sobre la conformación del 'Govern' a la espera de la adjudicación de algunas carteras. 

Permanece la duda sobre la elección de Jordi Sánchez, un empeño personal de Carles Puigdemont, pese a los problemas judiciales que puede acarrear. El exlíder de la ANC permanece en prisión en Soto del Real y necesitaría la anuencia del juez Llarena para que pueda personarse en el Hemiciclo y someterse a la sesión de investidura.

En medios del soberanismo dudan de que el magistrado acceda a tal petición, por lo que 'correría la lista' y se intentaría designar a otro aspirante. Los republicanos, no obstante, insisten en que 'no se han planteado nombres sobre la mesa', lo que induce a pensar que no pondrán obstáculos a la designación de Sánchez ni presentarán a una figura alternativa. 

Este acelerón en el intento en desatascar la actual parálisis política en Cataluña se produce en plena resaca por el escándalo político ocurrido con motivo de la inauguración del salón del Móvil, en el que la alcaldesa Ada Colau, el presidente del Parlament, Roger Torrent y los representantes de la Generalitat protagonizaron un boicot a Felipe VI de graves consecuencias para la permanencia de Barcelona como sede futura del Congreso.

Por otra parte, tampoco se ha alcanzado todavía el acuerdo sobre el vicepresidente.

El pleno del Parlament

El jueves, además, se reúne el Parlament para estudiar la propuesta presentada hace días por JxCat que pretende, todavía, investir en forma telemática a Puigdemont, una iniciativa que seguramente no prosperará. De ahi las prisas para tener listo el 'plan B'. 

La "Fumata blanca' sobre el principal escollo de la negociación se produjo en la tarde del lunes. ERC y JxCat alcanzaron finalmente un acuerdo para el reparto de los medios de Comunicación públicos, paso previo a la formación del 'Govern'. Solventada esta cuestión, el siguiente paso será la renuncia de dekl expresidente prófugo, quien se deberá conformar con un cargo simbólico, y posteriormente la investidura de Jordi Sánchez como 'presidente legítimo'.

ERC se lleva el gato al agua. La ansiada titularidad sobre la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, que incluye TV3 y Catalunya Ràdio, las joyas de la corona de la propaganda separatista, se la queda el partido de Oriol Junqueras en tanto que la portavocía del 'Govern' será para JxCat, de acuerdo con los trascendidos en la tarde del lunes en medios soberanistas. Jordi Turull se perfila claramente como el consejero de Presidencia, así como el portavoz del Ejecutivo, cargos que ostentaba hasta el 155.

La investidura de Jordi Sánchez, ahora en Soto del Real, será el siguiente paso en el intento por normalizar la situación. El ex líder de la ANC deberá conseguir el permiso judicial para acudir al Parlamento a someterse a la sesión para ser elegido nuevo 'presidente'. Este extremo está todavía sin dilucidar. En círculos del Supremo se apunta que tal posibilidad se antoja muy difícil. Puigdemont es consciente de ello. Por eso ha forzado esta jugada. Busca precisamente que se impida esta designación para reforzar su teoría sobre el 'Estado represor'. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba