El sector agrícola está indignado con las cargas policiales que tuvieron lugar este miércoles en la localidad pacense de Don Benito. "Queman media Barcelona y no cargan contra nadie, pero un agricultor se salta la valla de una feria y no tardan en actuar contra él", dice Paulino Marcos, presidente de la Asociación Cacereña de Apicultores y uno de los cientos de manifestantes que se concentraron en las puertas de la Institución Ferial de Extremadura (Feval). Otros tantos lo hicieron en distintas comunidades.

La movilización del campo por los bajos precios y la falta de ayuda obligó al blindaje del recinto, que acogía la inauguración de Agroexpo en la que participaron el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.

"Percibimos salarios miserables en comparación con los costes de producción", denuncian fuentes del sector frutícola de la comunidad. "Sale más rentable abandonar las frutas que recogerlas", lamentan.

La muerte de las colmenas

Paulino llegó a Don Benito procedente de Las Hurdes. "Las abejas se mueren. El índice de mortalidad de las colmenas en el norte de la región se sitúa ya en el 45% del censo. En Badajoz asciende al 60%", denuncia. "Hay 1.700 familias viviendo de la Apicultura. Somos un sector muy pequeño, por lo que no se nos hace ni caso. Estamos muy desesperados, pero no interesa", protesta el cacereño.

"El sector está fatal", continúa, "pero no solo por el cambio climático". "Esto no va de populismo, va de realismo. El cambio climático existe y hay que atajarlo. Hemos pasado de tener cuatro estaciones a tener dos. Pero hay muchos otros problemas", advierte.

La varroa, un parásito que mata a las abejas; la gran sequía que ha padecido el campo extremeño en 2019 o las especies invasoras y el uso de los insecticidas en el pasado son algunos de los factores que causan bajas en las colmenas y que influyen, en general, en el deterioro del campo. "Hay que invertir en investigación y hay que controlar la entrada de siropes que se venden como miel sin serlo", denuncia.

Decreto de precios mínimos

Paulino quiere dejar claro que los agricultores no están a favor de la violencia, pero insiste en que la actuación de la policía no fue proporcionada. "¿Qué pasa? ¿Siempre tenemos que ir contra los más débiles? Es injusto", asegura. Y avisa de que seguirán "presionando".

Su asociación forma parte de Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja), una de las organizaciones que, junto a UPA y COAG, han convocado las protestas. Ángel García Blanco, presidente de Asaja recalca que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "tiene la obligación" de fijar unos precios "mínimos y dignos" para el campo.

"Si el señor Pedro Sánchez ha sido capaz de establecer a través de un Real Decreto Ley un incremento del Salario Mínimo Interprofesional, el señor Sánchez tiene la obligación a través de un Real Decreto Ley de fijar unos precios mínimos y dignos para que los agricultores y ganaderos puedan seguir viviendo en los pueblos, porque si no Extremadura se acaba", considera.

En declaraciones a este diario, García Blanco aclara que a los integrantes de su asociación les une su condición de agricultores y no su preferencia por uno u otro partido político. "Aquí hay gente de todos los signos políticos. Nos da igual el partido que esté en el Gobierno, pero se habla mucho de la España Vacía y no se hace nada para impedir que la población de los pueblos siga desapareciendo", critica.

Sobre el rifirrafe entre la policía y los agricultores en Don Benito, García Blanco asegura que desde su asociación habían pedido a los manifestantes que se controlasen y a los agentes que no atacasen. "En todas las movilizaciones hay quienes se exaltan más de la cuenta y la policía ha terminado actuando", explica. "Los agricultores están muy enfadados y, sobre todo, desesperados", advierte.

La inviable producción de fruta de hueso

Desde UPA, otra de las asociaciones convocantes de la manifestación, denuncian que la gente "más radical" que ha participado en la protesta "no pertenece" a las plataformas que han llamado a al movilización. "Creo que es un movimiento coordinado que poco tiene que ver con Extremadura y con los agricultores", dice Lorenzo Ramos, presidente de UPA.

"Al final la gente se queda con que ha habido una pelea y lo que ha habido son 7.000 personas manifestándose por la injusticia de los precios que perciben por sus productos", advierte.

"Los precios de hoy son más bajos que hace 25 años. Producir un kilo de fruta de hueso -como el melocotón o la ciruela- en Extremadura cuesta un mínimo de 35 céntimos y este año los agricultores han recibido 15 céntimos por ello. incluso los hay que no han recibido nada", explica Ramos. Ya añade que este tipo de explotaciones no están tan mecanizadas: "Es un sector muy social y genera mucha mano de obra".

Hay gente, apunta, que gana mucho dinero a costa de los agricultores. "Es una cadena desastrosa en la que las grandes superficies no ayudan. Usan productos que cuesta mucho producir, como el aceite de oliva virgen extra, para hacer sus ofertas y esto crea una mala cultura. Deberíamos proteger ciertos productos y no regalarlos como reclamo para que la gente vaya y termine llenando el carro de otras cosas que sí están caras", manifiesta el presidente de UPA.

Por otro lado, añade, la fruta se entrega en mayo, pero los beneficios no aparecen hasta diciembre.

Protesta de agricultores extremeños.

PP, Podemos, Cs y Vox apoyan la protesta

Fuentes del sector agrícola que se han manifestado este miércoles aplauden que se hayan sumado a la protesta casi todos los partidos. PP, Unidas por Extremadura, Ciudadanos y Vox han estado presentes. También varios alcaldes socialistas a título individual, pero no el PSOE.

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha anunciado a través de Twitter que se verá "en los próximos días" con los que "representan legalmente" a los agricultores y ha destacado el "comportamiento impecable de una mayoría y la provocación violenta de una minoría" en la manifestación de Don Benito.

La portavoz de Agricultura del Grupo Parlamentario Popular, Mercedes Morán, explica que, los agricultores extremeños están muy preocupados por los posibles recortes de dinero para la PAC y los precios bajos de los productos. "Desde el PP apoyamos totalmente al sector agrícola y ganadero, que ve cómo los precios de los productos agrarios son cada vez más bajos y los costes de producción cada vez más elevados", afirma.

"Las explotaciones se han vuelto inviables. No son rentables. La fruta está arrancando o, directamente, se está abandonando", lamenta Morán. "Exigimos a Vara y Planas que dejen de mirar para otro lado y empiecen a poner en marcha medidas eficaces de verdad", ha solicitado.