Podemos

La prisa de Iglesias por nombrar a Errejón reabre la crisis de corrientes en Podemos

Iglesias provoca las críticas de la portavoz en la Asamblea y obliga a adelantar los planes a Errejón en pleno auge del 'caso Cifuentes'. Las primarias serán en dos tiempos y se elegirá al candidato en mayo

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante su asistencia al encuentro "En Marcha 2019".
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante su asistencia al encuentro "En Marcha 2019". EFE/ Víctor Lerena

En medio de la crisis por el máster de Cristina Cifuentes, la voluntad del secretario general, Pablo Iglesias, de adelantar las primarias en la Comunidad de Madrid para hacer oficial la candidatura de su ex número dos Íñigo Errejón a la presidencia en 2019 ha vuelto a generar división en las filas de Podemos. El proceso se celebrará finalmente en dos tiempos; se elegirá primero al cabeza de cartel en mayo y la lista se votará más adelante.

La portavoz en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta, afín a la corriente Anticapitalista y que pretende presentarse también al proceso interno no comparte el objetivo de la Ejecutiva estatal de adelantar las primarias al margen de territorios. Tampoco entraba en los planes del diputado, que se retiró a una segunda línea tras la asamblea estatal de Vistalegre II, donde Iglesias se hizo con el poder orgánico del partido.

En el sector errejonista también ven con recelo el empeño de la cúpula morada en forzar lo que era ya "un secreto a voces", como lo definió este lunes el propio Errejón en rueda de prensa. Mucho más en pleno apogeo de la crisis del máster de la dirigente popular. El secretario general lleva desde enero insistiendo en que le quiere trabajando como si fuera el candidato electo a pesar de no haber superado aún el proceso de primarias. Los planes del futuro aspirante a la Comunidad pasaban por seguir forjando su proyecto "a fuego lento", aunque centrado en los temas regionales como hasta ahora.

Ruiz-Huerta, por su parte, consideró "un error" la posibilidad de adelantar las primarias del partido en este momento por parte de la dirección regional que dirige Ramón Espinar, afín al sector oficialista. El lunes decidió convocar una reunión urgente para este miércoles del Consejo Ciudadano regional, tras la petición lanzada por el secretario de Organización, Pablo Echenique, quien llamó a acelerar el proceso.  

En la reunión se acordó con el voto a favor de los errejonistas y la abstención de los anticapitalistas que las primarias se dividan en dos fases. En una primera ronda, que será "muy probablemente" en mayo, se nombrará al candidato. En otra votación distinta que se llevará a cabo más adelante se elegirá la lista a la Asamblea. Así lo explicó Espinar al término del encuentro en la sede de Princesa 2. Estas decisiones deberán ser remitidas ahora al Consejo de Coordinación regional para que elabore el borrador de un reglamento que más tarde tendrá que ratificar el Consejo Ciudadano.

Para la portavoz parlamentaria que actualmente batalla con Cifuentes en la Cámara de Vallecas, adelantar las primarias al margen de otros territorios es "absolutamente prematuro" cuando se está "viviendo una crisis sin precedentes en Madrid desde 'el tamayazo'". Las críticas de Ruiz-Huerta cuestionaron también la fórmula del proceso. "Pertenezco a un grupo en el que consideramos que este no es el momento de hacer las primarias y que, cuando se hagan, hay que hacerlas de manera diferente", explicó este miércoles, defendiendo un modelo más cercano al que se usó en Ahora Madrid en 2015.

Aunque Errejón fue invitado por Espinar de manera informal al encuentro de este miércoles, el diputado en el Congreso declinó hacerlo. El futuro candidato no pertenece a la dirección autonómica sino a la estatal y no quiso inmiscuirse en el debate del que debía salir la fórmula del proceso al que tendrá que presentarse. En cualquier caso, Errejón sí se vio forzado a admitir el lunes que daría el paso si la dirección regional decidía adelantar los tiempos, como finalmente ha ocurrido.

La tesis defendida por Espinar y por la dirección estatal es que la candidatura debe contar con tres elementos: alianzas, proyecto y candidato. Mientras que las dos primeras pueden cocinarse "a fuego lento", es necesario "despejar" la última cuanto antes para afianzar un liderazgo ante la situación de excepcionalidad que se vive en Madrid. "Si sólo apoyamos la moción de censura del PSOE, corremos el riesgo de llegar a 2019 a rebufo de su moción y con un proyecto político que sólo tenga que ver con la moción de la dignidad", argumentó en su intervención inicial ante el órgano de dirección autonómico.

La corriente anticapitalista que capitanea el eurodiputado Miguel Urbán, vio laminado su peso en la dirección autonómica tras la remodelación de la misma acometida por Espinar el pasado mes de diciembre. En cualquier caso, la principal crítica es que la maniobra de Iglesias desplaza el foco mediático de la crisis de Cifuentes hacia las disputas internas del partido morado. Y todavía falta mucho recorrido hasta 2019.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba