Investidura Pedro Sánchez Iglesias teme que Sánchez fiche a ministros estrella de la izquierda para forzar su apoyo

Entre las filas de Podemos circula la posibilidad de que el socialista fiche a personas como Manuela Carmena para dificultar una oposición frontal de Iglesias en el día de la investidura

Pablo Iglesias, Ada Colau y Manuela Carmena.
Pablo Iglesias, Ada Colau y Manuela Carmena. EFE

Un nombre sobrevuela los círculos morados: es el de Manuela Carmena, ex alcaldesa de la capital, como posible fichaje estrella de Pedro Sánchez y que podría poner a Pablo Iglesias entre la espada y la pared de cara a la investidura. La estrategia no es nueva. En los países con elevada fragmentación es habitual ver a la fuerza mayoritaria de un determinado segmento ideológico fichar a personas reconocidas de la sociedad civil para forzar al partido minoritario a apoyar su gobierno. En Podemos son conscientes de que también en España se puede dar este caso. Así que empiezan a contrarrestar lo que creen se convertiría en un “chantaje” del PSOE.

La ex jueza podría encabezar el ministerio de Justicia después de que, según todas las previsiones, Dolores Delgadosalga de ese departamento. También podría ocupar un encargo ad hoc, pero de elevado valor institucional, por ejemplo en ámbitos de igualdad y género.

Carmena cerró el pasado sábado la puerta de su despacho en el Palacio de Cibeles. Pero abrió otra, aún por descubrir. Dijo en sus intervenciones tras la salida del pleno de Madrid que seguirá activa en el debate público. Unas declaraciones que según varias fuentes de Podemos revela un interés en entrar en el Ejecutivo de Sánchez.

El sistema 'Padrino'

En Podemos consideran que “hay posibilidades reales” de que se den movimientos de este tipo. E incluso entre las filas del PSOE no descartan ese extremo. La lógica de esa iniciativa pasa por incluir en el Ejecutivo a personas consideradas transversales e incuestionables (también se habló de Ada Colau antes de su segunda investidura), para ofrecer una imagen de gobierno de altura, que Podemos tendría difícil rechazar. La famosa frase de Marlon Brando en el Padrino (“Le haré una oferta que no podrá rechazar”), resumiría la jugada política.

Otras fuentes de Podemos creen que esa maniobra es “apresurada”. Pero también señalan que con Sánchez todo es esperable. La confianza en el socialista ha caído en picado entre los morados. Sobre todo después de que en la campaña electoral el socialista “prometió” a Iglesias una coalición a la valenciana (con ministerios compartidos) y los últimos encuentros se cerraron en falso.

Atacar para defenderse

Iglesias, que sabe que en la guerra política es esencial adelantarse al adversario, ve la posibilidad de que Sánchez busque fichajes estrella para cerrar sus opciones de entrar en el ejecutivo. Por ello, en muchas de sus intervenciones insiste en que “no vetará” ningún nombre propuesto por Sánchez, pero exige que el socialista no haga lo mismo con los de Podemos. Es esa una manera para adelantarse y argumentar que, fichajes estrellas o no, su posición no ha cambiado.

Podemos no está dispuesto a ceder “gratis” ningún tipo de investidura a Sánchez, aseguran fuentes del círculo más próximo a Iglesias. Hacerlo significaría un “suicidio” para el partido morado, agregan. Y sostienen que, si la sangre tiene que llegar al río, el partido estaría dispuesto a concurrir otra vez a los comicios para pelear hasta el último voto.

Doble fumata negra

En la reunión del pasado lunes, mantenida en secreto por ambos líderes, hubo otra fumata negra. La semana pasada, Iglesias y los suyos salieron decepcionados del encuentro, como desveló Vozpópuli. Renunciaron a la palabra “coalición”, a la espera de que el tiempo aflojara la posición del socialista. Pero la reunión del pasado lunes tampoco sirvió para acercar posturas.

Fuentes oficiales del partido morado insisten en la necesidad de la “discreción”. “Se reunirán y hablarán mucho en estas próximas semanas”, añaden. Aunque entre las filas moradas insisten en que la dirección está “preocupada”, y el propio Juan Carlos Monedero escribió ayer: “El PSOE tiene que asumir que no tiene mayoría absoluta y dejarse de teatros para ver si, con suerte, Ciudadanos se abstiene. Necesita a Unidas Podemos para gobernar para superar a la derecha. No hay más”. Podemos resiste, pero sabe que Sánchez buscará un jaque mate antes de ceder a su idea de gobierno en minoría.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba