Política

Iglesias y Montero soliviantan a Podemos por usar a miembros del partido para fines particulares

La niñera, la arquitecta, el asesor fiscal, la escolta... son ejemplos de la "corte" que los líderes de la formación morada emplean para tareas que exceden la política

Una exescolta de Irene Montero asegura que le ordenaba “llevarles la cena y la comida a ella, Pablo y a los perros”
Una exescolta de Irene Montero asegura que le ordenaba “llevarles la cena y la comida a ella, Pablo y a los perros” Efe

Profundo malestar en Podemos. Varios miembros y dirigentes del partido morado revelan a Vozpópuli cómo, en los últimos años, algunos trabajadores de la formación han desempeñado tareas que exceden las labores por las que estuvieron contratados. El último caso que ha alcanzado relevancia pública es el de una exescolta que ha denunciado al partido por un supuesto despido improcedente y ha afirmado haber realizado trabajos fuera de sus competencias por orden de sus jefes, como la de chófer o encargada de los recados.

“No es solo la escolta, también hay compañeros y compañeras que han hecho trabajos para Pablo e Irene, como el rediseño del chalet o el cuidado de los niños, siendo retribuidos por el partido”, explican miembros de Podemos. Se trata de trabajadores cuyo sueldo depende de las subvenciones públicas y las donaciones de los parlamentarios que gestiona la formación, aseguran desde las entrañas de la formación.

Asistencia financiera y cuidado

El último caso se destapó este miércoles. Una exescolta de Iglesias y Montero demandó al partido por haber trabajado como chófer y hacer recados (habló de la comida de los perros) para la pareja que lidera Podemos. Sobre esa demanda, que adelantó OkDiario, todavía no hay sentencia firme, pero algunos ya dicen que “es solo la punta del iceberg”.

Los más cautelosos, en cambio, sostienen que hay que escuchar a ambas partes y recuerdan que no se trata de una sentencia firme, sino tan solo de una demanda. Aun así, se va difundiendo la sospecha de que la cúpula del partido intentó mantener la denuncia en secreto para evitar que salpicase la campaña electoral.

Los críticos hablan de la “corte” de Iglesias y Montero, en la que hay al menos otros cuatro trabajadores del partido que han colaborado en tareas, por así decir, domésticas. Mencionan la asistencia financiera en la hipoteca de la residencia y la ayuda en tareas como el cuidado de los hijos.

Sostienen que cuando la exescolta denuncia que hizo de chófer fue para acompañar a uno de esos trabajadores desde su casa a la de Iglesias y Montero en Galapagar (unos 40 kilómetros a las afueras de Madrid). En otros casos, trabajadores de Podemos ayudaron, siempre según estas fuentes, en el rediseño de parte de la residencia de los líderes de Podemos.

"Reciben dinero del partido"

La gravedad del asunto es lo que se ha llamado la “patrimonialización” del partido morado por parte de su cúpula, y que los ejemplos mencionados son de profesionales que “reciben dinero del partido”. Es decir, que la formación supuestamente sufraga parte de los gastos de trabajadores de Podemos pero en funciones que exceden las oficiales, y que no se pueden calificar de pequeños favores a los jefes.

Los críticos, además, cuestionan la política laboral que, según la denuncia de la exescolta de Iglesias y Montero (y que durante una etapa trabajó para Gloria Elizo), infringía normas como el descanso de 12 horas entre las jornadas laborales.

Sin reacciones

Tras la publicación de la demanda de la escolta, los portavoces de Podemos han evitado comentar públicamente el asunto. En las redes sociales, donde los dirigentes de Podemos suelen ser muy activos, tampoco han escrito comentarios o matices.

La cuestión de la patrimonialización es un asunto que a lo largo de los últimos años ha sacudido con fuerza a Podemos. Ramón Espinar, por ejemplo, habló de los “Iglesias-Montero” para criticar la deriva personalista del partido y la falta de debate interno. Otros políticos que en estos años han sido apartados por la cúpula han incidido en sus críticas públicas contra el control férreo de Iglesias y sus más fieles escuderos.

También han acusado al líder de Podemos de ser alérgico a la crítica y a posiciones estratégicas contrarias a la suya. "El partido ha muerto, se ha quedado en algo de propiedad de Pablo e Irene", van comentando algunos miembros del partido que quiso interpretar la protesta del 15-M.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba