Elecciones en Andalucía

La visita de Iglesias a Junqueras en la cárcel complica la precampaña a Susana Díaz

La presidenta andaluza se apresuró este miércoles a desmarcarse del "vicepresidente en la sombra" del Gobierno de Pedro Sánchez para no dar bazas a su 'rival', Inés Arrimadas 

Susana Díaz
Susana Díaz EFE

Al PSOE andaluz y a su candidata, Susana Díaz, nunca les han gustado ni Podemos ni su secretario general, Pablo Iglesias. Llevan muy a gala haber mantenido a raya desde 2014 lo que hay a la izquierda del partido gobernante de la Junta durante 36 años y, si pudiera después de las elecciones del 2 de diciembre, ella seguiría sin pactar con la líder de la marca morada Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez

El problema es que los sondeos dan una crecida importante del que hasta ahora ha sido su socio, Ciudadanos; tanto, que se especula incluso con el sorpasso al PP, lo cual haría poco menos que imposible reeditar el acuerdo de investidura de 2015. 

Si a eso se le une que la precampaña andaluza está coincidiendo con nuevos momentos de tensión en la política catalana, de manera que la presidenta de la Junta no va a poder disfrutar de esa "campaña con acento andaluz" que reclamaba para justificar que Pedro Sánchez no hiciera coincidir las elecciones generales el 2 de diciembre, se entiende el malestar del PSOE-A ayer con su incómodo socio.   

Al PSOE andaluz le preocupa que Ciudadanos crezca tanto que no le quede más remedio que desdecirse y hacer lo mismo que Pedro Sánchez: pactar con Podemos

Así que cuando Díaz vio este miércoles a Iglesias erigiéndose en interlocutor presupuestario, tras el acuerdo con Pedro Sánchez, y anunciando una visita a la cárcel de Lledoners a visitar a Oriol Junqueras para lograr su aprobación a las Cuentas Públicas de 2019, le faltó tiempo para salir a desmarcarse... Que no se trata de dar bazas a su rival, la líder de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas, quien va a hacer buena parte de la campaña con el candidato naranja, Juan Marín

Fue en un desayuno informativo de Europa Press, de los primeros que hace en esta ya precampaña electoral. Lejos de contemporizar con Pablo Iglesias, socio del PSOE en el Congreso para lo que resta de legislatura, Díaz lanzó una andanada, a él... y al presidente del Gobierno, por permitir que vaya de "vicepresidente en la sombra".

"Está en una sobreactuación permanente porque tiene el pecado original" tras convertir en "inútil" en 2015 el voto que le dieron los españoles y haber permitido una segunda investidura de Mariano Rajoy .

"Ha llegado incluso a puntualizar que él no habla en nombre del gobierno (...) No sé si forma parte de ese personaje camaleónico que suele ser dependiendo de las circunstancias, pero no me importa mucho, no estoy yo en eso".

Borrell: "En nombre del Gobierno, no"

Y es que el Gobierno es consciente de que tanto la visita que va a hacer Iglesias a la cárcel de Lledoners, como la "ronda" que va a hacer con el PNV y otros socios del Ejecutivo, le ponen en un problema.

Tanto que el ministro de Asuntos Exteriores y, extraoficialmente de asuntos catalanes, Josep Borrell, aprovechó su comparecencia este miércoles en el Congreso para advertir que el líder de Podemos tiene todo el derecho del mundo a reunirse con quien quiera pero "desde luego, no va a hablar de los Presupuestos en nombre del Gobierno".

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba