Política

Iglesias no se fía de Errejón y teme un duelo electoral el 10-N en Madrid

En el partido morado ven muy probable que el exnúmero dos se presente si hay elecciones en noviembre y temen el fichaje de Carmena como cabeza de lista en la capital

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, junto a Irene Montero e Íñigo Errejón
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, junto a Irene Montero e Íñigo Errejón Tere García

Pablo Iglesias sabe que si hay elecciones el 10 de noviembre su futuro pasará por Madrid. El partido morado, dividido a nivel territorial y con los comunes fuertes en Cataluña y los anticapitalistas en Andalucía, tiene en la capital el verdadero feudo del pablismo. El temor a que Íñigo Errejón presente en Madrid una candidatura respaldada por figuras preminentes de la sociedad civil, como la exalcaldesa Manuela Carmena, que está en las quinielas como adelantó Vozpópuli, provoca cierto vértigo en la cúpula morada.

El rechazo a una coalición en el pasado julio sigue sobrevolando el partido. Cada día son muchos los dirigentes que se preguntan el por qué de aquella decisión arriesgada, y que reflexionan sobre lo que puede ocurrir si Pedro Sánchez hace oídos sordo a todas las propuestas de última hora de los morados.

“Si Errejón se presenta y saca lo suficiente, se lo quita a Podemos e Iglesias quedará muy tocado”, asumen dirigentes de Unidas Podemos. En opinión de estas personas una repetición electoral moverá a Iglesias hacia una encrucijada entre “la vida y la muerte política” que se jugará sobre todo en Madrid, donde el líder morado ha sido cabeza de lista en estos años.

La incógnita Carmena

Oficialmente Errejón niega que esté preparando una candidatura para las generales. Pero nadie se lo cree. “Eso es muy de Íñigo”, ironizan fuentes de Podemos, que asumen que para el exdirigentes y cofundador de Podemos sería “un grave error” no entrar en la competición electoral. “Es su momento”, añade con contundencia otro importante dirigente del partido morado.

La gran incógnita es si Errejón quiere ser cabeza de lista o se decantará por fichar a una figura de prestigio. Iglesias no teme un duelo electoral directo con Errejón, ya que considera que no le puede hacer sombra entre los votantes de Podemos. Pero sí le preocupa la entrada de Carmena.

La exalcaldesa cosechó en las municipales de mayo 500.000 votos en la capital y su cartel sería muy complicado de contrastar para Iglesias, advierten en Unidas Podemos. De hecho, en las generales de abril el partido de Iglesias sumó 609.000 votos en toda la Comunidad de Madrid, y obtuvo seis diputados.

Por otro lado, Errejón sabe que él tampoco puede competir con la exregidora en cuanto a tirón electoral (en las autonómicas solo recogió la mitad de los votos de Carmena). De manera que su fichaje es ahora mismo la mejor opción para atacar a Iglesias sin quemarse y proponerse como nuevo socio preferente del PSOE. 

Errejón, Almodóvar y Carmena, este sábado.
Errejón, Almodóvar y Carmena, este sábado. EUROPA PRESS

Callejón sin salida

De ahí que Iglesias y los suyos estén intentando en estas últimas horas desbloquear la investidura de Sánchez. En la tarde de ayer, el líder morado ofreció una coalición retocada con un peso menor de Podemos. La última carta que puede jugar Iglesias es plantear a Sánchez una investidura gratis. Esta vía, que algunos dirigentes de Podemos califican de “la más inteligente”, permitiría a Iglesias ganar tiempo y evitar elecciones.

En julio, Iglesias apostó por un doble o nada con Sánchez, convencido de que el socialista estaría dispuesto a todo con tal de revalidar en La Moncloa. “Pensó que las ganas de gobernar de Sánchez le iban a favorecer”, comentan algunos en Unidas Podemos. El problema es que no calculó la mejora de las expectativas electorales del socialista.

Después de aquello, el cogobierno con Podemos ha desaparecido del mapa de Sánchez. El pasado miércoles, Sánchez rechazó la última oferta de Iglesias de un gobierno de coalición a prueba hasta los presupuestos. Esta situación ha movido inevitablemente a Iglesias en lo que algunos en Unidas Podemos llaman “un callejón sin salida”. Es decir, una difícil coyuntura en la que se puede topar con Errejón y su plan de venganza, urdido en la sombra desde meses o incluso años, y en el que Carmena aparece como la pieza clave para rematar a Iglesias: “El problema es que Carmena va a decir qué hacer en el último minuto”, comentan preocupados en Podemos. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba