Desafío separatista

El Gobierno respira: "El lunes no volvemos a Cataluña"

El 155 se extingue "con normalidad". No habrá traspaso de poderes a la nueva administración autonómica, ni se escenificará la salida del Gobierno de Cataluña

Reunión extraordinaria del Consejo de Ministros por la situación en Cataluña.
Reunión extraordinaria del Consejo de Ministros por la situación en Cataluña. EFE

Ningún representante del Gobierno vinculado al 155 volverá a Cataluña el lunes. Nadie en Moncloa contempla que la CUP tumbe la investidura de Quim Torra como nuevo presidente de la Generalitat. Torra logrará la confianza del Parlament el lunes en segunda votación casi con toda seguridad.

El 155 se extingue "con normalidad", dicen fuentes del Ejecutivo consultadas por este diario. No habrá traspaso de poderes, ni se escenificará la salida del Gobierno de Cataluña. La sensación en el Ejecutivo es de alivio por poner fin a una situación de excepcionalidad que se ha prolongado durante casi siete meses. La recta final del 155 ha sido testimonial, sin apenas visitas de funcionarios desde Madrid y con dos o tres altos cargos manejando el día a día de la administración autonómica catalana desde la Delegación del Gobierno en Cataluña.

El delegado del Gobierno, Enric Millo, dijo el viernes que las medidas del 155 "culminan cuando se consiga el ultimo objetivo, la constitución de un Govern legal que se comprometa públicamente con el respeto y el cumplimiento de la Constitución y el Estatut". Pero la realidad, según ha sabido Vozpópuli, es que Moncloa da por acabado el 155. Los empleados públicos de Cataluña empezarán a entenderse ahora con los nuevos consejeros del Govern Torra.

El legado del 155

Mariano Rajoy nunca creyó demasiado en el 155. Pero acabó utilizándolo con el respaldo del Senado. El presidente del Gobierno cesó a Carles Puigdemont y su Govern tras la declaración unilateral de independencia (DUI) del 27 de octubre, pero rechazó gestionar la Generalitat al convocar por sorpresa las elecciones del 21 de diciembre.

El funcionamiento de la Generalitat ha estado en manos de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y la Comisión de Secretarios de Estado y Subsecretarios, que han coordinado el trabajo de los Ministerios. El desplazamiento de altos cargos de Madrid a Barcelona ha sido el mínimo imprescindible. Los funcionarios catalanes han acatado la legalidad, pero también se han registrado algunos episodios puntuales de tensión. Sobre todo en los últimos meses.  

El Consejo Ejecutivo de la Generalitat se ha reunido cada viernes después del Consejo de Ministros. Los consellers en funciones han sido los propios ministros. Todos los acuerdos se han publicado en el Diario Oficial de la Generalitat y el Boletín Oficial del Estado. Millo ha dado cuenta de los acuerdos en rueda de prensa siempre desde Barcelona.

Durante estos meses se han tomado pocas decisiones políticas. Algunas han sido significativas. Más 200 altos cargos fueron cesados. El Ministerio de Exteriores liquidó Diplocat y cerró las llamadas embajadas catalanas en el exterior. La Generalitat devolvió decenas de obras de arte sacro a Aragón -los llamados bienes de Sijena- en cumplimiento de una sentencia judicial.  

Partidos como Ciudadanos, sin embargo, han acusado al Gobierno de amagar con favorecer la educación en castellano y no hacerlo. Y sobre todo han criticado la situación de TV3. Los medios de comunicación públicos quedaron fuera del 155 que se votó en el Senado. TV3, que ha funcionado de manera independiente y con un claro sesgo independentista, ha tratado como presidente legítimo a Puigdemont, le ha hecho entrevistas y ha comprado su relato del exilio.

El Ejecutivo ha mantenido siempre un perfil bajo en Cataluña. No hay imágenes de nadie vinculado al 155 en edificios de la Generalitat

Perfil bajo en Cataluña

El Ejecutivo ha mantenido siempre un perfil bajo en Cataluña. No hay imágenes de nadie vinculado al 155 en instituciones de la Generalitat. Incluso rechazó utilizar edificios públicos para comunicar los resultados del 21-D. En su lugar, ubicó el centro de prensa y difusión de datos en el recinto Gran Vía de la Fira de Barcelona, en Hospitalet del Llobregat.

Una de las consecuencias más visibles del 155 ha sido el nuevo perfil de la Generalitat en internet y las redes sociales. Existe una frontera que separa los mensajes hasta el 27 de octubre (DUI) de los compartidos en adelante. Las cuentas de la Generalitat y la mayoría de consejerías sólo han publicado y tuiteado información de servicio durante estos siete meses. En la web oficial de la Generalitat no hay rastro del 1-O. Y el enlace destinado a contar la historia de la Generalitat como institución ha quedado congelado en la investidura de Puigdemont.

Millo también ha sacado pecho estos días de la inversión económica del Estado en Cataluña: 1.100 millones en 2017 y 1.300 previstos para este 2018. Millo dijo que el Gobierno ha pagado puntualmente a municipios y proveedores, y destacó los 5.830 millones del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).

"En Cataluña ya hay un Estado presente. El Gobierno de España está presente en Cataluña y es importante que se conozca su contenido, funciones y competencia, y su importancia en la vida diaria de los catalanes", dijo Millo. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba