Política

El Gobierno impedirá cualquier reforma legal que reconozca un cargo a Puigdemont

Aceptará una declaración "simbólica" del Parlamento catalán, pero aplicará el 155 para vetar que se tramite un proyecto de ley de 'externalización' de la Presidencia de la Generalitat a Bruselas

El expresidente catalán Carles Puigdemont durante una concentración en la localidad belga de Lovaina
El expresidente catalán Carles Puigdemont durante una concentración en la localidad belga de Lovaina EFE

El Gobierno, que lo es también interinamente de Cataluña desde el 27 de octubre, vigila en estas horas decisivas la negociación de los independentistas para investir un nuevo presidente o presidenta -Elsa Artadi encabeza las quinielas- de la Generalitat en las próximas semanas.

La Moncloa, según diversas fuentes consultadas por Vozpópuli, no se opondrá a una declaración del Parlamento de Cataluña referida al expresidente Carles Puigdemont siempre que sea "simbólica"; pero si la mayoría independentista presenta un proyecto de reforma de la Ley de Presidencia para convertir en efectiva la autodenominada "Presidencia en el exilio" y legalizar su financiación, el Gobierno aplicará el artículo 155 de la Constitución para vetar la tramitación.

Ese "Consejo de la República Catalana" que pretende presidir Puigdemont en Bruselas es a todas luces ilegal y el Gobierno perseguirá cualquier movimiento, incluso por la vía diplomática -ya está presionando a Bélgica para que no lo tolere so pena de afectar a las relaciones entre ambos Estados socios de la Unión Europea-. Pero es que no tampoco tolerará la política de hechos consumados en la Cámara.

El nuevo Parlamento catalán, explican las fuentes consultadas, está todavía bajo aplicación del 155 y tutela del Senado, que no decaerá hasta que haya nueva Generalitat; es decir, si Junts pel Cat (JpCat), ERC y CUP tratan de invertir los términos y legalizar la "presidencia en el exilio" de Puigdemont aprobando una nueva Ley de Presidencia antes de investir a Artadi, se encontrarán con que el Gobierno veta el orden del día.

Si Torrent sigue adelante con una reforma de la Ley de Presidencia catalana que legalice la "Presidencia en el exilio" de Puigdemont estaría cometiendo los mismos delitos que Forcadell

El acuerdo de Consejo de Ministros para la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña contempla que el Parlament "seguirá ejerciendo su potestad legislativa" pero no podrá tramitar "iniciativas contrarias a los principios y finalidades" de la intervención. Y si el presidente de la Cámara, Roger Torrent (ERC), insiste en seguir adelante con ese pleno, será responsable de un posible delito de desobediencia y podría seguir los pasos de su antecesora, Carme Forcadell, hoy imputada por la Sala Segunda del Tribunal Supremo.

El diputado del PP Alejandro Fernández no quiso el pasado martes desvelar cual sería el proceder de su partido en caso de que esa reforma se lleve adelante por el procedimiento de lectura única, como se intentaron tramitar el 6 y 7 de septiembre pasados la Ley de Transitoriedad (a la República) y la Ley del Referéndum, pero sí señaló que lo vetarán.

El reglamento del Parlament recoge el uso de la lectura única desde que los grupos independentistas lo introdujeron en la anterior legislatura, cuando contemplaron aprobar las leyes de 'desconexión' con este sistema. Finalmente no se llegó a utilizar, después de que el TC la limitara a casos de poco calado, y los independentistas optaron por introducir la votación mediante el artículo 81.3 del reglamento del Parlament, que permite introducir votaciones a última hora si lo pide la mayoría del pleno.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba