Política

El Gobierno se obliga a pactar con PSOE y Ciudadanos el cambio en los reguladores

El Gobierno ya ha abierto conversaciones con los socialistas y Ciudadanos para cubrir las plazas vacantes en los principales reguladores. Los dos quieren evitar que se les acuse de introducir en ellos sus antenas.

Luis de Guindos
Luis de Guindos EFE

Antes de Navidades, Ciudadanos entregará al Gobierno un documento donde se sintetizan sus propuestas para cambiar el modelo de los principales reguladores, que no difiere mucho del que viene defendiendo en diferentes foros el todavía subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy. Se trataría de establecer una regulación dependiente de esta entidad, que se ocuparía no solo de los bancos, sino también de las aseguradoras y fondos de inversión, junto a otra que giraría en torno a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y vigilaría la conducta de los mercados financieros, no solo de la Bolsa, para proteger a los consumidores. Fuentes de Ciudadanos reconocen que éste es un modelo que se plantea a medio y largo plazo.

En el corto, lo que le interesa al Gobierno es pactar con esta formación política y también con el PSOE la cobertura de las vacantes que ya hay o pronto se abrirán en el Banco de España y la CNMV. En las conversaciones mantenidas con los socialistas y con Ciudadanos se ha evidenciado su temor a que sean acusados por Podemos de dejarse llevar por la inercia y aceptar introducir en estos reguladores sus propias correas de transmisión, violentando, además, sus programas electorales.

Estos temores han conducido al Gobierno a la conclusión de que para cubrir las tres vacantes que hay en la CNMV, donde hay otros tantos consejeros con el mandato prorrogado desde hace más de un año, tendrán necesariamente que acordar los nombres con estos grupos parlamentarios sometiéndose a su derecho de veto. “Los vetos que nos impongan tanto el PSOE como Ciudadanos tendremos que tenerlos en cuenta puesto que ya no disponemos de mayoría absoluta y los candidatos no superarían el examen parlamentario”, aseguran fuentes del equipo económico, conscientes de las “muchas contradicciones y demagogia” que alberga la actual situación política.

“Es absurdo que no pueda trabajar como consejero de la CNMC o del Banco de España alguien que haya tenido en el pasado alguna relevancia política y, por el contrario, nadie levante la voz cuando acaba de nombrarse a un presidente de la CNMV por cuyo despacho de abogados han pasado en los últimos años muchas de las principales operaciones empresariales”, refiere una fuente gubernamental a raíz del apoyo que ha tenido Sebastián Albella del ministro de Economía, Luis de Guindos, para hacerse con esta importante responsabilidad.

Conflictos de intereses

Ciudadanos va a poner el acento en la necesidad de evitar los conflictos de interés a los que se presta la actual legislación sobre los reguladores y ha trasladado al Gobierno que está dispuesto a pactar nombres sin que en ningún caso pueda acusársele de introducir sus antenas en estas instituciones. Estas precauciones se combinan con el temor a que, al final, el Gobierno y el PSOE puedan alcanzar un acuerdo para repartirse las vacantes existentes en los principales organismos de supervisión, dejando marginada a la formación naranja de estos importantes centros de decisión. De hecho, Mariano Rajoy, ya ha transmitido personalmente al presidente de la gestora socialista, Javier Fernández, su voluntad de integrar a personas de su confianza en estos puestos.

En todo caso, esta actitud del partido que pilota Albert Rivera condiciona sobremanera la del PSOE, partido que se vio tentado hace tres años de aceptar la invitación del PP y entrar en la CNMC. Lo evitó, finalmente, Alfredo Pérez Rubalcaba, con el pretexto de que el ‘caso Bárcenas’, entonces en su máximo apogeo, impedía cualquier tipo de relación institucional con el Gobierno de Rajoy. En el regulador que trabaja para garantizar la competencia en los mercados hay tres vacantes, la de los consejeros María Ortiz, Eduardo García Matilla y Diego Rodríguez, todos ellos en periodo de prórroga. Otros tres, Josep Maria Guinart, Idoia Zenarrutzabeitia y Fernando Torremocha, acabarán su mandato en septiembre del año que viene, horizonte en el que el Gobierno espera normalizar el funcionamiento del organismo que preside José María Marín Quemada.

En el Banco de España, el Ministerio de Economía tendrá que proponer el año que viene tres nuevos consejeros de los seis existentes, pues llegará el final del mandato para Angel Luis López, Guillem López y Carmen Alonso, aunque esta última podría beneficiarse de la prórroga por otro periodo ya que cumplirá sus seis primeros años en la institución.

El Gobierno se ha comprometido con el PSOE y Ciudadanos a pactar los candidatos para cubrir vacantes en el Banco de España y la CNMC

El PSOE ha recibido ya la oferta de proponer al candidato que sustituya al actual subgobernador, Fernando Restoy, antes de su marcha al Banco de Pagos Internacionales, un pacto que serviría también a Luis de Guindos para sustituir al gobernador, Luis María Linde, sin demasiado ruido político, ahora que necesita cortafuegos para protegerse del impacto judicial que puede tener el intercambio de correos relacionado con el ‘caso Bankia’.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba