La crisis del máster

¿Casado y Santamaría?: Génova acelera el plan de sucesión de Cifuentes

Génova retrasa la elaboración de sus listas por Madrid. Ya se busca relevo a Cifuentes en previsión de sobresaltos. 

Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría
Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría EFE

Las réplicas del terremoto de Puerta del Sol hacen temblar a Génova. El caso llega a la Fiscalía, a impulsos de la Universidad. Un acelerón en el escándalo, un cambio de rumbo que modifica los planes estratégicos de la cúpula del PP.

El estallido no sólo revienta el gran cónclave del partido en Sevilla, que arranca este viernes, sino que irrumpe en plena elaboración de los preparativos electorales para las diferentes citas con las urnas del año próximo. Incluida la elaboración de las listas. Mariano Rajoy pretendía que estuvieran mayoritariamente ultimadas antes del verano. Así se hizo en Andalucía, en previsión de que Susana Díaz adelante los comicios. Fernando Maíllo, coordinador general de los populares, trabaja ahora en el arduo empeño de perfilar las diferentes candidaturas, que se pretenden renovadoras. Una labor de miniaturista, fatigosa y lenta. 

Ministros en las quinielas

Madrid queda aparte. De momento, las listas de Madrid se congelan. Tanto para municipio como para Comunidad. No hay movimientos hasta que afloje el cimbronazo. Cifuentes 'no llegará a la cita electoral', comentaban en la tarde del jueves en diversas instancias de la formación conservadora. Rajoy ya tiene pensada la jugada, añadían. Con nombres y apellidos. No considera la posibilidad de ceder Madrid. Necesita recuperar la capital y mantener la comunidad. Es el principal desafío de la cita con las urnas en la primavera próxima. ¿Casado y Soraya?, se comenta en las filas populares. Para la alcaldía madrileña no hay nombres claros. Siempre se habló de Pablo Casado. Alguien colaba algún ministro como Méndez de Vigo. El problema sobrevenido es la Comunidad, en el caso de que Cifuentes no llegue a la cita con las elecciones. 

Se necesita alguien con fuerza, un nombre con peso específico. En las últimas jornadas sobrevuela el de Sáenz de Santamaría. La vicepresidenta del gobierno no estaría por la labor de prestarse a semejante aventura, según comentan en su entorno. También se sugiere el nombre de Ana Pastor, la presidenta del Congreso, una de las personas más leales al presidente y con enorme tirón mediático. 

El epicentro del desastre había parecido aflojar tras la comparecencia de la presidenta ante la Asamblea madrileña. Se desempeñó con firmeza no exenta de agresividad, frente a unos portavoces de la oposición poco dotados para la brega parlamentaria. Salió airosa del empeño y en Génova respiraron tranquilos. El foco del affaire, el foco de polémica, pasaba directamente a Ciudadanos y a la propia Universidad. 

El partido de Rivera no se sumará a la anunciada moción de censura de promueven Podemos y PSOE. El partido naranja juega con la idea de la comisión de investigación. Ganar tiempo, desgastar a la presidenta y perjudicar la marca del PP en la Comunidad. En Moncloa no piensan mover ficha hasta que no haya más remedio. Es decir, hasta que llegue la fiscalía la cite a declarar en calidad de investigada. Algo que quizás podría currir a la vista de cómo se han preciitado los acontecimientos. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba