Política

El Ejército prepara su revolución tecnológica con la Legión como banco de pruebas

La Brigada Experimental 2035 pretende cambiar el modelo de Ejército en los próximos quince años. La incorporación de las nuevas tecnologías implicará una reducción de personal, cada vez más cualificado

Carros de la Brigada 'Guzmán el Bueno' X.
Carros de la Brigada 'Guzmán el Bueno' X. Flickr / ET

El Ejército de Tierra está embarcado en el proyecto con el que quiere transformar de aquí a quince años sus capacidades operativas. Para ello trabaja en el diseño de un nuevo modelo de brigada mucho más tecnológico con el que pretende integrar todas las capacidades para hacer frente a las amenazas del futuro y que permita a España seguir participando en las coaliciones internacionales al nivel del resto de aliados.

El principal reto que enfrenta, además de la financiación, es la velocidad a la que evoluciona la tecnología. Los tradicionales programas de armamento hacen que el material quede obsoleto cuando se va a utilizar, por lo que la flexibilidad de los nuevos programas será clave para poder incorporar los últimos avances en cualquier momento del ciclo de vida.

Entre las nuevas capacidades a integrar en las nuevas brigadas de la Fuerza 2035, el Ejército contempla la incorporación de aplicaciones para el procesamiento de datos, la robóticainteligente, de las tecnologías cuánticas o de las redes neuronales También de Inteligencia Artificial, nano-tecnología, sistemas de armas de precisión extrema, el aprendizaje de máquinas o las biotecnologías.

La consecuencia será una reducción de personal sobre el terreno pero con una preparación de los efectivos cada vez más cualificada

La consecuencia será clara: una reducción de personal sobre el terreno con menor huella logística de las operaciones, pero con nuevas clases de liderazgo más colaborativo y con una preparación de los efectivos cada vez más cualificada. Aunque que las brigadas requieran menos personal no se traducirá en una reducción de efectivos en las filas del Ejército, que pretende mantenerse alrededor de los 64.000 actuales (76.000 contando con el personal encuadrado en el Ministerio de Defensa, el CNI o la UME)

Además del factor humano, también cambiará la propia técnica de las operaciones, que cada vez serán más rápidas y sin apenas pausas tácticas u operativas. De momento, el plan del Ejército de Tierra pasa por alcanzar el cambio de modelo en el año 2035, con dos hitos intermedios; uno en 2024 y otro en 2030. En total, tres fases que se solapan y de las que ya han comenzado la de estudio y experimentación con la Brigada Rey Alfonso XIII de Legión como banco de pruebas.

Nuevos blindados

El elemento central sobre el que pivota el proyecto es el nuevo Vehículo de Combate sobre Ruedas (VCR) blindado 8x8, llamado a sustituir a los viejos BMR que no ofrecen las garantías de seguridad requeridas por los militares desplegados en misiones.

Aunque el JEME, el general Francisco Javier Varela, mostró el pasado martes su preocupación en un encuentro con periodistas por los retrasos en la entrega de los demostradores tecnológicos por parte de la industria española de defensa para que el proyecto necesita para seguir adelante y poder firmar los contratos a final de año (si el calendario electoral no trastoca los planes). En una primera fase, está previsto un primer pedido de 348 unidades, de las 1.000 con las que se quiere contar. En total, 2.100 millones de euros hasta 2030.

Aunque los demostradores deberían estar a disposición de la Legión desde el pasado noviembre, si nada se tuerce los recibirán en la base de Almería el próximo verano. Según expuso el JEME, el plan de Tierra es contar con 10 brigadas en 2035, de entre 2.800 y 3.200 militares cada una. De ellas, tres se dedicarían a la defensa del territorio; seis tendrían una orientación más tecnológica para operaciones en el extranjero; y una se reservaría para otro tipo de misiones que requieran una reacción rápida

Aunque todos estos planes dependen de la financiación por parte del Estado. De momento y tras los recortes de la última década que han dejado tocada la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas y las condiciones de vida de la tropa en los acuartelamientos, el presupuesto en Defensa no crece y aleja a España de sus compromisos alcanzados en 2014 con la OTAN para invertir hasta el 2% del PIB en 10 años.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba