Perfil

Zaplana, el fiel centurión a la derecha de Aznar

El exministro y expresidente de la Generalitat valenciana Eduardo Zaplana
El exministro y expresidente de la Generalitat valenciana Eduardo Zaplana Efe

La historia de Zaplana es la historia del PP de Aznar. Acebes, Esperanza, Mayor Oreja…formaban parte del núcleo duro, del equipo de confianza del líder de la neoderecha española. Su equipo de confianza, sus peones de brega, sus incondicionales… Siempre estuvieron ahí, arracimados en torno a su jefe. Con dudas pero sin fisuras.

Eduardo Zapalana no es valenciano, sino murciano. Nació en Cartagena hace 61 años, pero el arranque, despegue y consagración de su carrera política van ligados a la Comunidad Valenciana. Hijo de un oficial de la Armada, que derivó luego en industrial, estudió Derecho y saltó raudamente a la política.

Zaplana ha sido un peso pesado en la era Aznar. Uno de sus más fieles centuriones, miembro de su guardia de corps, leal, astuto, dotado de un enorme instinto político, buen encajador y alma de ‘killer’. Su trayectoria es un ejemplo de carrera meteórica. Arrancó en el lado liberal de la UCD, como tantos. Oteó el horizonte, divisó el futuro y pasó con celeridad al PP. Concejal por Benidorm, saltó a la alcaldía en 1991, merced a una tránsfuga del PSOE que le puso el Ayuntamiento en bandeja. Apuntaba maneras. Aznar se fijó en él. Un político joven, con encarnadura de líder, dispuesto a todo, buena presencia, seductor, amable y con una cabeza organizada para la escala. En 1995 se hizo con la presidencia de la Comunidad Valenciana, tras lograr el éxito ímprobo de expulsar a los socialistas de la que pensaba su casa. Allí estuvo casi ocho años. Le dio la vuelta a la región, la parachutó en el ranking de las regiones españolas, y europeas. Le plantó cara al pancatalismo, por entones en ebullición, y transformó la faz de su territorio de forma radical.

Aznar se lo trajo a Madrid en 2002. Le encargó el Ministerio de Trabajo donde impulsó algunas medidas sobre pensiones que supusieron un avance sin precedentes en ese complicado territorio. Se las tuvo con los sindicatos, pero  su habilidad para el regate le granjeó importantes victorias políticas. Ya se había granjeado por entonces importantes enemigos. En especial, en el ámbito de los medios de comunicación. Desde algunas cabeceras importantes le buscaron afanosamente las cosquillas, con Tierra Mítica como principal argumento. Nada lograron. Zaplana seguía en pie, envuelto en sospechas pero sin pisar un juzgado. Ganó aquel pulso.

Le atribuyeron incluso aquella frase de “estoy en política para forrarme”, que nunca pronunció. Una variante más perversa que la de Sara-Mago de Esperanza Aguirre. En las postrimerías de su mandato, Aznar le renovó en Trabajo y le encolomó además la portavocía del Gobierno en sustitución de Mariano Rajoy. Tiempos duros, inhóspitos, erizados de polémicas y de turbulencias. Nació por entones la palabra ‘crispación’ aplicada a la política. Un estrambote feroz al gobierno de la mayoría absoluta, del repunte económico, de la conquista de un cierto relieve internacional. La boda de El Escorial, la guerra de Irak, el rancho de Bush, el Yak 42...El crepúsculo del PP. Zaplana lo pasó mal. “Fueron los tiempos más difíciles”. Pero nunca dio un paso atrás.

Mantenía excelentes relaciones con destacada gente del PSOE, como Bono o Rubalcaba. Se movía con soltura por los pasillos del Congreso, por los meandros del mundo empresarial, por las covachuelas de los medios. Tras la hecatombe del 11-M, Mariano Rajoy, ya al frente del PP, le rescató, como a otros firmes centuriones de Aznar, como Ángel Acebes, para labores de segundo orden. Zaplana se encargó de pastorear el grupo parlamentario, con más acierto del que exigía el cargo. Remaba a la contra. El presidente del partido, que venció el pulso a la titubeante familia aznarista precisamente en el Congreso de Valencia, apenas contaba con él. Zaplana y Acebes, los dos miembros más caracterizados del ‘antiguo régimen’ del PP, pasaron a la reserva. Y de ahí, a la empresa privada.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba