Terrorismo

ETA se disuelve en un acto con la presencia de PNV, Podemos y EH Bildu

La banda criminal se ha rodeado de 'expertos' internacionales entre los que está Gerry Adamas, líder histórico del brazo político del IRA

ETA muere sin cambiar un ápice su discurso. Para la banda criminal nacionalista vasca, las víctimas de su acción terrorista no han sido fruto de su violencia sino de un "conflicto". Así ha empezado el acto que ha escenificado el fin de ETA en Cambo (Francia) y que ha comenzado con un minuto de silencio "en honor a todas las víctimas del conflicto", al que ha emplazado el exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Michel Cambessus, en su intervención. Delante de él, en una sala con seis decenas de personas, estaba el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, el líder de la izquierda abertzale y exetarra Arnaldo Otegi y representantes de Podemos del País Vasco. Ningún representante de los gobiernos de España y Francia ni del PP ni el PSOE han asistido al acto.

El acto, en el que han intervenido varios representantes internacionales, ha mantenido en todo momento la teoría de que ETA es fruto de un conflicto y no de su acción violenta y excluyente. La declaración final, leída por una joven de 21 años natural de Guernica, Irati Vera, ha señalado que "los ciudadanos del País Vasco queremos dar las gracias a todos los que se han implicado", para a renglón seguido destacar que hay que 'resolver' "la cuestión de los presos y las personas huidas" y la "reconciliación" de la sociedad vasca. El texto, leído en castellano, euskera, inglés y francés, apunta que "hacen falta esfuerzos duraderos para llegar a una total normalización de la vida cotidiana y política en la región".

Los dirigentes de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, y del PNV, Andoni Ortuzar, saludan a Brian Currin, antes del inicio de la reunión.
Los dirigentes de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, y del PNV, Andoni Ortuzar, saludan a Brian Currin, antes del inicio de la reunión. Juan Herrero (Efe)

Líderes internacionales

El histórico líder del Sinn Fein -el brazo político del IRA-, Gerry Adams, ha pedido al Gobierno de España haga "signos positivos en favor de los presos vascos", en referencia al fin de la dispersión y a una flexibilización de la política penitenciaria. Adams, que estuvo en la cárcel en la década de los 70 por su afinidad con el grupo terrorista irlandés, ha asegurado que que "no es fácil construir la paz, hay que comprometerse a todos los niveles".

Michel Camdessus, representante del ex secretario general de la ONU Kofi Annan, ha leído una misiva en la que aseguraba que "esta declaración marca el final de un capítulo difícil, enseña que el diálogo político es crucial para construir una paz duradera".

El lenguaje de ETA

Todos los participantes en la escenificación del fin de ETA, un episodio que la sociedad española dio por amortizado con el abandono de las armas por parte de los terroristas el 20 de octubre de 2011, han utilizado los giros y recursos habituales en los comunicados de la banda. Así, Cuauhtémoc Cárdenas -fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) de México- ha manifestado que "los objetivos por los que ha luchado el pueblo vasco siguen vivos", de nuevo remarcando la actividad de ETA como un conflicto y no como la acción de un grupo terrorista. 

En términos similares se ha expresado Bertie Ahern, exprimer ministro irlandés, que ha abierto su intervención con una felicitación "a la organización ETA por su declaración". El político británico ha esperado que los "esfuerzos" de la banda terrorista "tengan seguimiento por parte del Gobierno español".



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba