Política

Dudas en el PP por el bajo perfil de algunos de sus futuros candidatos

Casado apuesta por la renovación en las listas de diez comunidades de cada a las elecciones de mayo. El discreto nivel de algunos candidatos preocupa en Génova

Facahada de la Sede del PP en la calle Génova
Facahada de la Sede del PP en la calle Génova Tere García

El principal test de la renovación emprendida por Pablo Casado se concretará en las elecciones autonómicas y municipales de mayo. Una complicada prueba en la que el nuevo líder de los populares se juega buena parte de su credibilidad, pendiente ahora también de lo que ocurra en el Tribunal Supremo. De ahí que surjan reticencias sobre las personas elegidas para dar la gran batalla. No todos los aspirantes alcanzan el nivel deseado por la dirección pero en muchos casos ya no hay posibilidad de dar marcha atrás. 

"Vamos a elegir los mejores, puede que haya alguna sorpresa, algún fichaje", apuntó Casado en la noche del lunes en 'La Razón'. Se mostró muy satisfecho con la labor de quienes ahora ejercen labores de Gobierno en consistorios y autonomías. Pero no es una sensación general. Hay en el PP criterios discrepantes y, en particular, recelos en torno a algunos nombres que ya parecen preparados para entrar en las listas.

El PP presentará a diez candidatos debutantes a las elecciones regionales, algunos para plazas clave como Madrid ola Comunidad Valenciana. Se trata de dos bastiones tradicionales del PP que ahora intentará mantener o recuperar a toda costa. Hay dudas para Madrid, el gran agujero de la corrupción que se llevó por delante a una presidenta de partido, otra de Comunidad, dos vicepresidentes...

El PP presentará a diez candidatos debutantes a las elecciones regionales, algunos para plazas clave como Madrid o la Comunidad Valenciana

Casado quiere alinear a dos pesos pesados en la batalla de Madrid, quiere dos figuras potentes con garantías de éxito. Tras la salida de Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, ambas por la puerta de atrás en diferente medida, Martínez-Almeida y Ángel Garrido quedaron al frente de los respectivos puesto de mando. Ambos han defendido con empeño su papel pero hay enormes dudas en Génova sobre sus posibilidades como cabeza de cartel.

Las bases del PP madrileño respaldan a Almeida, 'uno de los nuestros', quien se ha consolidado como la oposición frontal y muy correosa a la alcaldesa Carmena. Algo menos apoyos recibe Garrido, a quien le reprochan una actitud equivoca durante la crisis de Cifuentes.

Las dudas alcanzan a otros lugares del mapa electoral. La Comunidad Valenciana, por ejemplo, es otra zona clave, sacudida también por las turbulencias de los escándalos. Casado confirmó a Isabel Bonig como cabeza de cartel a la presidencia de la Generalitrat en tanto que se debate el nombre del aspirante a la alcaldía valenciana. Isabel Bonig ni es una 'pablista' declarada pero resulta imposible crear otro postulante con tan poco tiempo. Igual ocurre en Castilla y León. El nuevo líder del PP tuvo que 'bendecir' a Alfonso Fernández Mañueco, tibiamente 'sorayista' antes y durante las primarias del partido, fue elegido sucesor de Juan Vicente Herrera en el congreso regional.

La pugna en Andalucía

También habrá estreno en Castilla la Mancha, donde uns primarias decidirán el nombre del sucesor de Dolores de Cospedal. O plazas también fundamentales como Murcia, donde se presentará López Miras, actual presidente de la región, o La Rioja, con su homólogo José Ignacio Cenicero, tienen asegurada prácticamente su reelección.

Más incógnitas hay en saber qué ocurrirá en Andalucía, donde quizás se produzca adelanto electoral y donde el PP presentará a actual jefe de filas, Juan Manuel Moreno, hombre de Soraya hasta hace pocas fechas y con un tirón electoral relativamente endeble. Biel Company, otro debutante, se presenta por Baleares, Asier Catona en Canarias y Luis María Beamonte por Aragón.

Se trata de una alineación desigual, con mucho primerizo, algunas trayectorias por descubrir y con enormes incógnitas en el horizonte inmediato. La marca PP no se encuentra en su mejor momento, aunque ha experimentado un relanzamiento tras el cambio de liderazgo. El problema es que tanto en autonómicas como en locales, es la figura del candidato quien puede decidir la apuesta. De ahí las dudas y hasta la preocupación que se advierte en sectores de la cúpula del partido. "Vamos con lo que hay, no hemos tenido tiempo para más", explican. A finales de octubre estarán preparadas las listas y se irán conociendo poco a poco. La Convención nacional de los días 2 y 3 de diciembre será el escenario de su proclamación. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba