Elecciones en Cataluña El debate de la recta final de campaña escenifica la ingobernabilidad tras el 21-D

A 48 horas del cierre de campaña, el debate entre los partidos catalanes certifica la dificultad de formar un gobierno. ERC asegura que Junqueras será presidente si gana y el PSC descarta su investidura

Los representantes de los partidos en el debate organizado por La Sexta.
Los representantes de los partidos en el debate organizado por La Sexta. EFE

A tan sólo dos días para el cierre de la campaña electoral catalana, las formaciones políticas a las que las encuestas conceden posibilidades de formar Gobierno mantienen el sistema de vetos cruzados que amenazan con una repetición de elecciones si ninguno logra sumar los diputados suficientes para conseguir una investidura tras el 21 de diciembre.

El candidato socialista Miquel Iceta dejó claro al comienzo del debate organizado por La Sexta que no permitirá bajo ningún concepto un gobierno liderado por los republicanos del exvicepresidente encarcelado Oriol Junqueras. También dio por descartado el escenario inverso en el que ERC pudiese abstenerse para permitir que él llegue a la presidencia. "Ni yo voy a apoyar a ERC ni ERC me va a apoyar a mí", admitió el socialista, que no mantuvo ningún cuerpo a cuerpo con la candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, a pesar de que en campaña ambas formaciones han redoblado la presión mutua por hacerse con la bolsa de indecisos. 

Por su parte, el candidato de Catalunya En Comú-Podem (CEC-P), Xavier Domènech, también afianzó su posición de no permitir un gobierno en el que participe esta última, a quién todas las encuestas otorgan una clara ventaja en el bloque partidario de la unidad. La candidata de la formación naranja -la única mujer de los siete- apeló después a los indecisos para no tener que depender del apoyo de los 'comunes' para lograr la presidencia. En caso de necesitarlo, dijo, propondrá "dedicar todos los recursos que la Generalitat dedicaba antes al 'procés' a políticas sociales".

Revertir los recortes es precisamente uno de los ejes de la campaña de la coalición con la que concurre Podemos. Sin embargo, a Domènech no le convenció el ofrecimiento y se encargó de enfriar rápidamente la expectativa de Arrimadas, que también le acusó de perseguir el 'tripartito' con Esquerra. "Planteamos un gobierno que no contempla ninguna opción de derechas (Ciudadanos o Puigdemont)", aclaró Domènech, defendiendo, eso sí, un gobierno progresista que "suma más del 60% de los votos" y que puede evitar el bloqueo y la repetición de elecciones.

Renuncia a la unilateralidad

El representante de ERC y exconseller de Justicia, Carles Mundó, quiso dejar claro en su intervención que su partido renuncia a la vía unilateral a partir del 22-D. "La unilateralidad no se contempla en nuestro programa. ERC siempre ha defendido el diálogo y la negociación para hacer política", exclamó para asegurar después que su exigencia a partir de ahora es "establecer un diálogo bilateral con el Gobierno español".

También sostuvo con tono entrecortado que su formación sólo tiene en mente a Junqueras como futuro presidente de la Generalitat si su partido cosecha más votos que Junts Per Catalunya, la candidatura del expresidente Carles Puigdemont. Aunque en Esquerra temen que no les dé su apoyo si obtienen más papeletas. De hecho, JuntsxCat sostiene que investir a un candidato que no sea Puigdemont supone avalar la aplicación del artículo 155. Mundó respondió que esa afirmación sólo se puede entender desde "la mala fe".

A los candidatos como Junqueras "se les manda a prisión para que no molesten en la campaña electoral"

Carles Mundó (ERC)

El representante de la CUP, Vidal Aragonés, el más natural de todos, puso el grito en el cielo ante la renuncia a la vía unilateral. Esa afirmación, dijo, supone "traicionar el mandato que dieron las urnas el 1 de octubre". De esta forma, dio por descartado que vayan a facilitar una investidura de los republicanos. "No entiendo los ataques de la CUP cuando el objetivo es el mismo" replicó más tarde Mundó, sacando a colación su paso por la cárcel. A los candidatos como Junqueras "se les manda a prisión para que no molesten en la campaña electoral", recriminó.

Los daños del procés

En el resto del debate se centró principalmente en los perjuicios causados por la deriva del procés en los últimos meses a la economía catalana, con la fuga de empresas y de ahorros en busca de estabilidad y seguridad jurídica. El exconsejero Josep Rull, representante de la candidatura de Carles Puigdemont, llegó a defender que "el procés no afecta a la economía catalana". Aseguró que tiene "datos de crecimiento extraordinarios y espectaculares" y que "lo que ha generado desasosiego no es el proceso, sino el contraproceso; que algunas empresas hayan sido invitadas a abandonar Cataluña" gracias a los decretos aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy.

El candidato del PPC, Xavier García Albiol, también se encargó de poner sobre la mesa con un tono más agresivo la hipotética manipulación de los niños en los colegios. "Creemos que en la escuela catalana se está adoctrinando a los niños en favor del independentismo", aseguró provocando las iras de los representantes de ERC, JxCAT y CEC-P. 

A mí y a Mundó nos piden treinta años de cárcel. Esto quiere decir que podríamos salir con ochenta años"

Josep Rull (JxCAT)

Al igual que el representante de ERC, Rull esgrimió de nuevo su paso por prisión preventiva. "A mí y al señor Mundó nos piden treinta años de cárcel. Esto quiere decir que podríamos salir con ochenta años. Se nos acusa de haber utilizado la violencia para llevar adelante nuestros planteamientos políticos. ¿Ustedes creen que hemos utilizado la violencia? Siempre hemos defendido pacífica y democráticamente nuestras ideas", afirmó. "Ustedes han dado un golpe al Estado", le contestó Albiol. 

El debate es el tercero que se celebra en esta campaña y este lunes tendrá lugar el último en la cadena pública catalana TV3. Los candidatos acumulan un fin de semana marcado por los actos centrales de los partidos. Este mismo domingo tanto Arrimadas como Iceta han celebrado sendos mítines. La candidata de Ciudadanos en Hospitalet de Llobregat, en pleno cinturón industrial de Barcelona. Y el candidato socialista, arropado por José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez, en un centro de convenciones de la ciudad condal donde reunió a cerca de 5.000 asistentes. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba