José Manuel Villarejo

Críticas socialistas a Calvo por otra muestra de "vacío de poder" en La Moncloa

Silencio todo el lunes hasta que a las 20.00 trascendió que el presidente habló por teléfono desde EE.UU. con la ministra y que el Gobierno ve "clara y contundente" la explicación de sus contactos con Villarejo 

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. EFE

Si algo ha quedado claro para bastantes diputados y cuadros del PSOE tras la revelación de la comida mantenida en 2009 por la ministra de Justicia, Dolores Delgado, con el excomisario José Manuel Villarejo es la sensación de "vacío de poder" que ofreció este lunes La Moncloa.

Unos lo justifican por el cambio horario -Pedro Sánchez se encuentra de viaje en Canada y EE.UU., y allí son seis horas menos-, pero la mayoría coincide en que nadie del Gobierno, empezando por la vicepresidenta, Carmen Calvo, salió en España a dar la cara por la ministra. Silencio total durante todo el día a la espera de que amainara la 'tormenta'.

Solo al filo de las 20.00 horas trascendió, en fuentes de La Moncloa, que el presidente había hablado con Delgado y que la explicación de ella a través de su gabinete de prensa es "clara y contundente: no al chantaje de Villarejo, como ya intentó con el Rey emérito, y comparecencia en el Congreso a petición propia".

La crítica a Calvo empezó en voz baja con la gestión de la dimisión de Montón y la venta de misiles a Arabia saudí, y con el episodio de Delgado se hace más evidente

El problema es que nadie en La Moncloa -mucho menos en el PSOE, teniendo en cuenta el antecedente de Carmen Montón- sabe decir si eso supone un apoyo de Sánchez a la continuidad de la ministra de Justicia o simplemente un "ganar tiempo" a la espera de nuevas revelaciones que la pongan en el disparadero.

Lo que sí tienen claro diversos diputados del Grupo Socialista es que quien queda políticamente "tocada", tanto en esta crisis como en la gestión de la dimisión de Carmen Montón o en la venta de misiles inteligentes a Arabia Saudí, es la vicepresidenta Calvo.

Todo número dos del Gobierno, recuerdan, tiene como misión coordinar al Ejecutivo y "servir de cortafuegos" al presidente, y en ninguna de las tres últimas crisis -incluida ahora la de Dolores Delgado- "ha dado la cara", se le reprocha en diversos círculos. 

"No podemos seguir dando la sensación de que somos el ejército de Pancho Villa", se escuchó este lunes en ambientes socialistas, preocupados muchos por esa imagen de descoordinación que, creen, acabará notándose en las encuestas.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba