Política

Cospedal y Villarejo se reunieron en secreto en Génova en plena tormenta de Gürtel

"Al ser horario de verano y al estar en obras, en esta planta no hay nadie", dijo Cospedal. "Aquí estamos solo Mariano y yo, y ahora no está, o sea que no hay nadie", añadió

María Dolores de Cospedal.
María Dolores de Cospedal. Gtres

La ex secretaria general del PP y exministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, se reunió con el excomisario José Manuel Villarejo en el despacho de la exministra en Génova. Así consta en los últimos audios publicados por el portal moncloa.com.

Si este lunes se conocía que el marido de Cospedal, Ignacio López del Hierro, mantuvo conversaciones con el excomisario para tratar de minimizar los daños de la Gürtel en el PP, este martes se hace público un encuentro de la exministra, su marido y Villarejo el 21 de julio de 2009 en la sede de los populares.

Villarejo entró en Génova de forma discreta, con un coche oficial camuflado del partido y acompañado por personal privado hasta el despacho de la exministra, que aseguró que en esa planta -que estaba en obras-, solo trabajaban el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y ella, pero que en ese momento, Rajoy no estaba.

López del Hierro organizó el encuentro secreto entre Cospedal y el comisario jubilado cuando el empresario ya había mantenido varias conversaciones con Villarejo en plena tormenta de Gürtel.

De esta forma, se confirma que López del Hierro siguió el consejo de Villarejo en el que recomendaba al empresario que era "bueno" que "su parienta" lo supiese. Villarejo pidió discreción: "Macho, si me queman, la fuente se seca". "Yo te recojo en un coche camuflado del PP cuando tú digas, vamos a Génova, entramos por el garaje y de ahí a un ascensor al despacho de María Dolores. Luego sales por el garaje, el coche te lleva donde tú digas, y punto", le espeta el empresario.

El marido de Cospedal y Villarejo quedaron a las seis menos cuarto en la puerta de Torre Europa -cerca de donde tiene el despacho profesional privado Villarejo, que se localiza en la Torre Picasso-, según se recoge en las grabaciones.

Al ser horario de verano y al estar en obras, en esta planta no hay nadie (...) Aquí estamos solo Mariano y yo, y ahora no está, o sea que no hay nadie"

Cuando ambos llegan a Génova mantienen las distancias con un coche que aparece, un Volvo que no reconocen. Por ello, el empresario insta a esperar y, "dependiendo de quién sea", esperarían a subir.

"En esta planta no hay nadie"

"¿Un café o algo?", es como recibe Cospedal al excomisario. Cospedal se encarga de tranquilizar a su marido y a Villarejo en cuestión de seguridad y privacidad. "Al ser horario de verano y al estar en obras, en esta planta no hay nadie", dice. "Aquí estamos solo Mariano y yo, y ahora no está, o sea que no hay nadie", añade.

El empresario ya había hablado con su mujer de Villarejo. Así lo recogen unos audios en los que López del Hierro afirma que para hablar con la exministra sobre el excomisario utilizan un pseudónimo. "Voy a ver a Pepe Pérez, vengo de Pepe Pérez", dice. Esto corrobora que Cospedal estaba al tanto de los encuentros de su marido con el comisario jubilado.

Cospedal: "Que no, que no. Que yo soy la primera que a mí también se me vendría abajo, sería absurdo"

El encuentro dura hora y media y Cospedal y Villarejo se exigen mutuamente confidencialidad de la reunión. "Por favor, lo que sí es importante es que tengamos claro que si esto que estamos hablando trasciende indirectamente…", dice Villarejo. "Haces muy bien en decirlo, pero sí, desde mi punto de vista es igual, no puede trascender", responde Cospedal.

"Se me vendría todo abajo"

"Ignacio y yo nos conocemos desde hace casi 30 años, mil años. Además hemos hecho maldades y bondades juntos ya se me han olvidado casi todas (...) Pero insisto, la discreción es fundamental (...) Se nos vendrían todas para abajo", dice el excomisario. Con esto coincide Cospedal: "Que no, que no. Que yo soy la primera que a mí también se me vendría abajo, sería absurdo".

Cuando acaba el encuentro, Cospedal da órdenes de una salida discreta: "Que nos llamen al ascensor. Vamos directamente al garaje. ¿Lo tenemos ahí? ¡Venga, vamos!".

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba