La ex ministra socialista de Política Territorial Meritxell Batet ha sido designada por el Congreso como la nueva presidenta de la Cámara Baja para la decimotercera Legislatura.

Ha sido elegida para este cargo durante la sesión constitutiva de las Cortes celebrada este martes. Lo ha logrado en segunda votación por mayoría simple. Ha ganado con 175 votos.

En la primera vuelta, Meritxell Batet -candidata pactada por PSOE y Podemos- recibió 175 votos favorables (a solo uno de la mayoría absoluta exigida), lo que implica que sumó también votos del PNV y de formaciones minoritarias como Compromís, PRC y CC. En segunda posición quedó Ana Pastor (PP) con 67 apoyos. Sara Jiménez (Ciudadanos) recibió 57 votos e Ignacio Gil Lázaro (Vox) sumó 24. También se  registraron siete votos en blanco, anunciados por Junts per Catalunya; y 19 nulos, de ERC y Bildu.

El ministro de Agricultura, Luis Planas, será el que asuma desde este martes el despacho ordinario de los asuntos del Departamento de Política Territorial que abandona Meritxell Batet tras su elección como presidenta de la Cámara Baja.

"Catalanes al servicio de España"

Antes de su nombramiento, el presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez ha asegurado este martes que tanto Batet como el recién elegido presidente del Senado, Manuel Cruz, son "catalanes al servicio de España y españoles al servicio de Cataluña". El líder del PSOE ha insistido en que no los eligió porque sean barceloneses, sino porque son un ejemplo de "lo mejor que ha representado siempre el PSOE, que es el respeto al Estado y a las instituciones y la voluntad de diálogo y de tender puentes".

Mertitxell Batet se comprometió el pasado domingo, por su parte, a no permitir "la confrontación, el insulto y el uso partidista de las instituciones" y aseguró que apostará por el diálogo.

Guiño a Cataluña

La elección de dos catalanes -Batet y Cruz- para liderar la Cortes Generales es algo que nadie intuía, y supone un nuevo gesto del Ejecutivo para poner sobre la mesa la solución del conflicto territorial.

En concreto, con la designación por el PSOE de Batet se despejaron los rumores que apuntaban a otras tres mujeres al frente del Congreso: la ministra de Educación y Portavoz, Isabel Celaá; la titular de la cartera de Defensa, Margarita Robles; y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

En su lugar, Sánchez optó finalmente por la ministra de Política Territorial, muy cercana a Miquel Iceta, y que forma parte del equipo de confianza del presidente del Gobierno, que la nombró miembro de la comisión negociadora para configurar un Ejecutivo alternativo al de los populares.

Batet es diputada del Congreso por Barcelona y Madrid desde el año 2004 y fue secretaria de Estudios y Programas del PSOE desde el 27 de julio de 2014 hasta el 1 de octubre de 2016. Fue elegida ministra tras el triunfo de la moción de censura a Mariano Rajoy.