Congreso de los Diputados

El Congreso inicia la demolición del modelo de RTVE que el PP impuso en solitario

El PSOE impulsa la reversión de la reforma que el Gobierno Rajoy aprobó en 2012 para elegir por mayoría absoluta a los consejeros y al presidente de la Corporación RTVE. Recuperando el sistema de mayorías cualificadas, afirma la oposición, se abrirá el camino a una mayor "independencia y pluralismo" en el ente público.

El Congreso de los Diputados comienza este martes a desmontar el modelo de gestión de Radio Televisión Española (RTVE) que el PP aprobó en solitario tras conquistar la mayoría absoluta en 2011. De este modo, la Cámara asestará un nuevo golpe al legado de Mariano Rajoy, que prácticamente cuenta por derrotas los plenos de esta legislatura que gobierna en minoría. Y una vez más será como consecuencia de un movimiento del PSOE, que utiliza su cupo parlamentario para iniciar la reversión de las leyes más polémicas que el PP aprobó en solitario. No le es difícil, así, superar el trámite de la toma en consideración de sus propuestas, como ocurrirá con la de hoy. Los socialistas tienen garantizado el apoyo de Unidos Podemos, Ciudadanos y los soberanistas en esta operación, a la que incluso se sumará el PP para evitar quedarse solo en el 'no' una semana más.

La proposición de ley tiene el declarado objetivo de “recuperar la independencia de la Corporación RTVE y el pluralismo en la elección parlamentaria de sus órganos”. El Grupo Socialista cree que ambas cosas se perdieron con la reforma que el PP implementó en 2012 a la norma alumbrada por el gabinete Zapatero en 2006. Parecida opinión alberga el resto de grupos de la oposición. La mayor crítica se hace al sistema de elección de los miembros del Consejo de Administración y de su presidente: antes se requería la mayoría cualificada del Parlamento (dos tercios) y desde 2012 basta con la absoluta si no es posible generar ese consenso.

“Una de las primeras medidas que adoptó el Gobierno en la X Legislatura fue acabar con este modelo estableciendo, por decreto-ley, un nuevo sistema de elección de los órganos de la Corporación que les permitía designarlos en solitario, excluyendo a toda la oposición”, denuncia el PSOE en la exposición de motivos de la proposición de ley. A su juicio, esto afectó “gravemente a los principios de pluralismo y control parlamentario, y, consecuentemente, a su independencia”.

Los socialistas creen que la reforma del PP en RTVE afectó "gravemente a los principios de pluralismo y control parlamentario" del ente, así como "a su independencia"

Una postura que ven reforzada por los hechos que se siguieron, según su relato: la elección de un presidente de RTVE “cercano a la vicepresidenta del Gobierno”, el “desmantelamiento” del modelo anterior, la pérdida de audiencia y credibilidad –“están más bajas que nunca”-, la “asfixia económica” del ente por la reducción del presupuesto  y las críticas de “los propios profesionales” de la casa, que claman por “la utilización partidista y progubernamental” de los informativos. El PSOE llega a ver “unos niveles de manipulación y censura intolerables”.

Volver al modelo Zapatero

Su planteamiento es volver al modelo Zapatero, introduciendo tres cambios fundamentales en la legislación. El primero, que los consejeros y el presidente de RTVE sean elegidos por mayoría de dos tercios del Congreso o del Senado, en función de la Cámara competente -ahora, basta con la absoluta si el consenso no es posible-; el segundo, ampliar de nueve a doce los miembros del Consejo de Administración -ocho a designar por la Cámara baja y cuatro por la Cámara alta, siempre por mayoría de dos tercios-; y el tercero, que dos de los nombramientos del Congreso se hagan a propuesta de “los dos sindicatos más representativos a nivel estatal con implantación en la Corporación”.

Todos ellos son mecanismos que operaron en la época Zapatero, que el PP enterró y que los socialistas quieren recuperar. La toma en consideración de la proposición no garantiza que vaya a ser aprobada tal cual está concebida, puesto que tendrá que pasar por el proceso de enmiendas parciales en comisión y luego volver al pleno para ver la luz definitivamente. Un trámite que en ningún caso concluirá antes de octubre-noviembre, pero que las fuerzas de la oposición encaran con metas parecidas.

Se propone ampliar de nueve a doce el número de consejeros y que todos ellos se tengan que elegir por mayoría de dos tercios en el Parlamento

El objetivo del Grupo Socialista es que este modelo esté operativo cuando llegue el momento de elegir al nuevo presidente de RTVE, en 2018. Entonces expirará el mandato de José Antonio Sánchez y habrá que elegir otro mandamás para la radio y televisión públicas. Además, cuatro consejeros llevan 50 meses con el mandato agotado. De aprobarse esta iniciativa, el Parlamento tendrá que alcanzar un pacto que integre al menos a PP, PSOE y Ciudadanos si pretende sacar adelante esos nombramientos. El de Mariano Rajoy sería el único grupo imprescindible porque tiene más de un tercio de los escaños en Congreso y Senado.

Para evitar que pueda paralizar las designaciones, el Grupo Socialista ha anunciado que impulsará una enmienda a su propio texto. Así, intentarán "que no se pueda producir ningún bloqueo por parte del grupo mayoritario de la Cámara" si se comprueba inviable alcanzar un acuerdo de dos tercios de los diputados. El detalle de la enmienda está aún por elaborar.

El PP se suma

“Hay que recuperar el modelo que llevó a RTVE a sus mayores cotas de independencia y pluralismo y a sus mejores datos de consideración, audiencia y credibilidad”, defiende José Miguel Camacho, portavoz socialista en la comisión de control del ente público. Y ello no puede lograrse, a juicio del PSOE, si la oposición puede quedar fuera de juego en la elección del Consejo de Administración.

Unidos Podemos y Ciudadanos llevan en sus programas propósitos parecidos -el partido de Albert Rivera incluso tiene registrada en el Congreso una iniciativa similar a la del PSOE- y también los soberanistas quieren acabar con el modelo actual, por lo que el éxito de la medida estaba garantizado. Ante esta situación, el PP ha decidido sumarse y votar también a favor, argumentando que su reforma "no fue un capricho ni una decisión arbitraria", sino la salida que dio a una situación de bloqueo.

Los populares aceptan la propuesta de la oposición, pero defienden que su reforma de RTVE "no fue un capricho ni una decisión arbitraria"

Ahora, vuelven a aceptar el modelo de Zapatero "por responsabilidad y por convicciones políticas", con el propósito de que esta iniciativa no se convierta en un "arma arrojadiza" contra Rajoy, sino en una "oportunidad" para generar amplios consensos en la materia. La proposición de ley del PSOE se abre así paso por unanimidad y con amplias posibilidades de ser definitivamente aprobada conforme a los tiempos y formas planteados por los impulsores. Solo un adelanto electoral, que hiciera decaer esta y todas las iniciativas legislativas en curso, podría tumbarla.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba